Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diputada autonómica abandona Ciudadanos por sus cambios ideológicos

Prieto, representante andaluza, se convierte en el cargo con más rango en dejar el partido

María del Carmen Prieto ha decidido darse de baja en Ciudadanos y pasar al grupo de diputados no adscritos del Parlamento autonómico andaluz. Como ella, una decena de cargos públicos han abandonado Ciudadanos desde febrero, cuando la IV Asamblea de la formación abogó por cambiar su ideario, estrategia y estatutos. La dirección había abierto un expediente contra la parlamentaria, que es la cara visible de la corriente crítica interna de TranC'sparencia. Tras su marcha, el PSOE y Ciudadanos suman exactamente los 55 votos que marcan la mayoría absoluta en Andalucía.

Albert Rivera, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Albert Rivera, en una imagen de archivo. EFE

"Ciudadanos es un partido de bandazos,se ha derechizado y nos ha dejado abandonados a los socialdemócratas. Hay una inconsistencia ideológica profunda", ha dicho Prieto sobre los cambios de su ya expartido, que en febrero aprobó en su IV Asamblea un viraje ideológico (del socialismo democrático al liberalismo progresista) y estatutario (limitando las primarias). "Entré en este partido porque había dos corrientes que convergían: la liberal y la socialdemócrata", ha recordado en conversación con EL PAÍS. "Cuando me dicen que somos solo liberales yo digo que no entré en un partido que solo era liberal, sino que estaba en la transversalidad. Ahora, después de la IV Asamblea no somos socialdemócratas, somos solo liberales. Y yo no soy liberal. No lo entiendo".

La diputada, que este lunes registrará su petición de pasar al grupo de no adscritos, llevaba meses enzarzada en un cruce de acusaciones públicas con Juan Marín, el líder autonómico de Ciudadanos. Prieto argumentaba que el partido le había quitado responsabilidades por su adscripción a la corriente crítica de TranC'sparencia. "No merece la pena vivir en este ambiente tan tóxico", ha dicho ahora que la formación le ha suspendido de militancia y le ha acusado de haber roto la Ley de protección de datos al elaborar una base con información de contacto de afiliados, lo que ella niega.

"Somos ocho diputados desde hace mucho tiempo y simplemente no cambiará absolutamente nada en cuanto al funcionamiento del grupo ni del equipo", ha valorado Marín sobre la reducción de su grupo parlamentario, lo que estrecha el margen de acción del PSOE de Susana Díaz, que apoya su Gobierno en esos escaños. "En este proyecto hay que creer", ha seguido en conversación con este diario. "No se puede estar si no crees de verdad lo que estamos haciendo. Quien está por otro interés termina desvelándose y busca otros compañeros de viaje".

Cuando Prieto confirme en el registro su pase al grupo de no adscritos, Ciudadanos le pedirá su acta. La formación argumentará que la diputada firmó una carta ética cuando se alistó como candidata en la que se comprometía a devolver el acta en el caso de que dejara de defender las siglas naranjas.

"Se solicitará que entregue el acta de diputada puesto que fue elegida bajo las siglas de Ciudadanos", han explicado desde la dirección nacional del partido.

“Que me lo echen en cara", ha retado la diputada. "¿Me dicen que devuelva el acta ahora después de haberla firmado con un programa y un ideario que no tiene que ver con lo que es Ciudadanos ahora?", se ha preguntado. "Que no me tomen el pelo. Yo trabajo para el ciudadano".

El caso de Carolina Punset

El cambio ideológico de Ciudadanos ha provocado también la contestación de algunas de sus caras más visibles. Así, la eurodiputada Carolina Punset, que acusó a Rivera de "derechizar" el partido y convertirlo "en la marca blanca del PP" valora ahora apoyar explícitamente y en público el proyecto de Ahora Plataforma.

La iniciativa, que ya ha sido respaldada por intelectuales como Fernando Savater, Andrés Trapiello, Félix Ovejero o Félix de Azúa, tiene como abanderado a Gorka Maneiro, exportavoz nacional de UPyD y exdiputado de este partido en el Parlamento vasco. La plataforma aboga por ocupar el espacio de centro izquierda con una apuesta inequívocamente antinacionalista. Hasta ahora, ha atraído a políticos e intelectuales que tienen una cosa en común: en el pasado ya demostraron su cercanía con Ciudadanos o UPyD, partidos a los que precisamente ha pertenecido Punset.

La eurodiputada dimitió en octubre de la Ejecutiva de Rivera, criticando su falta de dureza con el nacionalismo, y estudia participar en un acto de Ahora Plataforma a finales de semana, así como firmar el manifiesto del proyecto, según fuentes de su entorno. EL PAÍS contactó tanto con Punset como con Maneiro para conocer su versión, sin obtener ninguna respuesta.