Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Domingo de despedida

A Carme Chacón

Carme Chacon
La exministra socialista de Defensa Carme Chacón. EFE

Quién que no fuera pájaro

habría descifrado tu rostro

tu verdad bajo el paje de tu pelo

tu sonrisa donde el sol, ni la verdad se ocultaban

porque eras Carme un personaje sin abismos

clara y tenue como el motivo que empujaba

esos tacones tuyos, esos pasos en el vacío edificio

del Ministerio de Defensa a medianoche

cuando te visité y te llevé una edición de El Principito

para tu niño Miguel.

 

Antes, como tantos, te vi pasar revista a las tropas

con tu embarazo hinchándote la blusa.

La curva redonda del hijo adivinándose.

Nunca nada fue tan incongruente y conmovedor

Como contemplar ese circular desafío

Frente a la contradictoria argamasa de la muerte.

Verte avanzar entre los hombres

fue pensar que habría redención para la España feroz y sin piedad

de mis ancestros.

La sola existencia de una mujer al frente de ejército

prometía tambores que conocieran la piel,

la endeble consistencia de la carne

una visión del enemigo que pudiese acomodar

la compasión.

 

Querida Carme,

Nunca supe que anduvieras con una bomba de tiempo

en el pecho,

ni que esta fuera a explotar hoy

mientras en Managua, Nicaragua,

tu amiga pensaba vivir un domingo quieto

e intrascendente

que en segundos saltó en mil pedazos.

 

Difícil perdonar que te hayas muerto

en este mundo amenazado y opaco

donde tu luz habría sido necesaria.

Pero no es hora ya para reclamos.

Valga decir

que aquí en mi soledad

yo te despido con velas y campanas

y un largo estruendoso

aplauso

 

Gioconda Belli. Poeta y activista nicaragüense.

Más información