_
_
_
_

“Mi hijo me contó que le hicieron firmar un pacto de silencio”

Declaración judicial del padre del sargento que sobrevivió a un accidente de helicóptero pero murió en otro

Miguel González
Jhonander Ojeda Alemán, sargento de Ejército del Aire, en una foto que publicó en Facebook.
Jhonander Ojeda Alemán, sargento de Ejército del Aire, en una foto que publicó en Facebook.

“Le preguntó a su hijo qué había pasado, respondiéndole que el general le había hecho firmar un documento que era como un pacto de silencio, motivo por el que estaba asustado, y que le había hecho firmar que no había visto ni oído nada y que [...] le había hecho hincapié en que no tenía que contar nada de lo sucedido a la prensa. [...] En su opinión, el general intimidó a su hijo, ya que regresó llorando”.

Más información
El trágico destino del sargento Ojeda
Desaparecidos en el Atlántico

El 20 de marzo de 2014, Francisco Ojeda era un hombre afortunado. En la base de Gando (Gran Canaria) pudo abrazar a su hijo, el sargento Jhonander Ojeda, único superviviente del accidente sufrido el día anterior por un helicóptero Superpuma del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) en el que perecieron cuatro militares. Así que Francisco no se preocupó demasiado por el papel que firmó su hijo ni tampoco por la investigación que abrió el Juzgado Togado Militar Territorial 52 para dilucidar las causas del siniestro.

La suerte de Francisco se torció año y medio después. El 22 de octubre de 2015, otro Superpuma del Ejército del Aire cae al mar a 40 millas del Sahara. Uno de sus tres tripulantes es Jhonander. En las primeras horas de confusión Defensa los da por rescatados y celebra el milagro del sargento que ha esquivado por dos veces a la muerte. La euforia se esfuma cuando son localizados los cadáveres.

El pasado 23 de enero, Francisco declaró como testigo ante el juez que investiga el primer accidente, aquel al que sobrevivió su hijo, y su testimonio revolucionó una causa que parecía abocada al archivo bajo el peso de la versión oficial: que el Superpuma se estrelló por un fallo de los pilotos, que se desorientaron en un arriesgado ejercicio nocturno al fallar la bengala que debía iluminarles.

¿Por qué no habló antes?, se le inquirió en el juzgado. “Mi hijo no quería que prestase declaración, pero transcurrido el tiempo y habida cuenta de lo sucedido en el Yakolev [el siniesto en el que murieron 62 militares] considera su obligación decir la verdad de lo sucedido”, refleja el acta judicial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

La verdad, según le contó Jhonander a su padre, es que, aunque falló una bengala y durante cuatro minutos se quedaron a oscuras, él no creía que ese fuera el motivo del accidente. Lo que sucedió es que, cuando ya se alejaban del barco sobre el que debían realizar el ejercicio, “se escuchó un fuerte golpe o estruendo, ante lo cual observó cómo el capitán Dani Pena [que estaba en la parte trasera del aparato] se levantó para ir a la cabina e intentar hacerse con los mandos del helicóptero, sin conseguirlo, porque ya estaba cayendo en picado y, encontrándose a baja altura, entró el agua por la cabina y volcó el helicóptero, saliendo desplazado hacia atrás su hijo y, quedando una cámara de aire por encima de él, nadando se dirigió al ojo de buey y tras romperlo salió” del Superpuma. Para su hijo, mecánico de helicópteros, la causa del siniestro fue la rotura de la transmisión o del rotor de cola, que hizo que el aparato se precipitara al mar “en un minuto escaso”.

¿Por qué Jhonander negó haber oído nada extraño cuando compareció en el juzgado militar, el 23 de marzo de 2015? Según la versión de su padre, “su hijo le comentó que el general le había dicho que siempre mantuviera la versión pactada, no solo ante la prensa: que no había visto ni oído nada y que, cuando se dio cuenta, ya estaba en el agua”.

Unos 15 días después del accidente, Francisco Ojeda se reunió con el general y este le indicó, según su versión, que “como padre tenía que recalcarle a Jhonander que tenía que mantenerse en lo pactado [...] En su opinión, su hijo tenía miedo de que si no decía lo que le había indicado el general podría tener problemas en su carrera militar y podía impedir que volviese a volar”.

El documento

 El general al que alude el padre de Jhonander es Javier Salto, entonces jefe del Mando Aéreo de Canarias y ahora director del Gabinete Técnico de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. A raíz de la declaración de Francisco, el juez ha interrogado como testigo a Salto, quien ha respondido por escrito, un privilegio que los generales mantienen en la jurisdicción militar. “Ese documento no existe, yo al menos no lo conozco y desde luego no se lo hice firmar”, ha explicado Salto a EL PAÍS.

Pero el documento sí debe existir, aunque no fuera él quien se lo hiciera firmar, ya que Jhonander confirmó su existencia en la declaración que prestó ante el juez. “No fue el general Salto el que personalmente le puso a la firma [pero] sí es cierto que firmó un documento que en síntesis decía que cualquier declaración sobre lo sucedido tenía que atenerse a lo recogido en el citado documento”, contestó el sargento a preguntas de uno de los abogados de las familias de los otros fallecidos. La conclusión que dijo haber sacado de la lectura del mismo es que “no tenía que hablar con nadie de lo sucedido salvo ante la CITAAM [comisión de investigación de accidentes aéreos] y ante el juez”.

No se sabe qué explicó Jhonander ante la CITAAM, ya que sorprendentemente esta no levantó acta de su declaración, ni qué decía exactamente el documento que firmó, ya que nadie lo ha encontrado. Hallarlo es una de las tareas pendientes de la investigación. Otra será recuperar el rotor de cola del helicóptero, aún en el fondo del mar, e intentar comprobar si algo se rompió con estruendo un minuto antes del siniestro, como Francisco asegura que le contó su hijo antes de morir.

Una avería en el segundo siniestro

Aunque no se conocen oficialmente las causas, todos los expertos coinciden en que fue un fallo de material el que causó el segundo accidente de un Superpuma del Ejército del Aire, en el que perdió la vida el sargento Jhonander Ojeda,el 22 de octubre de 2015. A diferencia del primer siniestro el helicóptero no realizaba un arriesgado ejercicio, sino un vuelo diurno de tránsito de Senegal a Canarias, en condiciones meteorológicas favorables, cuando se precipitó al mar tan bruscamente que la tripulación murió en el impacto

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_