Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

España, frente al enigma de Trump

Los partidos dialogan sobre cómo adaptar la política exterior al nuevo presidente de EEUU

Donald Trump, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Donald Trump, en una imagen de archivo. AP

¿Qué hacer frente a Donald Trump? ¿Debe España levantar la voz en favor de México o en protesta porque el español haya desaparecido de la web de la Casa Blanca? ¿Hay que revisar el protocolo que rige las bases de Rota y Morón ahora que las tropas estadounidenses tienen un nuevo Comandante en Jefe? ¿Es aconsejable que España se arriesgue a quejarse por el viraje proteccionista y aislacionista de la política exterior de EEUU cuando aún colea la polémica porque José Luis Rodríguez Zapatero no se levantara al paso de la bandera estadounidense en el desfile del 12 de octubre de 2003?

Los primeros días en la Casa Blanca del nuevo presidente estadounidense han encendido todas las alarmas en los principales partidos españoles, que le han trasladado al Gobierno propuestas para reconducir la relación entre España y EEUU a través de distintos contactos con Alfonso Dastis, ministro de Exteriores. El PSOE quiere que el Ejecutivo convoque urgentemente una cumbre iberoamericana y que pida al presidente del Consejo europeo que convoque una cumbre extraordinaria para articular una posición europea común. Podemos insta al Gobierno a auditar y revisar el protocolo de las base de Morón en España. Y Ciudadanos aspira a que Mariano Rajoy impulse la negociación del tratado comercial entre la UE y Mercorsur frente al proteccionismo de Trump. Frente a todas esas iniciativas planteadas por la oposición en el Congreso, entre las que se incluye una pregunta específica de los socialistas al titular de Exteriores en la próxima sesión de control, el Gobierno apuesta por la "prudencia". Ese es el mejor resumen de la distancia que separa a las cuatro principales formaciones a la hora de enfrentarse a las consecuencias de la llegada de Trump.

El mundo debe defender a México de la infamia de Trump”, dijo el viernes Eduardo Madina, responsable del proyecto político para el Congreso del PSOE, que pidió un “posicionamiento de defensa de la dignidad”.

 “Aplicaría tres ideas fundamentales”, coincide Ricardo Cortes, portavoz de política exterior de la gestora del PSOE. “Primera, respeto, porque EEUU es un aliado estratégico”, enumera. “Segundo, hay que ser firmes, porque nuestros valores son los de la mayoría y debemos defenderlos juntos”, prosigue. “Y tercero, inteligencia: hay que ver las formas para intentar explicarle a Trump, cuando se trabaje con él, la dimensión de determinadas iniciativas que pueda empezar a tomar, o establecer las alianzas con nuestros aliados europeos. Por eso es fundamental ahora mismo una Europa más fuerte”, añade.

EEUU ha dejado pistas claras de que España no es un socio prioritario para Trump. El nuevo presidente no llamó a Mariano Rajoy hasta un mes después de su elección, cuando ya había hablado con más de 40 líderes de todo el mundo. Para encauzar la situación, Rajoy tiene previsto nombrar a Pedro Morenés como nuevo embajador en Washington. El exministro de defensa se enfrentará a un reto de altura: dialogar con el equipo de un presidente que ha roto todos los moldes con sus propuestas y su victoria.

Pablo Bustinduy. ampliar foto
Pablo Bustinduy. EFE

 “El Gobierno debería expresar alto y claro que no vamos a tolerar según qué derivas y que eso hará que se resienta la relación bilateral”, coincide Pablo Bustinduy, de Podemos. "El Gobierno pagará un precio altísimo por mantenerse de perfil y sin decir nada frente a la incertidumbre y las presiones que están sufriendo los países de América Latina por la agenda racista y agresiva de Trump contra ellos", sigue en referencia a la tensión entre EEUU y México. "Nuestro país, que tiene un convenio de colaboración militar especial con EEUU, con fuerzas de intervención en España, en bases que ahora están comandadas por un señor que en el mejor de los casos es impredecible y que en el peor tiene derivas autoritarias, machistas y xenófobas", añade. “Es una cuestión que afecta a la seguridad nacional”. Y subraya: “Eso debe estar en la conversación sobre la reorientación de las relaciones bilaterales con la presidencia Trump”. Podemos, de hecho, ha registrado una propuesta para que el Congreso inste al Ejecutivo a “auditar y revisar el convenio de defensa con EEUU y el protocolo que convierte en permanente la presencia en Morón de la fuerza estadounidense de acción rápida en África”.

España, frente al enigma de Trump

Ciudadanos, por su parte, se plantea registrar una iniciativa para que la Cámara Baja impulse al Gobierno a que defienda que la UE acelere en su alianza con Mercosur frente al proteccionismo de Trump. “En esa posición proteccionista de esta nueva administración habrá una cierta tendencia a olvidarse de la negociación y del comercio con sus vecinos del sur”, recuerda el diputado Fernando Maura, que también le ha pedido a Dastis que emplee el Instituto Cervantes para defender y expandir el español en Estados Unidos. “Tenemos algunos intereses compartidos, como las bases”, razona. “Eso nos tiene que situar siempre en una perspectiva de llegar a acuerdos, pero por supuesto desde un punto de vista de exigencia”. Y añade: "Nuestra solidaridad con México debe quedar clara. El desarrollo de los acontecimientos nos indicará de qué manera poner en evidencia esa solidaridad. No están en juego solo los intereses, sino también los valores de Europa y los de España".

Mientras, Trump aplica su programa con rapidez. En sus primeros días al frente de EEUU, ha insistido en la construcción del muro con México; ha retirado a EEUU del acuerdo comercial con once países de la cuenca del Pacífico impulsado por Barack Obama; ha anunciado que renegociará el tratado de libre comercio con México y Canadá (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés); ha prohibido financiar el aborto en el extranjero; ha defendido la utilidad de la tortura contra sospechosos de yihadismo; ha prohibido la entrada en EEUU de los ciudadanos de siete países musulmanes; y ha permitido un cambio que afecta especialmente a España: por ahora no hay contenidos en español en la web de la Casa Blanca.

Las propuestas de las formaciones

  • PSOE. El principal partido de la oposición insta al Gobierno a que logre la convocatoria de una cumbre iberoamericana para defender los intereses de México frente a EEUU y de una cumbre europea para consensuar una posición continental común. Además, el miércoles pedirá a Alfonso Dastis, ministro de Exteriores, que especifique su plan de acción en la sesión de control del Congreso de los diputados.
  • Podemos. Quiere “auditar y revisar el convenio de defensa con EEUU y el protocolo que convierte en permanente la presencia en Morón de la fuerza estadounidense de acción rápida en África”, según una iniciativa registrada en la Cámara Baja. También pide al Ejecutivo que traslade a EEUU el compromiso de España con la implementación de los acuerdos de París sobre el cambio climático —Trump estudia que EEUU se retire del pacto, lo que en principio no podría hacer hasta 2019— y los Objetivos de desarrollo sostenible.
  • Ciudadanos. El partido de Albert Rivera le ha trasladado al Gobierno la importancia de que aproveche la red de los Institutos Cervantes para defender la lengua y culturas españolas en los Estados Unidos. También le propone que acelere en Europa la firma de un acuerdo comercial con Mercosur para aprovechar el proteccionismo de Trump.