Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey llama a afrontar el desafío europeo “sin dar pasos atrás”

Felipe VI destaca en Estrasburgo la importancia de afrontar unidos los retos globales de Europa

Felipe VI durante su intervención en la Asamblea del Consejo de Europa. Ampliar foto
Felipe VI durante su intervención en la Asamblea del Consejo de Europa. AFP

El Rey ha defendido este jueves en Estrasburgo la necesidad de afrontar, sin retroceder, los desafíos a los que está expuesto el proyecto europeo en un contexto de incertidumbre por la amenaza terrorista, los desplazamientos de refugiados, la salida del Reino Unido y las propuestas de algunas fuerzas nacionalistas que abogan buscar soluciones al margen de la Unión. Desafíos que "requieren más que nunca unidad y fortaleza de las instituciones democráticas".

En su intervención ante el Plenario de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en el marco de las conmemoraciones del 40º aniversario de la adhesión de España al Consejo de Europa, ha considerado preciso "afrontar reflexivamente pero con decisión" los restos que ensombrecen el horizonte europeo. "La respuesta no puede consistir en dar pasos atrás o volver a un pasado que llevamos tiempo intentando superar; no vendrá nunca de la mano de acortar nuestra mirada, de contraernos, sino de ofrecer respuestas globales a retos que son globales", ha defendido.   

El jefe del Estado español ha considerado que las medidas políticas al respecto "deben anclarse en los valores y principios" que sustentan los sistemas democráticos. En ese sentido, ha apuntado que los países europeos deben "permanecer unidos, reafirmando los derechos y libertades y el imperio de la ley como sustancia vital e irrenunciable de la Europa política".

Ante ese escenario, y en el marco globalizado del siglo XXI, ha postulado que Europa debe seguir siendo un referente de libertades y de integración. "Si permanecemos fieles a esos valores, Europa, como espacio de civilización, continuará siendo fuente de inspiración para otras regiones del planeta", ha expuesto, Pero ha advertido que "si por el contrario" Europa renuncia a ello, estará renunciando también a sí misma, a lo que es y a lo que la define: "A lo mejor que podemos aportar al mundo".

En una apelación a las raíces de la Unión Europea ha querido rendir tributo a sus fundadores, que impulsaron un proyecto surgido de los escombros de la II Guerra Mundial. Ha recordado que la "reconstrucción de los cimientos morales, políticos y jurídicos de Europa" se debió a "la lucidez y el tesón de una generación firmemente convencida de que el más alto sentido del humanismo y la democracia son los auténticos antídotos contra la tiranía y la dictadura, contra la opresión y la explotación de los seres humanos".

El ingreso de España en el Consejo de Europa en 1977, ha enfatizado el Rey, "supuso un respaldo muy importante" para el éxito de la transición política, y ha agradecido el papel que desempeñó la institución incentivando y acompañando aquel proceso. "Quiero dejar constancia una vez más de nuestro reconocimiento a ese apoyo activo que resultó crucial para superar las dificultades en los primeros pasos de nuestro recorrido democrático y en nuestro reencuentro con la Europa de las libertades".

España unida, el mejor activo

Felipe VI ha destacado la voluntad de España de "seguir contribuyendo a una Europa próspera e integrada" y lo ha hecho exhibiendo las garantías constitucionales en los derechos y libertades de sus ciudadanos "con independencia del territorio en el que residan". "Al tiempo", ha añadido, "que ampara las culturas y tradiciones, las lenguas e instituciones propias de las nacionalidades y regiones". "De esa manera", ha resaltado, "el autogobierno de nuestras Comunidades Autónomas, conjugado con el principio básico de igualdad de los españoles, enriquece nuestra convivencia".

Esa España "democrática y constitucional, unida, plural y moderna", ha manifestado, "es el mejor activo que podemos ofrecer para seguir contribuyendo a una Europa cada día más firme en la defensa de sus valores". Una Europa, ha considerado, que "sigue siendo una empresa ilusionante".

El Rey, que antes de su intervención ha visitado la sede del Consejo de Europa, ha mantenido un encuentro con el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y senador del PP, Pedro Agramunt, quien afronta varias peticiones de dimisión por haber viajado a Siria en un avión militar ruso para entrevistarse con Bachar el Asad sin conocimiento de la institución. También se ha reunido con el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland. En ambos encuentros el Rey ha estado acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis.

El discurso del Rey en el Plenario de la Asamblea Parlamentaria se ha producido 37 años después del que pronunció Juan Carlos I ante el mismo foro el 8 de octubre de 1979 con motivo del 30 aniversario de la fundación del Consejo de Europa.

El Consejo de Europa, que en la actualidad cuenta con 47 países miembros, fue creado por el Tratado de Londres, el 5 de mayo de 1949. La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa se reúne en Estrasburgo cuatro veces al año, en las que celebra sesiones plenarias de una semana de duración.

El 7 de octubre de 2015 el Rey compareció por primera vez en el Parlamento Europeo en una sesión solemne en la que tranquilizó a la Unión Europea respecto a la integridad de España ante el proceso soberanista iniciado por Cataluña. Esta visita se produjo tras la invitación del entonces máximo representante de la Eurocámara, Martin Schulz.

Más información