Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sáenz de Santamaría urge a la Unión Europea a protegerse de los ciberataques y las noticias falsas

"Buscan influir en nuestros procesos electorales", advierte la vicepresidenta

María Dolores de Cospedal, a su llegada a la reunión del PP europeo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha urgido este jueves a la Unión Europea a protegerse de los ciberataques con los que "organizaciones criminales" intentan influir en los procesos electorales de los países europeos. Tras reconocer que España fue víctima de "una operación híbrida" de noticias falsas en el punto álgido de la crisis catalana, la número dos del Ejecutivo ha apostado por potenciar un sector de empresas continental especializado en ciberseguridad; ha ofrecido a otros estados miembros la ayuda del Centro Criptológico Nacional, adscrito al CNI; y se ha abierto a la posibilidad de legislar en la materia.

"Es necesario reforzar la ciberseguridad y la lucha contra la ciberdelincuencia tanto en la UE como en el conjunto de los países miembros por medio de la cooperación internacional", ha dicho la número dos del Ejecutivo durante su intervención en las jornadas de trabajo que están celebrando en Valencia los eurodiputados del grupo popular europeo. "Todo este gran proyecto europeo no puede verse amenazado por populismos y por agentes externos que minan al grupo de las democracias más avanzadas y modernas del mundo", ha añadido. "Sostenemos la necesidad de incrementar la colaboración en este punto. Resulta necesaria la mejora de las capacidades tecnológicas y de inteligencia", ha sostenido. Y ha recalcado: "Detrás de esos ciberataques, de acuerdo a los análisis realizados, se encuentran organizaciones criminales superorganizadas que operan a nivel internacional y que tienen una motivación claramente ideológica, aunque también intereses políticos desestabilizadores".

A mediados de noviembre, el Gobierno constató la intervención de hackers procedentes de Rusia y Venezuela en la crisis de Cataluña. Desde entonces, el Ejecutivo busca fórmulas para hacer frente a esta amenaza. No obstante, el equipo de Mariano Rajoy subraya la especial complejidad de legislar en una materia donde la necesidad de fiscalizar la manipulación se entrecruza con la de proteger derechos fundamentales como la libertad de expresión y la de información.

"En el marco de la crisis catalana España sufrió una operación híbrida destinada no tanto a favorecer el proceso independentista sino a influir en la opinión publica global con una imagen negativa de España y de una Europa internamente fracturada y con escasa capacidad de respuesta", ha reconocido la vicepresidenta del Gobierno. "Se combina a la actividad de influencers, la propaganda de medios de comunicación extranjeros, y el uso de herramientas informáticas y bots", ha descrito. "Se ha demostrado que el 80% de los robots que simulan comportamientos humanos para dar repercusión a esas informaciones estaban localizados fuera de la UE", ha añadido. "Podemos comprobar cómo a través de la difusión masiva y artificial de noticias falsas, se cuestiona la imagen de gobiernos democráticos asentados, y el proceso de integración de la UE".

Amenazas desde Rusia

Sáenz de Santamaría no ha sido la única política con peso específico en el PP europeo en referirse a los ciberataques. También lo han hecho el alemán Manfred Weber, el presidente del grupo parlamentario europeo de la formación conservadora ("Hay que tener en cuenta las amenazas procedentes de Rusia", ha dicho) y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

La secretaria general del PP ha advertido este jueves sobre los "riesgos" de la injerencia rusa en Europa y ha afirmado que el objetivo de "ese país del Este" es "desestabilizar", según dos fuentes presentes en la cita, que se ha celebrado a puerta cerrada. En consecuencia, Cospedal ha pedido "unidad" frente al reto que plantean las redes de noticias falsas con origen en Rusia. "[Esa injerencia] no es un mito, es real", ha dicho.

Tras una intervención inicial, dos eurodiputados han preguntado a la ministra de Defensa su opinión sobre la injerencia rusa en los asuntos europeos. Cospedal ha señalado que España, Alemania y Francia han sido los objetivos preferentes de las campañas de desinformación a través de redes sociales que están siendo impulsadas desde Rusia. Y ha apuntado, según las fuentes consultadas, que este país es "un gigante con los pies de barro" que quiere recuperar su rango de potencia mundial interviniendo en asuntos nacionales como la crisis catalana o las elecciones nacionales celebradas en Francia y Alemania.

De hecho, el PP llevará al pleno del Congreso de la próxima semana una propuesta para instar al Gobierno a capacitar a los servicios de seguridad para que puedan vigilar, mitigar y responder a "acciones extranjeras que hayan sido identificadas como destinadas a cuestionar y debilitar la confianza en las instituciones públicas y, en general, en los valores democráticos". La formación conservadora también quiere que el Ejecutivo promueva un acuerdo internacional contra la desinformación "como amenaza global (...) específicamente si se trata de una amenaza gestionada por actores extranjeros con intenciones hostiles, prestando especial atención a que esos acuerdos incluyan medidas específicas para proteger escenarios sensibles como los procesos electorales democráticos".

Cospedal: "Los independentistas han intentado desintegrar nuestro país"

La secretaria general del PP y ministra de Defensa, Maria Dolores de Cospedal, ha protagonizado un duro discurso contra el independentismo durante su intervención ante los eurodiputados del grupo popular.

"Dividir siempre es volver atrás", ha dicho Cospedal, que también ha leído un manifiesto sobre el día de la mujer. "En España sufrimos desde hace un tiempo el desafío intolerable de aquellos que en Cataluña quieren fracturar la sociedad catalana, la española, y desintegrar nuestro país", ha añadido. "El movimiento ha pretendido trascender las fronteras internacionales pisoteando la soberanía nacional", ha seguido. Y ha subrayado: "No es admisible. La unidad hace la fuerza. En un mundo que va hacia la globalización no podemos detenernos y entretenernos en pequeñas divisiones".