Rescatada una niña de tres años que estaba sola y asomada al balcón

La madre, condenada a 10 meses por abandono de menores, la había dejado en la vivienda sin supervisión alguna para irse a la compra

La niña, en brazos de un agente de la Guardia Civil.
La niña, en brazos de un agente de la Guardia Civil.

Sola en una casa, asomada al balcón, llorando y con medio cuerpo por encima de la barandilla. Así estaba una niña de tres años la mañana del pasado día 17 en la localidad almeriense de Roquetas de Mar, a la que su madre dejó sin supervisión alguna para irse a la compra. Una vecina alertó de que la menor estaba en peligro y la Guardia Civil intervino para rescatarla. Desde que los agentes recibieron el aviso y acudieron al lugar hasta que su madre apareció por la casa pasó una hora y media. La mujer, de 44 años, ha sido condenada a 10 meses por abandono de menores en un juicio rápido.

Según ha informado un portavoz de la Guardia Civil, operadores de la Central de la Guardia Civil (el 062) atendieron sobre las diez de la mañana la llamada telefónica de una vecina de Roquetas, que contó que había visto a una niña pequeña llorando en el balcón de un segundo piso y que no parecía que hubiera ningún adulto con ella.

Agentes de la Guardia Civil acudieron de inmediato a la dirección y vieron a la niña agarrada a la reja del balcón, junto a una maleta, llorando, haciendo ademanes con las manos y llamando a su madre. Vecinos de allí presentes contaron a los agentes que poco antes la niña se había subido a la maleta y había sacado medio cuerpo por encima de la barandilla con riesgo de precipitarse al vacío.

Más información
Condenada la madre y la abuela de una niña de dos años por dejarla en un coche al sol
Rescatado un bebé del interior de un coche al que olvidó su padre

Los agentes subieron a la vivienda para atraer a la niña hasta la puerta del domicilio. Aunque lograron su objetivo y la niña entró al escucharles y se acercó a la puerta, no respondió a las indicaciones de los agentes para que les abriera. Entonces, desmontaron la mirilla de la puerta para poder hablar con ella y tranquilizarla.

Al no lograr localizar a ningún adulto o familiar de la menor y ante el estado de nerviosismo de la niña, los agentes forzaron la puerta, cogieron a la menor, la tranquilizaron y la cuidaron hasta que  acudió al domicilio una mujer, identificada como la madre. Eran las once y media de la mañana cuando llegó la mujer, con varias bolsas de la compra. La patrulla le informó de lo ocurrido y de que iba a ser investigada como presunta autora de un delito de abandono de menores. La mujer no quiso declarar ante los agentes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La menor fue trasladada a dependencias de la Guardia Civil, de donde fue recogida por su padre, con quien madre e hija conviven. La niña está por las mañanas al cargo de la madre, ya que el hombre está trabajando y estudiando. La familia, de origen extranjero, tiene nacionalidad española y no consta que tengan más hijos.

Las diligencias fueron remitidas al Juzgado de guardia de Roquetas, en ese momento el número uno. Una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha informado de que se tomó declaración a la mujer ayer miércoles y se abrieron diligencias urgentes. En el juicio rápido, la mujer aceptó una condena de 10 meses de cárcel por abandono temporal de la menor, sentencia que quedó en suspenso durante dos años con la condición de que no vuelva a delinquir, según las mismas fuentes.

Sobre la firma

V. T. B.

Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS