Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera rectifica y saca a Ciudadanos de la lucha contra la prisión permanente

El padre de Diana Quer afirma que el partido les ha transmitido "su apoyo inequívoco como concepto" a este tipo de condena

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la reunión con Juan Carlos Quer y Juan José Cortés, este viernes en el Congreso.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la reunión con Juan Carlos Quer y Juan José Cortés, este viernes en el Congreso. EFE

Ciudadanos ha mantenido este viernes en el Congreso un encuentro con Juan Carlos Quer y Juan José Cortés, padres Diana Quer y Mari Luz Cortés, asesinadas en 2008 y 2016 respectivamente. El presidente del partido, Albert Rivera, ha manifestado tras la "fructífera" reunión que defiende que "no se puede derogar la prisión permanente revisable hasta que no se resuelva el recurso pendiente en el Tribunal Constitucional" y ha instado al PSOE a abstenerse en la propuesta del PNV para acabar con este precepto. En público, Rivera ha eludido manifestar si apoya o no este tipo de condena y ha repetido que se debe aguardar al dictamen de los magistrados. En privado, según ha destacado Quer tras la cita, el líder de la cuarta formación política del país les ha transmitido "su apoyo inequívoco como concepto a la prisión permanente revisable".

La formación ha cambiado de posición drásticamente en los últimos meses. Ciudadanos firmó con el PSOE un acuerdo de investidura que recogía literalmente la "derogación inmediata de la prisión permanente revisable incluida hoy en el Código Penal". Además, durante el debate de una propuesta del PNV para acabar con este tipo de condenas, la diputada Patricia Reyes subió a la tribuna y acusó al PP de "introducir una figura que va en contra del principio [de reinserción]". "Lo que realmente hicieron ustedes, utilizando un eufemismo, es introducir lo que en otros países se reconoce abiertamente como cadena perpetua", apostilló la parlamentaria, en alusión al carácter inconstitucional de la norma, según defiende el resto de la oposición y aseguraba entonces el partido de Rivera.

Tras la victoria de Inés Arrimadas en las pasadas elecciones catalanas y el auge de Ciudadanos en los sondeos en detrimento del PP, los populares decidieron contraatacar y sacar a primera línea de debate el tema de la prisión permanente revisable. Génova comenzó primero a destacar la posición contraria de su oponente electoral a la prisión permanente y, después, sus "contradicciones". "Ciudadanos dice una cosa, pero en cuanto pueden hacen la contraria", dijo Fernando Martínez-Maillo, coordinador general de la formación conservadora. "Se caracterizan, precisamente, por la revisión permanente de sus principios. Ni tienen las ideas claras ni los principios muy firmes", añadió Mariano Rajoy.

A esta batería de ataques, el equipo de Rivera respondió tirando del Código Penal. Ciudadanos propuso endurecer el acceso al tercer grado de los condenados "especialmente peligrosos para la sociedad". Y con esta iniciativa, que han aplaudido este viernes Quer y Cortés, la formación comenzó a hacer equilibrios con su posición sobre la prisión permanente. Sacó de su discurso la idea que defendió en el Congreso de que esta pena era un "eufemismo de la cadena perpetua" y que se trataba de una propuesta de "populismo punitivo".

Rivera ha defendido este jueves que no han dado bandazos y que no han cambiado de posición. Y, a su vez, ha cargado la responsabilidad sobre el PNV y el PSOE. "No tiene sentido que el PNV se erija en Tribunal Constitucional", ha dicho el dirigente de Ciudadanos, que no ve "justo" que los nacionalistas vascos "condicionen" el voto y el "pensamiento" de millones de ciudadanos.