Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE y el PSC consensuarán los pactos postelectorales en Cataluña

"Vamos a ir de la mano, faltaría más", asegura el líder socialista

El PSOE y el PSC consensuarán los pactos postelectorales en Cataluña que firmen los socialistas catalanes, según avanzó ayer el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. “Es evidente que vamos a ir de la mano, faltaría más”, subrayó el líder socialista en Valladolid tras la reunión en esa ciudad de la ejecutiva permanente del PSOE junto a la dirección castellanoleonesa. Sánchez marca el respeto a la Constitución y al autogobierno de Cataluña como guía para las alianzas.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pasea con los concejales y el alcalde de Valladolid y portavoz de los socialistas, Óscar Puente, en Valladolid.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pasea con los concejales y el alcalde de Valladolid y portavoz de los socialistas, Óscar Puente, en Valladolid. EFE

Aunque el PSOE no podría impedir orgánicamente al PSC un acuerdo de Gobierno —toda vez que el partido de Miquel Iceta es una formación autónoma—, Pedro Sánchez enfatizó este viernes que los socialistas catalanes no irán por libre. La dirección del PSOE y la del PSC consensuarán los posibles pactos a los que pueda llegar Miquel Iceta tras las elecciones del 21 de diciembre. La intención de la cúpula del PSOE es convocar un comité federal en el que se traten esas alianzas, pero no tendrían que ser refrendadas por ese órgano. La sintonía entre Sánchez e Iceta es en todo caso total hasta la fecha, y el primer secretario del PSC se comprometió además ante el resto de líderes territoriales socialistas en la reunión del consejo político federal del sábado pasado a explicar sus intenciones tras el 21-D.

La dirección del PSOE y también los presidentes autonómicos socialistas consideran que los acuerdos postelectorales en Cataluña trascienden en este caso a esa comunidad, por su importancia estratégica nacional, y por tanto no quieren estar ajenos a las decisiones que tome el PSC.

Sánchez insistió en todo caso en que Miquel Iceta es un “líder confiable” y aseveró que no tiene duda de que cumplirá su compromiso de no pactar con los independentistas catalanes —una sospecha que deslizan continuamente el PP y Ciudadanos—. “Si tiene alguna duda el PP sobre el PSC y Miquel Iceta, que hablen con el señor Rajoy o con la señora Sáenz de Santamaría”, defendió el líder socialista, en referencia al papel que el primer secretario del PSC desempeñó durante las semanas previas a la declaración unilateral de independencia de apoyo al Gobierno español y de mediación con el Govern.

Los socialistas se han comprometido a no llegar a acuerdos de gobierno con los independentistas. A partir de ahí, Sánchez guiará la política de alianzas en Cataluña sobre dos premisas: “La Constitución española, su respeto, y el autogobierno de Cataluña”. “Dentro de eso podremos hablar con todas las formaciones”, dijo el líder socialista, que cargó en paralelo contra el “planteamiento recentralizador” del discurso del PP y Ciudadanos en Cataluña. “No estamos de acuerdo con eso. No en retroceder en la España autonómica”, avisó.

Acuerdo transversal

El PSOE y el PSC llegarán a acuerdos “por políticas y no tanto por partidos”, indicó Sánchez. En la cúpula socialista hay serias dudas de que el llamado bloque constitucionalista vaya a lograr una mayoría suficiente, y por tanto su apuesta para una posible solución que impidiera un Gobierno de nuevo independentista pasa por un acuerdo “transversal” que pudiera contar también con los comunes, el partido de Ada Colau. Iceta buscaría así ser investido president, aun no siendo la primera fuerza, con un acuerdo de múltiples partidos. En plena precampaña electoral, el líder socialista criticó ayer también el “victimismo” de los independentistas.

Se mantiene la unidad por tanto entre el PSOE y el Gobierno ante el desafío secesionista, pero en paralelo Sánchez se lanza a recuperar su papel de oposición. En el día en que quedó visto para sentencia el juicio del caso Gürtel, el líder del PSOE pidió al PP que “asuma las responsabilidades políticas” por su corrupción “sistémica”. “El PP tiene un serio problema de corrupción que afecta desde la base hasta el tejado”, criticó Sánchez, que presentó 25 medidas económicas y sociales que pretende impulsar en el Congreso de los Diputados, como la ley de eutanasia (que presentará a principios de año).

El secretario general del PSOE pide responsabilidades al PP por la corrupción pero descarta exigirlas él presentando una moción de censura a Mariano Rajoy. “Mi voluntad es que las izquierdas nos unamos para que se produzca un cambio político en las elecciones, cuando toquen”, afirmó rechazando de nuevo esa posibilidad.

“Si rompe el compromiso, que me llame”

Pedro Sánchez confía en la palabra que le dio Mariano Rajoy de que abordará la reforma de la Constitución dentro de seis meses, cuando terminen los trabajos de la comisión parlamentaria sobre el modelo territorial, a pesar de las reticencias expresadas por el PP. Así lo enfatizó el secretario general del PSOE. “Me tomo la palabra del señor Rajoy de manera seria”, señaló. “Hasta que no escuche al señor Rajoy decir algo distinto de lo que a mí me ha dicho, el compromiso de que vamos a poner en marcha la comisión de actualización del modelo territorial, y dentro de seis meses abordar la reforma constitucional, doy por buenas las palabras del señor Rajoy”. Y añadió. “Si hay un compromiso que se rompe y quiere hacérmelo saber, tendrá que llamarme”.