Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se instala en el pesimismo

El 73% de los españoles no es optimista sobre la situación del país

España se instala en el pesimismo pulsa en la foto

Los españoles no están contentos. El pesimismo es un sentimiento generalizado entre la población y tiene que ver tanto con causas políticas como económicas, según pone de manifiesto el barómetro de mayo de Metroscopia para EL PAÍS. La crisis, que para el Gobierno ya es historia y para las cifras macroeconómicas cada vez más, sigue presente en la vida de los ciudadanos, que mayoritariamente no notan la mejoría ni en sus bolsillos ni en el mercado laboral.

Según el sondeo, el 73% de los españoles se siente pesimista sobre la situación del conjunto de España, y solo el 23% dice ser optimista. La clave de ese pesimismo es su transversalidad. Ni la edad ni el nivel educativo cambian los resultados: jóvenes y mayores, independientemente de si cuentan con estudios superiores o básicos, coinciden en percibir de forma negativa la deriva actual del país. Algo más de diferencia se aprecia cuando se tiene en cuenta el género: son más pesimistas las mujeres (55%) que los hombres (45%).

La ideología sí es un factor determinante a la hora de percibir la realidad de España, de ahí que el porcentaje varíe en gran medida en función del partido político al que se vote. Así, el pesimismo está claramente más extendido entre quienes se definen ideológicamente de izquierda (85%) que entre quienes se sitúan en la derecha (55%). Algo muy similar a lo que ocurre si se compara el nivel de optimismo: 12% frente a 40%, respectivamente.

Los más optimistas son los votantes del PP (41%) y Ciudadanos (32%). No obstante, entre ambos electorados predomina el pesimismo: 56% y 64% en cada caso. Los más pesimistas son los votantes del PSOE (76%), de Unidos Podemos (89%) y de los partidos independentistas y nacionalistas: lo son el 89% de los votantes del PDeCAT, el 86% de los de Esquerra Republicana de Catalunya y el 85% de los del Partido Nacionalista Vasco.

Esas diferencias por partidos son menos acusadas cuando se pregunta por la situación política en particular, que califica como mala el 85% de los españoles, si bien los votantes del PP son algo menos críticos: un 23% cree buena la coyuntura.

Situación económica

Cuando se cuestiona por la situación económica del país, el 64% la califica de mala, pero aquí las diferencias por partidos son muy importantes. Solo entre los votantes del PP hay una percepción positiva, con un 46% que opina que es buena frente al 38% que la ve mala. En el caso de los votantes de Ciudadanos son mayoría los que ven la situación de forma negativa, el 53%, pero también hay un porcentaje destacado, el 35%, que la considera buena.

Para los electores de izquierda no hay margen para la duda sobre la coyuntura económica: el 70% de los votantes del PSOE y el 86% de los de Unidos Podemos creen que la situación de España es mala.

Cuando se pregunta por la salida de la crisis económica, las respuestas son especialmente impactantes. Así, el 80% de los ciudadanos asegura que España no ha salido todavía de la crisis: el 26% piensa que lo hará pronto y el 54% cree que todavía pasará mucho tiempo para ello.
Como suele ser habitual, vuelve a haber una incongruencia entre cómo juzgan los españoles la marcha de la economía en general y cómo califican su situación económica en particular. En este sentido, el 52% cree que la economía mejora, pero solo el 8% reconoce que ha notado esa mejoría en su bolsillo.

Sobre el mercado laboral, la visión de los españoles sigue siendo muy negativa, quizás porque todavía hay 3,8 millones de personas apuntadas a las listas del paro: el 78% de los españoles considera que encontrar trabajo es difícil y el 92% juzga insuficientes para vivir los salarios que se ofrecen.

Más información