Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pamplona se conjura contra las agresiones sexuales en San Fermín

Las denuncias se multiplicaron por cuatro en las fiestas de 2016

Concentración contra las agresiones sexuales en los Sanfermines, en 2016.

Las denuncias por agresiones sexuales se multiplicaron por cuatro en los Sanfermines de 2016 y los expertos creen que aún hay muchas sin registrar. 3.500 agentes de la Policía Nacional, la Municipal y la Foral —500 más que el año pasado— componen el dispositivo para unas fiestas en las que la población de Pamplona pasa de 200.000 personas a un millón. La policía navarra aumentará las patrullas en las zonas con más incidencia de agresiones sexuales.

Cinco hombres sevillanos serán juzgados el próximo otoño por la violación grupal perpetrada a una joven de 18 años en la madrugada del 7 de julio, el hecho más grave de los 19 denunciados durante los Sanfermines de 2016. La fiscalía pide 22 años de cárcel para cada uno de ellos.

El asesinato en 2008 de Nagore Laffage, una joven enfermera de Irun, a manos de Diego Yllanes, con quien se negó a mantener relaciones sexuales, marcó el inicio de una respuesta ciudadana a un fenómeno silente hasta entonces: las agresiones sexuales a mujeres durante las fiestas.

La movilización de colectivos feministas se trasladó a las instituciones en 2013, cuando el Instituto Navarro para la Igualdad (INAI) creó la mano roja que se ha convertido en el símbolo del “no es no”, el lema institucional que se puede ver hoy en pancartas, banderolas, carteles en los bares y miles de pegatinas. “No es no y un se puede convertir en nodiez minutos más tarde si no me gusta lo que está pasando”, insiste Geno Otxando, subdirectora de promoción del INAI, que se muestra optimista con el resultado de esta campaña ya que “ahora la gente sale en defensa de la agredida y la acompaña”.

3.500 agentes de la Policía Nacional, la Municipal y Foral componen el dispositivo especial para unas fiestas en las que la población de Pamplona pasa de 200.000 personas a un millón y la delincuencia se multiplica por seis con respecto a la tasa del resto del año. El 90% de las denuncias se deben a robos y hurtos. Eduardo Sainz de Murieta, jefe de Investigación Criminal de la Policía Foral, reconoce que la delincuencia sexual no había supuesto una preocupación policial ya que la media de denuncias cada San Fermín era de unas cinco y generalmente solo por abusos, que son definidos como actos sexuales que implican órganos genitales pero sin violencia o intimidación previa. Sin embargo, en 2016 el número de denuncias se multiplicó por cuatro.

Además de la violación grupal del 7 de julio, otras 18 mujeres denunciaron abusos y agresiones sexuales —en las que sí media violencia—. Aunque no cuenta con datos fehacientes, Sainz de Murieta cree que el aumento de denuncias el año pasado se explica porque hoy se interpretan como denunciables conductas que antes se silenciaban. “Se denuncia más porque hay apoyo, pero siguen siendo la punta del iceberg”, remarca Otxando.

El área de Investigación Criminal del cuerpo autonómico ha estudiado los casos de delincuencia sexual desde 2013 durante los Sanfermines, de los que un 25% son agresiones frente a un 75% de abusos. Sainz de Murieta destaca que, a diferencia del resto del año, los casos durante las fiestas se producen sin que haya un conocimiento previo entre víctima y agresor y en la mayoría de los casos cuando la víctima está sola.

Perfil del atacante

La edad media de las denunciantes es de 29 años y en su mayoría son mujeres españolas de fuera de Navarra. El perfil del agresor denunciado es un hombre, de 32 años de media y en su mayoría sin antecedentes previos. Además, la nacionalidad con más denunciados por este tipo de casos es la francesa, por encima de la española. Una de las medidas que se pondrá en marcha estas fiestas es el patrullaje conjunto con la Gendarmería y Policía Nacional francesa. La Policía Foral aumentará las patrullas en las zonas con mayor incidencia de estos delitos: el Casco Antiguo y sus alrededores. La identificación del agresor es vital, por lo que también aumentará la comunicación inmediata de la descripción entre los tres cuerpos policiales presentes. 

Más información