Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosario Porto, ingresada de urgencia en el hospital por una ingesta masiva de pastillas

La madre de Asunta había hecho acopio de antidepresivos en la cárcel durante la celebración del juicio

Los padres de Asunta, durante la vista de su recurso en el Superior de Galicia.

Rosario Porto, la madre de Asunta Basterra, condenada junto a su marido a 18 años de cárcel por el asesinato de la niña, ha ingresado este viernes en el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) tras haber ingerido una gran cantidad de pastillas. La mujer iba a ser trasladada en los próximos días a la cárcel de A Lama (Pontevedra). De momento, está en la UCI, aunque, según fuentes hospitalarias, su vida no corre peligro

Porto fue trasladada de urgencia desde la prisión de Teixeiro (A Coruña), en la que cumple condena, hasta el centro hospitalario en donde está siendo tratada. La madre de Asunta había hecho ya acopio de pastillas durante su estancia en la cárcel antes de la celebración del juicio por el que fue condenada junto con su marido, motivo por el que se le abrió entonces un parte interno.

Según fuentes penitenciarias, Porto había sido advertida de que este viernes sería trasladada a la prisión pontevedresa de A Lama, un procedimiento habitual en casos de condenas firmes. Según las mismas fuentes, no es la primera ocasión en que la presa reacciona de esta forma al recibir "una noticia que no le gusta", informa Europa Press. En este caso, la ingesta de pastillas ha coincidido con la hora del recuento de presos, en torno a las 8 de la mañana. Los funcionarios la encontraron sin conocimiento en su celda, por lo que entienden que más que un intento de quitarse la vida quiso "llamar la atención".

Aunque descartando también el intento de suicidio, Instituciones Penitenciarias ha atribuido el estado de semiinconsciencia en que fue encontrada Porto a una "mala reacción" del tratamiento médico. El organismo penitenciario sostiene que tras ser atendida por los médicos de la cárcel, fue trasladada al hospital "sin ningún riesgo vital" y se encuentra "en observación". Fuentes médicas consultadas por EL PAÍS sostienen, no obstante, que si bien su vida no corre peligro, permanece ingresada en la UCI.

El psiquiatra que la atendía, Luis Ferrer, aseguró que para hacer frente al “cuadro depresivo” que tenía Porto en el momento del juicio con "tres duelos en menos de dos años" (el de sus padres, además del de su hija Asunta), así como al fin de su matrimonio con Basterra y al romance que acaba de reanudar con un empresario y que se corta con su ingreso en la cárcel, le había pautado la dosis más alta para sus condiciones físicas de un antidepresivo que reforzó con otro diferente.

El psiquiatra aseguró que le había indicado entonces que, dependiendo del grado de angustia que sintiera, ella misma decidiese si tomar o no tres comprimidos de un ansiolítico suave, Bromazepam".

Ferrer retrató en el juicio a una mujer depresiva y llena de "tristeza, angustia vital, desesperanza, inhibición y perplejidad".

Llamados por la defensa de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, que pretendía probar al jurado que era posible que no hubiese contado a los investigadores lo que pasó la tarde en la que fue aesinada su hija, porque no lo recordaba, tres psiquiatras describieron su historial clínico. Aseguraron que, "sin la menor duda", sufría un "cuadro depresivo mayor recidivante", que había ido yendo y viniendo a lo largo de su vida, desde los 21 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información