Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Espero que luego haya diálogo, que no se haga todo por cojones”

Las primarias ha tensionado a la militancia, dicen en una Casa del Pueblo de Valencia

El expresidente de la Generalitat Joan Lerma vota en la agrupación de Marítimo, en Valencia.

Tocan las diez de la mañana y hay cola a las puertas de una de las agrupaciones socialistas más numerosas de Valencia, la agrupación del Marítimo. Son militantes que quieren votar pronto y olvidarse el resto del domingo. En esta Casa del Pueblo, 264 militantes pueden participar en el proceso de primarias para elegir al próximo secretario general del PSOE. La sede está en un bajo modesto y la cabina de voto está en el pasillo que conduce al baño, protegida por un parabán de cartón. Nada de lujos. 

La agrupación, que cuenta con militantes notables, desde el expresidente de la Generalitat Valenciana Joan Lerma hasta la actual primera teniente de alcalde de la capital, Sandra Gómez, se ha visto agitada por la contienda electoral de las primarias. "Se ha vivido con tensión porque [el voto] está muy dividido", explica Paco (33 años), interventor de Susana Díaz en la mesa electoral. Los seguidores de Pedro Sánchez, sostiene, se han dedicado a pescar en río revuelto, entre la gente descontenta de la agrupación. "No sé qué pasará cuando todo esto acabe. Hay gente que me ha retirado la palabra", incluso ya no le presta, como antes, el pase para ver los partidos del Valencia C.F. "No soy de Susana, soy del PSPV-PSOE y la que, en estos momentos, representa más los valores del partido es ella", ataja Paco, quien en las anteriores primarias apostó por Eduardo Madina.

Fuera de la agrupación, los corrillos son un hervidero: comentan, van al bar de la esquina a tomar un café y vuelven poco después. Hay un goteo constante y dos horas después de abrirse la urna ya ha votado el 25% del censo, explica el secretario general de la agrupación, Pablo Ruíz.

Andrés Sanchis ha estado en el equipo de Patxi López. "Somos un poco la causa perdida en estas primarias. Creo que la candidatura de Patxi le parece bien a todo el mundo pero le faltan los votos. La campaña se ha polarizado mucho entre Díaz y Sánchez", comenta. Consuelo Orias, del equipo de Pedro Sánchez, opina que no ha habido nada fuera de lo normal. Espero que ganemos. El PSOE acabará bien", añade.

Carlos Ruiz, de 34 años, pasa como un suspiro. Llega, vota rápido y se marcha. Reconoce que últimamente el PSOE "no ha sido muy ejemplar en su proceder", pero está convencido de que es uno de los partidos con más democracia interna. Para Carlos, lo importante de esta jornada no es solo el liderazgo, sino los principios ideológicos y cómo esto se va a trasladar al programa electoral. "El liderazgo es importante pero no lo es todo. El PSOE necesita ser un partido de izquierdas, un contrapeso a los partidos conservadores. El fracaso de la socialdemocracia en algunos países se da precisamente porque la ciudadanía percibe que se ha escorado hacia el centro derecha".

En uno de los corrillos está Rut Lucas, de 39 años. Viene a votar y luego se marcha al teatro. Es de las que con ocho años veía sentada junto a su abuela los debates en el Parlamento. "Un poco raro, ¿no?", se ríe. Su padre y su tío son militantes y ella se sacó el carné con algo más de 20 años. "Lo que menos me ha gustado es que el proceso ha dividido a los militantes. Ha sido todo muy agresivo", subraya sin tapujos.

A Rut le gusta que la militancia pueda decidir, "no como otros partidos que te ponen al de turno y tienes que apechugar”. Se confiesa de Patxi López o de Pedro Sánchez, no lo aclara. Es muy crítica con Díaz: "Susana no me gustó el 1 de octubre. Las cosas se podrían haber hecho de otra manera, creo que fue como un reto a los militantes que habíamos puesto ahí a Sánchez. No me gustaron las formas". Después de estas primarias espera que haya diálogo, "que no se haga todo por cojones, con perdón de la palabra". Reconoce que es difícil pero con buena fe… "Lo que queremos los militantes es que haya un gobierno de izquierdas, no creemos en las políticas de derechas", concluye.

La Comunidad Valenciana es la segunda federación socialista en número de militantes y durante el periodo de recogida de avales el exsecretario general del PSOE Pedro Sanchéz logró reunir 8.100 avales para las primarias, frente a los 5.400 que obtuvo Susana Díaz o el millar que cosechó Patxi López.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información