Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los teólogos de la Asociación Juan XXIII tachan la sentencia de “injusticia patriarcal”

"Deja a las mujeres en una posición de total vulnerabilidad, indefensión y desprotección y culpabiliza a la víctima", señalan

Concentración feminista contra el fallo judicial de La Manada en la Puerta del Sol, el pasado miércoles.
Concentración feminista contra el fallo judicial de La Manada en la Puerta del Sol, el pasado miércoles. EFE

“Una injusticia patriarcal”. Con esta definición, la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII expresa su “radical desacuerdo” con la sentencia de la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra en el caso de La Manada. Dice: “A nuestro juicio, constituye un acto de injusticia patriarcal, deja a las mujeres en una posición de total vulnerabilidad, indefensión y desprotección y culpabiliza a la víctima a quien se victimiza de nuevo. Es, a su vez, un retroceso en la seguridad de las mujeres así como en la lucha por la igualdad de género y refuerza la masculinidad hegemónica”.

La principal asociación de teólogos en España se pregunta, además, coincidiendo con el arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, el único alto prelado del catolicismo que ha alzado la voz sobre la cuestión, si la sentencia de la Manada no representa un nuevo abuso contra una mujer indefensa. “Coincidimos con él en que esa mujer, que un día se vio desvalida ante la fuerza física, hoy se habrá sentido más desvalida aún frente a la fuerza de la ley”.

Después de expresar su apoyo a las movilizaciones de la ciudadanía “contra tan injusta sentencia”, la asociación exige a los jueces que, en este y en otros casos similares, “reconozcan que se trata de una violación, impongan a los violadores las penas acordes con dicho delito, se pongan del lado de la víctima y practiquen la justicia de género”. “Hermana, yo sí te creo”, añaden, tomando como propia la frase con que las monjas del convento de Fuenterrabía comunicaban el apoyo a la víctima. “Manifestamos nuestra solidaridad con la joven violada y con todas las víctimas de violación, práctica todavía muy extendida en la sociedad patriarcal, y nos comprometemos a luchar contra ella en nuestro trabajo teológico y nuestro compromiso social”, concluye el comunicado de la Juan XXIII.

Más información