Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una corriente de Podemos denuncia en los tribunales los nuevos estatutos del partido

La demanda colectiva carga contra la ejecutiva de Pablo Iglesias por vulnerar la Ley de Partidos

Pablo Echenique, acompañado por la co-portavoz del partido Noelia Vera
Pablo Echenique, acompañado por la co-portavoz del partido Noelia Vera EFE

La rebelión interna en Podemos a cuenta de los nuevos estatutos del partido aprobados sin votación de las bases ha llegado a los tribunales. La corriente Profundización Democrática, que no se corresponde con ninguna familia de la formación, ha presentado una demanda civil en los juzgados de primera instancia de Madrid "impugnando la nulidad de pleno derecho de los nuevos estatutos del partido", según ha informado en un comunicado acompañado del texto de la denuncia. Se trata de una demanda por vía civil de carácter colectivo, para que puedan sumarse todos los militantes de Podemos, que carga duramente contra la ejecutiva de Pablo Iglesias por vulnerar la Ley de Partidos.

La demanda asegura que los estatutos que la ejecutiva de Podemos inscribió en el Registro de Partidos Políticos el pasado agosto, contra los que se ha rebelado la presidenta de la comisión de garantías estatal y la mayoría de las comisiones autonómicas "desobedece flagrantemente el mandato y lo acordado por la Asamblea General de Podemos al respecto en el documento ganador de dicho congreso estatal, Mandar Obedeciendo [el documento del equipo de Pablo Iglesias]". 

"Se ha procedido por el Consejo de Coordinación Estatal [la ejecutiva de Podemos] a eliminar partes de algunos artículos de ese documento emanado de la Asamblea General, en otros casos a eliminar artículos por completo, y en otros a introducir artículos con materias y cuestiones no tratadas en ningún documento ni momento en la Asamblea General de 2017", explica la demanda, que recuerda además que los estatutos fueron anulados en parte por la comisión de garantías estatal en un dictamen del pasado 28 de julio. "A pesar del dictamen, el Consejo de Coordinación Estatal de Podemos no lo obedece y presenta y registra un texto que supone un fraude frente al original que debía transponer", destaca el texto de la demanda.

Como informó EL PAÍS, los nuevos estatutos de Podemos modifican aspectos clave de la normativa interna de Podemos sin votación de las bases. Entre otros asuntos, imponen un nuevo régimen disciplinario que castiga férreamente las filtraciones a la prensa de asuntos internos del partido, y facilitan la destitución de direcciones autonómicas críticas.

"Ningún órgano ni nadie en Podemos está por encima de la Asamblea Ciudadana. Los estatutos deben ser reflejo de lo aprobado en la segunda Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos y, ante esta evidencia, no hay excusas ni discusión posible. La pregunta clave, por tanto, es: ¿La transposición ha sido fiel a lo aprobado por la Asamblea Ciudadana? La respuesta también es muy clara: las divergencias entre el documento aprobado y los estatutos son obvias e innegables, ya que contienen importantes adiciones y supresiones sin ninguna justificación", señala el escrito. La demanda se presenta contra Podemos como "demanda de protección y tutela civil de derechos fundamentales".

Los denunciantes consideran que los actos objeto de esta demanda "suponen un ataque directo al principio de democracia interna en el funcionamiento del partido político". "Un acto como el denunciado se asimila a la proclamación de unos resultados electorales distintos a los salidos de las urnas, a la inscripción de una acuerdo por parte de un administrador de una sociedad distinto al tomado por los socios o, en definitiva, a una conducta que raya lo falsario y el fraude, al suponer una engaño que realizan los ejecutantes a la masa de componentes de la entidad , institución o, en este caso, un partido político", enfatiza el texto.

Los estatutos de Podemos han desatado la mayor rebelión interna en el partido desde el congreso de Vistalegre 2. Contra ellos se ha levantado la presidenta de la comisión de garantías estatal y la mayoría de las comisiones autonómicas. La dirección de Podemos ignoró ayer sin embargo estas protestas, así como la resolución que suscribieron la pasada semana representes de 11 de las 16 comisiones de garantías autonómicas declarando "nulos de pleno derecho los nuevos estatutos del partido", y el dictamen que aprobó la comisión de garantías estatal tumbando parte de los mismos por haber aprobado cambios clave en la normativa del partido sin votación de las bases. También un manifiesto que ha empezado a moverse entre las bases y que ha reunido en 48 horas más de un millar de firmas. "Estamos convencidos de que hemos hecho las cosas bien", dijo sin embargo el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.