Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP suspende en la calidad democrática de su organización

De los partidos nacionales, solo Podemos aprueba en el ránking de +Democracia

Mariano Rajoy. Ampliar foto
Mariano Rajoy. EFE

La organización interna de los partidos españoles tiene “una baja calidad democrática”, según un estudio de +Democracia publicado este lunes que señala al PP como la formación con la estructura más deficitaria de las que están en el Congreso (2,6). Equo (6,6) lidera una clasificación basada en 41 indicadores centrados en la democracia interna de los partidos; el sistema de selección de candidatos electorales; los derechos de los afiliados; la información pública disponible; y la publicidad de los códigos éticos. De las cuatro principales formaciones, solo aprueba Podemos (5,2). Ciudadanos (4,1) y el PSOE (4,3) suspenden como el PP.

"Lo que no puede ser es que una empresa privada tenga una mayor exigencia de rendición de cuentas ante sus accionistas, porque tiene que reunir a su junta sí o sí cada año, que un partido político, que es un instrumento básico para el funcionamiento de la democracia", opina Nacho Corredor, portavoz de +Democracia e integrante del equipo investigador de la plataforma. "Aquí los congresos de los partidos se convocan en función de los intereses de quien los convoca, para reforzarse", añade Corredor. "Además, los derechos de los afiliados están muy poco protegidos: pueden ser expulsados por una comisión que es elegida por la propia dirección y no en paralelo", sigue. Y subraya: "Hay pocos mecanismos de contrapeso de poder dentro de los partidos".

El PSOE, Podemos y Ciudadanos coincidieron a principios de año en apoyar que se vincule la cuantía de las subvenciones que reciben los partidos a su grado de democracia interna. Sin embargo, la hemeroteca ofrece múltiples ejemplos de las críticas que hacen los investigadores de +Democracia, que piden una reforma de la Ley de partidos para introducir obligaciones comunes en el funcionamiento interno de las formaciones.

"Ningún partido político español cumpliría con las normas de funcionamiento requeridas por la Ley de Partidos Alemana o con los usos de Gran Bretaña", concluyen los investigadores dirigidos por José Antonio Gómez Yáñez, profesor de sociología de la Universidad Carlos III, que enumeran: "Congresos bienales o anuales, celebración de los congresos a fecha fija, elección de candidatos a cargos públicos por votación de los afiliados del partido residentes en el distrito, reuniones periódicas de los parlamentos internos, elección de los cargos internos mediante voto directo a personas..."

Así, ningún cargo del PP es elegido por primarias (usa un sistema de doble vuelta que deja en los compromisarios la votación final); la dirección nacional de este partido ha intervenido para asegurarse de que los resultados de los Congresos autonómicos y provinciales se ajustaran a su criterio (planteando, por ejemplo, una gestora en Valencia); y el comité de garantías ha desestimado todas las protestas consecuentes.

En el PSOE se selecciona con votaciones internas al secretario general del partido, a los autonómicos, provinciales y locales, y al candidato que encabeza las listas electorales. Pero para optar al liderazgo se exigen avales.

Podemos sí apuesta por las primarias para elegir a sus candidatos. Sin embargo, antes de su Asamblea de febrero, hasta 60 cargos del partido pidieron que se asegurara la independencia del comité de garantías de la formación, cuestionado por parcial y opaco por una gran parte de la formación. Además, durante el cónclave un candidato criticó desde el estrado el funcionamiento interno: "Porque si lo que mejor funciona en Podemos es una comisión que tiene más de ochenta mil, ¡ochenta mil casos sin resolver! ¡Decidme a mí qué coño funciona!", gritó Fernando Barredo, de la plataforma Podemos en Equipo.

Finalmente, la actual dirección de Ciudadanos ha limitado las primarias (antes se elegía así a todos los miembros de la lista, ahora solo al número uno) y ha aplicado los estatutos para que pasaran cinco años entre su tercera Asamblea (la de 2011, cuando era un partido estrictamente catalán) y la cuarta (de 2017, ya convertida en la cuarta fuerza nacional de España). Además, esta formación ha revocado miles de solicitudes de afiliación, además de afiliaciones consolidadas, por no cumplir con la normativa interna, que limita las críticas públicas a la estrategia de la dirección.

Partidos Políticos 2015 2016 2017
EQUO 0 6,8 6,6
ANOVA 0 6,2 6,1
BNG 5,7 0 0
PDCAT 2,8 3,5 5,2
Podemos 5,5 5 5,2
Bloc Nac. Valencià 0 5 5,1
I. del Poble Valencià 0 4,9 5
ICV 4,8 4,9 4,8
IU 3,8 4,2 4,8
PSC 4,3 4,2 4,3
PSOE 4,3 4,1 4,3
ERC 4,1 4,1 4,3
UPyD 4 0 0
Ciudadanos 4 3,7 4,1
CC 3,8 3,8 3,8
PNV 3,5 3,7 3,7
PP 2,3 2,6 2,6
Unió (UDC) 2,3 0 0