Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Verdad BLOGS Coordinado por José Manuel Abad

El espectáculo único de la floración de los cerezos en Japón

El ‘hanami’, un enorme acontecimiento en el país cada año, atrajo en 2017 a más de 4,7 millones de extranjeros, un 14% más

Visitantes hacen fotografías a los cerezos en flor en el foso Chidorigafuchi en Tokio (Japón), el domingo.
Visitantes hacen fotografías a los cerezos en flor en el foso Chidorigafuchi en Tokio (Japón), el domingo. Getty Images

La primavera ha llegado a Japón y sus ciudadanos lo saben porque han comenzado a florecer los cerezos, un evento destacado en la portada de los medios del país. Cientos de miles de personas han recibido este fenómeno natural, conocido en el país como hanami, haciendo picnics en parques, templos y plazas para contemplar la belleza de los árboles, autorretratarse y festejar la llegada de esta flor, símbolo de prosperidad. El hanami también atrae a millones de turistas cada año: en 2017, más de 4,7 millones de extranjeros visitaron la isla entre marzo y abril, un 13,9% más que el año anterior, según datos de la Organización Nacional de Turismo japonesa.

El hanami —literalmente “observación de las flores”— es un momento ansiado por millones de personas. El fenómeno es tal que la Agencia Meteorológica de Japón pronostica para cada zona del país cuándo saldrán las flores y cuándo alcanzarán en su máximo esplendor. Existen aplicaciones de Internet que permiten realizar un seguimiento de las flores, desde en qué momento y lugar han salido los primeros pétalos hasta el efecto de la presión atmosférica en los delicados brotes.

Los icónicos cerezos o sakura tiñen de rosa el archipiélago japonés solo un par de semanas, desde finales de marzo hasta principios de mayo, dependiendo del clima de cada región. Pero las cálidas temperaturas del inicio de esta primavera han adelantado las floraciones en casi todo el país. Cada año, las primeras floraciones surgen en el sur, en las islas de Okinawa, y avanzan progresivamente hasta el norte, en Hokkaido.

En Tokio, la eclosión comenzó el 17 de marzo, nueve días antes de lo normal. El parque de Ueno, que cuenta con 1.200 cerezos, se llenó de visitantes que paseaban e inmortalizaban el momento con fotografías y autorretratos este lunes y durante todo el pasado fin de semana.

La costumbre del hanami tiene una larga historia. Al parecer, comenzó en el periodo Nara, entre los años 710 y 794. El momento del florecimiento coincide con el comienzo de la temporada de plantación del arroz, con lo que en el pasado se hacían ofrendas a las divinidades bajo los cerezos para pedir una cosecha abundante. Actualmente, la primavera marca el comienzo de un nuevo año. A principios de abril se inicia el curso escolar y universitario, así como el año fiscal.

Además de motivar un acontecimiento social de tal dimensión, los cerezos suponen un filón para comercios y cadenas que aprovechan la época para poner a la venta productos exclusivos diseñados para la ocasión.

  FOTOGALERÍA  . El cerezo en flor en el parque Chidorigafuchi de Tokio (Japón), el pasado 25 de marzo de .
FOTOGALERÍA. El cerezo en flor en el parque Chidorigafuchi de Tokio (Japón), el pasado 25 de marzo de . Getty Images

Pero los sakura se encuentran bajo amenaza. Algunos expertos han alertado de un coleóptero proveniente del extranjero, el Aromia bungii, conocido como escarabajo de cuernos largos y cuello rojo, originario de China, Taiwán, la península coreana y el norte de Vietnam. Los expertos creen que pudo entrar en la isla en la madera importada. Este insecto, detectado por primera vez en 2012, vive en los cerezos y ciruelos, cuyas cortezas despoja para absorber el agua. El Ministerio de Medio Ambiente lo incluyó oficialmente en enero en la lista de especies extranjeras invasoras. El Centro para las Ciencias y el Medio Ambiente de Saitama, al norte de Tokio, ha instado a eliminar sus larvas con pesticidas y a cortar los árboles más dañados para salvar al resto. 

Síguenos en Twitter y en Flipboard