Moción de censura

La estrategia de la moción causa malestar en un sector de Podemos

Algunos diputados ven “un desperdicio” la moción como se ha planteado, y lamentan que provocará “frustración”

Xavier Domènech e Irene Montero, en el escritorio del Congreso. VÍDEO: Declaraciones de la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, el pasado sábado, tras un acto de Compromís.LUIS SEVILLANO ARRIBAS / ATLAS (atlas)

Mónica Oltra no clama sola en el desierto con su crítica a la moción de censura de Unidos Podemos por haber sido planteada en unos tiempos y formas que impiden que sea viable. La tesis de la líder de Compromís, que explicó su discrepancia en una entrevista en EL PAÍS, tiene respaldo también en un sector dentro del partido de Pablo Iglesias. Diputados del grupo parlamentario consideran “un desperdicio” la moción tal y como se ha planteado, y lamentan que provocará “frustración” en su electorado, aunque nadie la cuestiona en público.

"No estoy de acuerdo con el planteamiento ni con el momento de la moción, queremos desalojar la corrupción del poder”, declaró Mónica Oltra en una entrevista en este periódico. La líder de Compromís, aliado electoral de Podemos en la Comunidad Valenciana, considera que la moción no está bien planteada porque es “inviable”, en la medida en la que el PSOE de Pedro Sánchez no ha tenido margen de maniobra para negociarla, toda vez que se ha registrado en unos tiempos que le han impedido hacerlo. Compromís ha manifestado en público un malestar que comparten voces dentro de Podemos, aunque en público nadie cuestione la decisión de la cúpula.

Más información

En el partido hay consenso en la pertinencia de presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy porque hay motivos suficientes para hacerlo, dada la gravedad de los casos de corrupción que asolan al PP. Ahora bien, aún compartiendo el diagnóstico, los tiempos y las formas son puestas en cuestión.

“Una moción de censura es una herramienta útil, pero planteada de otra manera mucho más efectiva, a partir de la búsqueda de un consenso real con otras formaciones”, asegura un diputado del grupo parlamentario de Podemos. Tal y como se ha desarrollado la propuesta de moción de Unidos Podemos, que no saldrá adelante porque solo será apoyada por las fuerzas catalanas —ERC, y está por ver si también el PDeCAT—, así como EH Bildu y Compromís, “es un desperdicio”, entiende el parlamentario, que utiliza un símil militar para enfatizar su falta de utilidad: “Son salvas de ordenanza”, afirma.

“Yo quiero hacer una moción de censura para que salga”, asegura otro diputado del grupo, que cree que la iniciativa así planteada, sin visos de viabilidad, tenía sentido en la estrategia de Podemos anterior al congreso de Vistalegre 2, cuando podía sumar apoyos con “la capacidad performativa de la palabra”, esto es, del discurso, pero no casa en esta fase en la que ya no sirve solo el relato. En el grupo parlamentario se lamenta también el alto riesgo de “frustración” que puede provocar en el electorado de Podemos una moción que no será capaz de echar al PP del poder. “Se revive en el imaginario colectivo la frustración de 2016”, alertan, cuando fue imposible un acuerdo entre el PSOE y Podemos que podría haber impedido que Rajoy llegara a La Moncloa. Y Podemos es un partido cuyo apoyo electoral se nutre precisamente de la ilusión de un posible cambio, recuerdan, toda vez que moviliza a una bolsa importante de abstencionistas.

Las discrepancias son transversales y no se circunscriben al sector errejonista, que ha visto como una buena idea la moción de censura porque ha supuesto que el partido recuperara iniciativa política, aunque tampoco la habría desarrollado en los mismos términos. En todo caso, apenas ha habido debate en las reuniones del grupo parlamentario al respecto, y ningún diputado se atreve a cuestionar las decisiones de la dirección en público.

La cúpula ha desoído la petición de Compromís de retirar la moción para hacerla viable. La portavoz parlamentaria, Irene Montero, rechazó este lunes comentar las palabras de la líder de su partido aliado, aunque insistió en su tesis de que no hay tiempo que perder. “No le vamos a dar un segundo de aire al PP. Los españoles no pueden esperar, la urgencia es tal que no hay proceso interno de ninguna formación que esté por encima del interés del país. Esta moción tiene que producirse ahora”, afirmó.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50