Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España expulsa a un presunto yihadista al ser detenido por segunda vez

Hasta ahora más de cien condenados por yihadismo han sido expulsados "por seguridad nacional" tras cumplir sus penas de prisión

Uno de los presuntos yihadistas detenidos en la 'operación Caronte' en Terrasa (Barcelona) en 2015.
Uno de los presuntos yihadistas detenidos en la 'operación Caronte' en Terrasa (Barcelona) en 2015.

La Policía Nacional ha expulsado este miércoles de España a su país de origen, Marruecos, por actividades contrarias a la seguridad nacional al supuesto yihadista A.E.D., de 43 años, detenido el pasado 30 de enero en Terrasa (Barcelona) por un presunto delito de enaltecimiento del Daesh y puesto en libertad poco después. Llegó a animar públicamente a "matar a españoles", como los terroristas que en agosto atentaron en Cataluña.

Fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que se trata de una persona reincidente, ya que volvió a ser detenido por el mismo delito el pasado lunes en Terrasa. Se autodefinía como "un muyahidín más", había expresado arrepentimiento por no haber viajado a Siria a hacer la yihad violenta y tenía un perfil discreto: vestía a la manera occidental, sin ningún signo físico de radicalidad, e incluso evitaba acudir a las mezquitas.

Tras ser detenido por segunda vez, fue trasladado a Barcelona, donde pasó la noche. Y ayer llegó a Madrid, desde donde ha sido embarcado este miércoles en un avión con destino a Melilla, fletado por la Unidad Central de Expulsiones y Repatriaciones (UCER) de la Policía, con la autorización del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, que instruye la causa. El expediente y el procedimiento de expulsión lo promovieron agentes de la Comisaría General de Información (CGI) y el procedimiento de expulsión se ha llevado a cabo gracias a un dispositivo conjunto con la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y La Brigada Provincial de Información y Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Barcelona.

La Secretaría de Estado de Seguridad contempla esta posibilidad, de acuerdo con la Ley de Extranjería, que prevé la expulsión de ciudadanos extranjeros en caso de actividades contrarias a la seguridad nacional. Desde 2004, tras los atentados yihadistas del 11-M, han sido expulsados de España más de un centenar de personas tras haber sido condenadas por delitos de corte islamista. El Ministerio del Interior informó, la primera vez que fue detenido, de que su arresto suponía la "neutralización temprana" de una potencial amenaza, ya que encontraba en un punto de adhesión al Daesh que podría haberle llevado a cometer un atentado como actor solitario en suelo europeo".

El Expulsado, que responde a las iniciales A.E.D., tiene prohibido el regreso a España por un mínimo de diez años, pese a que tenía residencia legal. Ya ha sido puesto a disposición de las autoridades marroquíes, según las mismas fuentes.