Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último paseo por La Rambla de Pepita Codina

La vecina de un pueblo cercano a Vic, de 75 años, caminaba por la céntrica calle de la capital con su hija, que está fuera de peligro

Homenaje a Pepita Codina en la plaza de su municipio.
Homenaje a Pepita Codina en la plaza de su municipio.

A Pepita Codina le gustaba pasear, y eso que arrastraba una dolencia en una pierna desde hacía tiempo. “Era muy simpática con todo el mundo. Muy buena mujer, aquí la gente la quería mucho”, explica Enriqueta Ordeig, vecina de Sant Hipòlit de Voltregà, una pequeña localidad cercana a Vic.

Ordeig vivía puerta con puerta con Codina. “A 10 pasos”, dice la amiga, de 80 años. El pasado jueves Codina falleció tras ser atropellada en La Rambla de Barcelona. Tenía 75 años. La víctima paseaba junto a su hija, quien también sufrió varios traumatismos pero está fuera de peligro, según medios locales.

La vecina explica que Codina se mudó al municipio después de que su marido, de profesión sastre, se jubilara. En la capital catalana tenía otra casa. “Hace tiempo que no iba a Barcelona. Días antes del atentado, la vi hablando con una amiga en la plaza. Es un pueblo muy pequeño, todo el mundo se conoce”, explica el cura del municipio.

El alcalde Xavier Vilamala se mostró ayer “muy afectado” por su fallecimiento y expresó sus condolencias a la familia a través de las redes sociales. En la plaza del municipio han habilitado un espacio para homenajearla. En él se puede ver un cartel que dice: “En memoria de Pepita y todas las víctimas por los atentados de Barcelona y Cambrils. En Sant Hipòlit no tenemos miedo”.

Vilamala ha anunciado para el próximo lunes la convocatoria de un pleno extraordinario y urgente para aprobar una moción de repulsa por los atentados terroristas perpetrados en Barcelona y Cambrils. “Será el pleno más triste de todos. Tenemos que demostrar como pueblo que todos juntos somos muy fuertes y que no nos doblegarán”, se ha expresado el alcalde en redes sociales.