Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Un viajero sale por la puerta de emergencias de un avión de Ryanair tras aterrizar en Málaga

El hombre, de 57 años, caminó por una de las alas del avión y se sentó en el borde antes de volver dentro del aeroplano

Con paso decidido y como si se tratase de una película de James Bond, un hombre decidió abrir la puerta de emergencias del avión donde viajaba e intentar saltar al suelo desde una de las alas. "¡Qué puto crack! ¡Que se va! ¡Que se va!", exclamó un pasajero, Fernando del Valle, mientras grababa la peripecia con su teléfono móvil. De fondo, se aprecian las risas de asombro de otros tripulantes que se asomaron para ver qué hacía el intrépido viajero. Ocurrió el pasado lunes en un aeroplano de Ryanair procedente de Londres, que había aterrizado hacía media hora en el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol tras una hora de retraso en el despegue en la capital británica.

El capitán anunció la llegada del vuelo FR8164 y los viajeros se pusieron en pie con sus equipajes de mano para proceder a desembarcar, pero la espera se alargó media hora sin que Ryanair explicara los motivos, según ha relatado Del Valle por teléfono a EL PAÍS.

El individuo, de 57 años y nacionalidad polaca, decidió no esperar más y bajar por sus propios medios. "Pidió permiso a la gente que estaba delante de la compuerta, la abrió y miró fuera. Luego, volvió a por su equipaje y salió al exterior. Siguió la línea de flechas de evacuación dibujadas en el ala y se sentó en el borde", relata Del Valle. Tras ser alertado del peligro por el resto de viajeros que continuaban en el avión, volvió dentro sin terminar una escena de acción que se ha vuelto viral en las redes sociales.

"Lo hizo con templanza, como si llevase toda la vida haciéndolo. No parecía bebido. Nos quedamos flipando", narra Del Valle, que desconoce los motivos que llevaron al ciudadano polaco a actuar así pero intuye que estaría agobiado por la larga espera.

En ese sentido, Raj Mistry, otro viajero, asegura al diario británico Mail Online que el hombre estaba sufriendo un ataque de asma y necesitaba respirar. Además, Mistry, que estaba sentado a su lado, explica que utilizó varias veces durante el vuelo un inhalador y que la tripulación no le hizo caso cuando pidió ayuda. "En un momento se rió entre dientes y dijo: 'Si no llevo [el inhalador] conmigo, estaré en el cielo antes de que usted se de cuenta", indica Mistry a Mail Online.

Cuando la tripulación procedió a bajar tras el incidente, el hombre fue interrogado por el capitán del avión y posteriormente denunciado por la Guardia Civil por incumplir la normativa de seguridad aérea, según ha informado Ryanair en un comunicado, que no detalla las causas de su actuación.

Más información