Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El largo historial violento del ultra Herrera

El radical de ultraderecha, identificado como autor de la agresión a un hombre en Bilbao, ha pasado por la cárcel por otra paliza

Video de la agresion en Bilbao

Musculoso. Violento. Aficionado a las artes marciales. Y a los grupos radicales de ultraderecha relacionados con el Betis. Manuel Herrera Perejón, identificado por los investigadores como el autor de una agresión brutal a un hombre en la Plaza Nueva de Bilbao, es un viejo conocido de las fuerzas de seguridad. En su largo historial acumula peleas, agresiones, persecuciones y enfrentamientos con los agentes, según explican fuentes policiales, que creen que ha vuelto a Sevilla tras su ataque a un hombre en la ciudad vasca, donde el equipo andaluz se enfrentaba esa noche al Athletic.

Manuel Herrera Perejón.
Manuel Herrera Perejón.

"Tu Gabilondo, Arriba España…¿tú eres un proetarra?", le grito el jueves a su víctima; que, sentado en una terraza, leía tranquilamente. Unos insultos que precedieron a puñetazos y patadas; y que se suman a la multitud de mensajes violentos y símbolos fascistas que plagan sus redes sociales. "Hijos de puta, perder [sic] con dignidad, con honor. No merecéis esa camiseta. El primero que vea en una discoteca: humillación y tortazo en la boca", tuiteó tras una derrota del Betis. "Sigan ladrando rojos de mierda", escribió en otra ocasión.

Herrera Perejón, al que la policía vincula con el tráfico de drogas, pertenece a un grupo llamado Brutal Band. Un colectivo integrado dentro de los Supportters Gol Sur del Betis y hermanado con los Suburbios del Atlético de Madrid y con Outlaw Madrid del Real Madrid. "Hechos como estos, contrarios a los valores que preconiza el fútbol y el Real Betis, deben erradicarse de nuestro deporte", denunció el Betis en su cuenta de Twitter tras la agresión de este jueves.

Antiguo líder de los Supporters, estuvo en prisión recientemente por otra agresión —de carácter homófobo, explica la policía— en la capital hispalense. En aquella detención se resistió e hicieron falta doce agentes para reducirle, según fuentes de las fuerzas de seguridad, que destacan la extrema violencia de Herrera, aficionado al culturismo. Por este ataque pasó dos meses aproximadamente en prisión provisional, de donde salió con una orden de alejamiento de Sevilla, que se saltó. Fue entonces, precisamente, cuando se produjo un incidente con la Guardia Civil. Los agentes intentaron capturarlo por incumplir esa orden y el ultra se dio la fuga en un vehículo, con el que estuvo a punto de atropellar a un efectivo del instituto armado. También se le investiga por dedicarse supuestamente a cobrar deudas empleando la violencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información