Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pide la dimisión de Rivera por las irregularidades detectadas por el Tribunal de Cuentas

Los populares, PSOE y Podemos cargan contra la formación de Rivera por su contabilidad

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, a su llegada al Congreso. Chema Moya EFE

PP, PSOE y Podemos han convertido a Ciudadanos en uno de los grandes protagonistas de la comparecencia en el Congreso del presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, que ha acudido este martes al Hemiciclo tras su último informe sobre la contabilidad de los partidos. La cuarta fuerza política del país fue la única gran formación que no pasó el examen y el resto ha incidido en ello durante sus intervenciones. Los populares, en plena batalla con su socio de investidura y acosado por los escándalos de corrupción, han llegado a exigir la dimisión de Albert Rivera.

Desde la bancada del PP se han escuchado los reproches más duros. "Cuando [los informes] les afectan a ustedes los rebajan a meros errores administrativos", ha destacado el diputado popular Juan Bravo, que ha interpelado a Rivera: "¿Se acabó Ciudadanos por tener irregularidades en su gestión? Ante este informe, no arrastren más los pies. ¿Quién va a asumir responsabilidades y dimitir? Rivera debería".

Los socialistas y Podemos han dedicado grandes ataques a los populares, pero también han centrado el tiro en Ciudadanos. "Es el único partido que no refleja adecuadamente la situación financiera y patrimonial. Llama la atención que los saldos de tesorería contienen numerosos errores y omisiones. Si no están preparados para gestionar un partido, difícilmente lo estarán para gestionar un país", ha apuntado Segundo González, diputado de la formación liderada por Pablo Iglesias. "Es el único partido de los grandes que no tiene cuentas representativas, dicho por el Tribunal. Y eso significa que no solo son salvedades, sino que realmente están falseadas", ha continuado Antonio Hurtado (PSOE), antes de ironizar sobre "ese partido aparentemente limpio, con pocos años de vida, que venía a regenerar la política".

Ciudadanos se defiende. "Los viejos partidos ponen el ventilador en marcha para atacar a ciudadanos por unas salvedades contables que ya han sido subsanadas", ha afirmado el diputado Saúl Ramírez de Ciudadanos, que ha asegurado que las cuentas de su formación "las tiene el Tribunal de Cuentas y las del PP las tiene la UCO".