Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE reprocha a Iglesias “la obsesión enfermiza con el PSOE” y la injerencia en otro partido

Podemos niega querer interferir en el proceso socialista y busca demostrar apoyo social ante el previsible fracaso parlamentario de la moción

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE

La decisión de Pablo Iglesias, el líder de Podemos, de convocar una concentración en Madrid el día 20 de mayo para pedir una moción de censura ha sido interpretada por el PSOE como una injerencia, una falta de respeto y, por tanto, un acto hostil. Ese día es la víspera de las primarias socialistas. Podemos, que busca demostrar el apoyo social a una iniciativa que fracasará en el Parlamento, lamenta por su parte la “hostilidad” de los socialistas.

“Es una injerencia y una absoluta falta de respeto hacia otro partido, que demuestra esa obsesión cuasi enfermiza de Pablo Iglesias con nuestro partido”. Esta es la opinión oficial del PSOE expresada por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, tras mantener una conversación con el presidente de la comisión gestora, Javier Fernández y este, con otros responsables socialistas. Desde la candidatura de Patxi López, a través del senador Óscar López, se recordó lo que ocurrió hace un año. “Pablo Iglesias no escuchó al pueblo cuando votó en contra de la investidura de un presidente socialista, Pedro Sánchez”.

Si el anuncio de la moción de censura de Iglesias se interpretó en el PSOE como una forma de presión a ese partido, ahora ya no tienen duda. Una manifestación el próximo día 20 para que los ciudadanos pidan que se realice esa iniciativa que llevaría aparejada la destitución de Mariano Rajoy, no tiene otro destinatario que el PSOE, señalan fuentes de las tres candidaturas.

El responsable de dar la réplica fue el presidente extremeño. “La respuesta tiene que ser una participación masiva el próximo día 21 en la decisión de todos los socialistas sobre nuestro futuro, para defender un proyecto autónomo”, defendió Fernández Vara. No obstante, animó a Pablo Iglesias a que presente la moción y la defienda como hizo Felipe González, “al que pretende emular”, dijo. Así se sabrá “qué proyecto de país tiene Pablo Iglesias en medio de tanto cartón piedra”. En el rechazo a esta moción de censura hay unanimidad en el PSOE como lo han señalado los tres candidatos a la secretaría general, aunque Pedro Sánchez no descarta que si él es secretario general pudiera plantearla, según declaró en una entrevista en El Mundo.

La respuesta expresada por Fernández Vara ha reafirmado en el tono y en sus argumentos la dura carta que el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, había remitido al líder de Pablo Iglesias unas horas antes. Respondía así a la petición de Iglesias de una reunión para discutir la presentación de la moción de censura.

Fernández se remitió a las razones que ya le dio con anterioridad el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, para rechazar esa iniciativa: no la cree útil, solo sirve para beneficiar a Rajoy, y consigue desviar el foco de atención, en un momento en el que el PP se ve acosado por la catarata de casos de corrupción que han salido a la luz. “Si todavía no lo has entendido”, le dice Fernández a Iglesias, “no creo que lo vayas a entender”.

Reprocha el líder socialista a su interlocutor que pretenda hacer de la política un mero juego de apariencias, le recuerda que su formación tuvo ocasión hace un año de permitir que existiera un Gobierno alternativo, y que, en vez de eso, insiste en señalar las “equivocaciones” del PSOE. “Tengo la sensación de que pretendes regresar como salvador a la escena del crimen”, afirma en su carta de respuesta.

Fernández reprochó fundamentalmente a Iglesias una falta de sinceridad en sus pretensiones de lograr acuerdos, y le recordó que no había querido participar en ninguna de las peticiones de comparecencias en el Congreso de ministros y altos cargos que los socialistas han impulsado en colaboración con Ciudadanos para abordar los casos de corrupción. “Deberíamos propiciar acuerdos que exigirían una relación más fluida y más sincera entre nosotros, por bien de nuestra patria, como tú dices (o de la ciudadanía como acostumbro a decir yo)”, concluye Fernández.

Iglesias reaccionó ayer molesto al tono de la respuesta. “No es sensato por su parte responder con tanta hostilidad”, dijo en los pasillos del Congreso. Podemos niega su intención de interferir en el proceso interno del PSOE, aunque el partido sí viene interpelando directamente a los socialistas para que rectifiquen su no a la moción.

Iglesias resta importancia al rechazo general hasta la fecha de las fuerzas políticas a su propuesta —salvo Compromís, ERC y EH Bildu—, aunque dentro de la formación preocupa el riesgo de una votación en la que tuvieran a la mayor parte de la Cámara enfrente.

Podemos ataca a Fernández mientras le pide dialogar

Mientras le pide una reunión para intentar recabar el apoyo del PSOE a su propuesta de moción de censura, Podemos acusa a Javier Fernández, presidente de la gestora socialista, de formar parte de la “trama” corrupta. La imagen del presidente asturiano aparece en unos folletos de Podemos Oviedo junto a la de otros políticos y empresarios de la región, bajo el título de “Oviedo blue: la trama”, como parte de una campaña del partido de Pablo Iglesias para acompañar la llegada a la ciudad del Tramabús, el autobús propagandístico de Podemos. La formación suspendió al final esa entrada del autobús en la ciudad, que estaba prevista para ayer, por motivos “técnicos”.

El presidente de la gestora aconsejó en una carta esta semana a Pablo Iglesias que busque “una relación más fluida y más sincera” con el PSOE, en lugar de hacer “de la política un juego de apariencias”. Así se expresó Fernández en la misiva que envió al líder de Podemos, en respuesta a otra con la que Iglesias le pedía un encuentro formal.

El cruce de reproches fue mutuo, e Iglesias se quejó también del tono de la carta de Fernández. “No es sensato por su parte responder con tanta hostilidad. Estamos planteando la necesidad de sacar al partido más corrupto de Europa [en referencia al PP] de unas instituciones que está parasitando y parece que del PSOE solo recibimos insultos”, lamentó en los pasillos del Congreso.

Más información