Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se propone vencer al “populismo destructivo”

Ferraz reconoce las "heridas profundas" que causó la abstención a Rajoy y "ha dañado gravemente" la unidad interna

Los socialistas Javier Fernández y Mario Jiménez.

El PSOE está en una situación precaria, tanto internamente por su división como por el desapego electoral que le han mostrado los ciudadanos en sucesivas elecciones. Esta es la realidad descarnada de la que parte la gestora de este partido en el documento que servirá de base para la ponencia que se discutirá en su congreso de junio. Los socialistas quieren renovar su proyecto y construir una alternativa de gobierno que venza “al inmovilismo” de la derecha y “al populismo destructivo”, en referencia a Podemos.

La comisión gestora del PSOE, encargada de conducir al partido hasta las primarias de mayo y el congreso de junio, ha decidido llenar estos meses con la elaboración de nuevas políticas. El marco lo ha presentado este jueves su portavoz, Mario Jiménez, en un documento de 13 folios elaborado por el primer equipo de discusión que se creó poco después de constituirse la gestora. Estas Bases políticas para la ponencia-marco serán el punto de partida hacia el texto que coordinarán Eduardo Madina, en su parte política, y José Carlos Díez en la económica, con la participación de varias decenas de expertos de dentro y fuera del partido, aunque la última palabra la tendrán los militantes con sus enmiendas y, finalmente, el comité federal. Estas precisiones que hizo Jiménez se antojan necesarias dada la susceptibilidad que existe en los sectores críticos del PSOE respecto a los pasos y decisiones de esta dirección provisional.

En el documento se afirma que “los vetos” de Podemos y de Ciudadanos llevaron a una situación de bloqueo. “El Partido Socialista asumió en solitario el desbloqueo institucional de nuestra democracia. Lo hizo para evitar la amenaza de unas terceras elecciones que no solo no hubieran evitado un Gobierno del PP sino que, con toda seguridad, lo habrían reforzado”, se lee en el texto.

“Todo ello se produjo tras un intenso debate dentro de nuestro partido, donde aparecieron heridas profundas que han dañado gravemente nuestra unidad interna”, se reconoce sin ambages. Ese debate llevó a la dimisión del secretario general, Pedro Sánchez, por lo que los socialistas son conscientes de que la abstención para que hubiera Gobierno ha llevado consigo una ruptura interna de enormes proporciones.

Con todo, tanto España como el PSOE están en una encrucijada “que requiere innovar el proyecto político y abrir una profunda reflexión sobre el modelo de partido”, señala el documento. A la espera de lo que hagan los equipos de trabajo, este documento inicial propone retos de enorme envergadura como pensar en propuestas reformistas desde la socialdemocracia con la modernización de la economía pero siendo capaces de incorporar a los que la internacionalización ha dejado atrás.

Una sociedad justa en una democracia fuerte, son las ideas fuerza del proyecto socialdemócrata del PSOE que les aleja de la “involución conservadora” en términos de cohesión social y de las “propuestas populistas que tratan de debilitar los sistemas políticos”, añaden. Para ello, además de conseguir empleos que permitan “un proyecto de vida”, junto a un Estado de bienestar moderno, una continua lucha por la igualdad de género y tolerancia cero contra la corrupción, se cita la aspiración de los ciudadanos de participación y transparencia.

La salida a la crisis y la alternativa que quiere dar el PSOE se funde con las propuestas que se ofrezcan para toda Europa aunque España tiene asuntos propios como “el problema de convivencia territorial”. La solución exige comenzar por aquello que más se ha dañado: “La convivencia entre ciudadanos con distintos sentimientos identitarios”, señala el documento. “España ha hecho de Cataluña una sociedad mejor, en la misma medida que Cataluña ha enriquecido al conjunto del país”, continúa. Los autores se miran en la Declaración de Granada de 2013 en la que el PSOE apostó por desembocar en un Estado federal.

El estrépito con el que se desenvuelve la crisis interna del PSOE por el liderazgo no se oculta en este documento a referirse al modelo organizativo del partido. Habrá cambios, a propuesta de la propia gestora, que irán al comité federal y al escrutinio de los militantes. Este apartado no se deja en manos de los equipos de dentro y fuera del partido que debatirán sobre política y economía. De fondo estará el derecho de los militantes a tomar las decisiones que incumben a su partido de manera directa junto o frente a los órganos representativos. Desde 2014 se elige de forma directa al secretario general, con un modelo propio del presidencialismo, en tanto que las estructuras intermedias son propias de sistemas parlamentarios. Por último, las agrupaciones locales responden a modelos asamblearios. “Tenemos el reto de que estas tres ideas de democracia puedan convivir sin choque de legitimidades”. Ese será otro de los debates relevantes y nada fácil de los socialistas en su proceso congresual.

La gestora sugiere en un escrito los candidatos al Constitucional

El PSOE envió el miércoles a sus grupos en los Parlamentos autónomos los nombres del ex fiscal general del Estado y actual magistrado del Tribunal Supremo, Cándido Conde Pumpido, y el de la doctora en Derecho y miembro del Consejo Consultivo de Andalucía, María Luisa Balaguer, como candidatos para la renovación del Tribunal Constitucional.

La comunicación se produjo mediante un e-mail: “Estimados compañeros, por indicación de María Jesús Serrano [responsable de Política Autonómica de la gestora], os remitimos la documentación, currículum y escrito de aceptación relacionada con la propuesta de candidatos al Tribunal Constitucional”, señala.

Así, Serrano hacía llegar a los grupos autonómicos, que han de elegir a los candidatos que luego designará el Senado, los nombres de Conde Pumpido y de Balaguer, ya propuesta por el Parlamento andaluz.

La citada comunicación, interpretada por algunos de los destinatarios como una “indicación” o como una “sugerencia”, según Europa Press, ha llegado tarde en algunos casos ya que, al menos, cuatro Parlamentos regionales han elegido ya a sus candidatos.

La noticia del veto del PSOE a uno de los magistrados con posibilidad de presidir el tribunal, Andrés Ollero, y el acuerdo para la renovación del resto de miembros, generó malestar entre los magistrados que consideran el pacto como una intromisión política en una decisión, la de elegir presidente, que han de votar los propios miembros del Constitucional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información