Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sistema de elección de la dirección de Podemos en Vistalegre 2 benefició a Iglesias

Las fórmulas de Errejón y de los Anticapitalistas hubieran otorgado menos consejeros a la lista del líder

Íñigo Errejón y el líder de Podemos, Pablo Iglesias.
Íñigo Errejón y el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

La victoria de Pablo Iglesias en el congreso de Vistalegre 2 fue rotunda, pero el líder cuenta con mayoría absoluta en el órgano de dirección de Podemos gracias a su sistema de elección, el llamado Desborda, que se impuso en consulta a las bases al propuesto por Íñigo Errejón y Anticapitalistas. El método de Iglesias favorece a la lista más votada (la suya) e infrarrepresenta a la minoría (Anticapitalistas). Con los mismos resultados del congreso, Iglesias habría perdido la mayoría en el consejo ciudadano tanto si se hubiera aplicado el sistema de Errejón como el de Anticapitalistas, más proporcionales.

Pablo Iglesias controla el 60% del nuevo órgano de dirección de Podemos, el Consejo Ciudadano Estatal, con 37 consejeros de los 62 totales, por los 23 de Íñigo Errejón y los 2 de Anticapitalistas. Se trata de una mayoría holgada y determinante para asegurarse el control de la formación, que sin embargo podría haber perdido con los mismos resultados si no se hubiera aplicado su sistema de elección, el llamado Desborda. De haberse impuesto en la consulta a las bases uno de los otros dos sistemas en liza, el de Errejón o el de los anticapitalistas, Iglesias estaría obligado a pactar con las otras dos corrientes para sacar adelante sus decisiones. Ahora no lo necesita.

El Desborda, ideado por el secretario de Organización, Pablo Echenique, del equipo de Iglesias, toma su nombre del sistema Borda, ideado por el matemático francés Jean-Charles de Borda en 1770, con dos correcciones desarrolladas por el dirigente de Podemos. Según el método de Echenique, las listas a la dirección son abiertas (se puede votar a candidatos de una u otra lista a la vez) con una longitud mínima 20 candidatos y máxima de 62. Cada persona con derecho a voto puede marcar hasta 62 candidatos de forma ordenada y preferencial. Pero la puntuación no va desde 62 hasta 1 —que sería lo estándar en un recuento Borda—, sino empezando en 80. El primer seleccionado por un votante obtiene 80 puntos, el segundo 79, el tercero 78... y así sucesivamente.

El método de Echenique introduce así un sesgo en favor de la lista mayoritaria (en este caso, la de Iglesias). El secretario de Organización incluyó una segunda corrección en el sistema original del matemático francés para garantizar la representación de las minorías, al establecer que cualquier lista con más de un 5% de los puntos agregados tenía derecho a al menos dos escaños en el consejo.

Los resultados de Vistalegre 2 y su comparativa con los otros dos métodos (y el original Borda) demuestran que el sistema de Echenique ha favorecido a la lista de Iglesias –y algo también a la de Errejón- y ha perjudicado a Anticapitalistas. Pero, sobre todo, le ha asegurado su mayoría absoluta en el consejo.

Con el 50, 5% de los puntos, Iglesias ha logrado el 59,6% de los puestos en el consejo, 37. El líder gana con el Desborda seis consejeros más de los que habría obtenido en caso de aplicarse el sistema de Errejón, y siete más que con el sistema de Anticapitalistas.

La corriente de Miguel Urbán obtuvo a cambio el 13% de los puntos y ha logrado solo el 3% de los representantes, apenas dos. Los anticapitalistas son los más lastrados por el método de Echenique. Con el sistema propuesto por Errejón habrían aumentado su representación a nueve consejeros, y hasta 10 en caso de aplicar el suyo. Ambos son más proporcionales que el Desborda de Echenique.

Errejón también recibe con el Desborda una ligera prima, porque con el 33,6% de los puntos obtiene el 37% de los consejeros (23), y en caso de haberse aplicado uno de los otros dos sistemas habría perdido asientos en el consejo (se dejaría dos consejeros, hasta 21). Pero el número dos habría conseguido con cualquier otro sistema, a cambio, que Iglesias perdiera la mayoría absoluta en el consejo. Con el suyo, se habría producido un empate en el órgano de dirección entre el líder y el resto, y con el de Anticapitalistas el secretario general se encontraría en minoría, lo que incluso le habría obligado a dimitir, según se comprometió durante la campaña. Pero las bases de Podemos eligieron el sistema del líder en una consulta en diciembre con un ajustado resultado (Iglesias obtuvo el 41% de los votos, por el 39% de Errejón y el 10% de Anticapitalistas), lo que ha permitido ahora a Iglesias hacerse con una cómoda mayoría en la dirección de Podemos.

Más información