Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las pioneras de la política española siguen luchando por la igualdad

El PSOE solicita en el Congreso que se recuerde a Campoamor, impulsora del voto femenino, porque "los derechos solo se mantienen si se defienden"

Marta Martín (Ciudadanos), Sofia Castañón (Podemos), Ángeles Álvarez (PSOE) y Marta González (PP) Ampliar foto
Marta Martín (Ciudadanos), Sofia Castañón (Podemos), Ángeles Álvarez (PSOE) y Marta González (PP)

"¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? (...) ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer?".

Esa retahíla de preguntas de Clara Campoamor convenció a los diputados para aprobar el sufragio femenino. Ocurrió el 1 de octubre de 1931. Casi 100 años después, apenas hay huellas de la parlamentaria en la Cámara Baja. La sala bautizada con su nombre está en una entreplanta. Su busto aguarda en una parte del Congreso que no está abierta al público. Y su nombre no se menciona en las visitas guiadas. El PSOE acaba de registrar una proposición no de ley en la que pide “el reconocimiento y visibilización de las parlamentarias que tuvieron un papel relevante en nuestra democracia”. Y subraya: “Los derechos solo permanecen si se defienden (...) Reconocer, difundir, recordar, recuperar y visibilizar a las mujeres y su historia supone abrir brecha en la organización social basada en un concepto patriarcal que excluye a las mujeres”.

En la España de la violencia machista, la lucha por la igualdad se conjuga en presente. Al contrario que en el Reino Unido o en Alemania, no ha habido nunca una mujer al frente del país. Las elecciones generales del 20-D y del 26-J se cerraron sin que tan siquiera hubiera candidatas en los partidos con representación parlamentaria, al contrario de lo que sí ocurrió en 2011 —Rosa Díez por UPyD—. Solo el 39% de los actuales diputados son mujeres, y estas no llegan a ser el 50% de ninguno de los principales partidos, según el Instituto de la mujer.

“Queda mucho por hacer para conseguir la igualdad real y efectiva”, argumentan los diputados socialistas firmantes, que piden que el Congreso organice una exposición permanente sobre lo que supuso la conquista del voto femenino; que los guías mencionen los logros de políticas como Campoamor, Matilde de la Torre, María Lejárraga o Veneranda García Blanco durante las visitas que se organizan a la Cámara; y que se ponga de manifiesto el “imprescindible valor de la participación de las mujeres en el sistema democrático”.

EL PAÍS ha pedido a representantes de los cuatro principales partidos que reflexionen sobre el papel de aquellas pioneras y la participación de las mujeres en la política española.

Casi cien años después de aquella intervención clave de Clara Campoamor, ¿está España lista para que una mujer presida el país?

MARTA GONZÁLEZ | PARTIDO POPULAR

“Los partidos están preparados para una candidata a la presidencia"

Las pioneras de la política española siguen luchando por la igualdad

1. ¿Por qué es necesario reivindicar en el siglo XXI el papel político que jugaron en la historia mujeres como Clara Campoamor?

Su papel es absolutamente imprescindible y es un personaje relativamente poco conocido. Todas las mujeres y la democracia le deben muchísimo. Luchó ella sola, contra viento y marea, contra su propio partido. Cualquier homenaje a Campoamor es absolutamente fundamental.

2. Los partidos van a negociar un pacto nacional por la educación. ¿Debería incluirse en los programas lectivos la reivindicación del papel político de las mujeres en España?

El sufragio para las mujeres, a nivel no solamente español, sino occidental, está recogido ya en los planes de estudio. ¿Que se pueda incidir más? Es posible que se pueda incorporar al pacto educativo.

3. ¿Por qué los países anglosajones recuerdan y honran a las mujeres sufragistas que lucharon por el voto femenino y en España apenas se recuerda a las que pelearon por lo mismo?

En España no existió ese fenómeno. Clara Campoamor tiene un doble valor, porque luchó ella sola. No existía ningún movimiento elitista como en Estados Unidos o el Reino Unido. 

4. La propuesta explicita que para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres es preciso conocer y recordar el pasado. ¿Se ha conseguido o no ya esa igualdad entre hombres y mujeres?

En la sociedad española siguen existiendo claras desigualdades y discriminaciones por razón de género, y no hay más que recordar la violencia de género como la manifestación más clara de esa desigualdad. Nos golpea día a día y nos recuerda que existen todavía muchas cosas por hacer. 

5. ¿Está España preparada para una presidenta?

Por supuesto. Absolutamente. Tenemos ejemplos innumerables de mujeres alcaldesas, mujeres presidentas de Comunidades Autónomas... no se da en este momento la circunstancias de que haya ninguna mujer líder de los grandes partidos pero eso no quiere decir que no esté preparada la sociedad española para ello. Está igualmente preparada que Alemania o Reino Unido.

6. ¿Y los partidos para proponer a esa candidata?

Las organizaciones, en su estructura, suelen ser conservadoras. Tienden a no modificar los parámetros habituales. Creo sinceramente que los partidos están perfectamente preparados: nosotros tenemos una secretaria general, una vicepresidenta del Gobierno, un número importante de ministras en ámbitos que habían sido tradicionalmente ocupados por hombres, que es uno de los grandes desafíos de la política, que áreas tradicionalmente masculinas sean ocupadas por mujeres, y viceversa. Y puede ocurrir que en el verano tengamos una líder mujer del PSOE.

ÁNGELES ÁLVAREZ | PSOE

“Somos la generación más preparada y tenemos los mismos obstáculos que nuestras madres"

Las pioneras de la política española siguen luchando por la igualdad

1. ¿Por qué es necesario reivindicar en el siglo XXI el papel político que jugaron en la historia mujeres como Clara Campoamor?

Porque el Congreso es el paradigma del olvido de la memoria de la aportación de las mujeres a la política de este país. No puede ser que el Congreso no tenga un espacio relevante para Clara Campoamor, que a los cientos de colegios que pasan al año por ahí no se les mencione ni una sola vez que en ese hemiciclo estuvo una mujer que consiguió que las mujeres accedieran a la democracia como personas con todos los derechos. Tenemos a cientos de padres de la patria diseminados por todos el edificio y no tenemos a ninguna mujer. 

2. Los partidos van a negociar un pacto nacional por la educación. ¿Debería incluirse en los programas lectivos la reivindicación del papel político de las mujeres en España?

El PSOE ha tenido una preocupación permanente por hacer que los contenidos curriculares incluyan las aportaciones de las mujeres a cualquier aspecto de la vida. Para nosotros no es nuevo. Nos preocupa el desmantelamiento que ha venido haciendo el PP del sistema coeducativo.

3. ¿Por qué los países anglosajones honran a las mujeres sufragistas que lucharon por el voto femenino y en España apenas se las recuerda?

Hay algunos partidos en España que no apuestan por esto y otros que han hecho apuestas. Nosotros hemos denunciado la eliminación de las subvenciones a las universidades para los estudios de igualdad de género. Es una barbaridad. Hablamos de que el Estado deje de apoyar una política estratégica para la igualdad en este país.

4. La propuesta explicita que para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres es preciso conocer y recordar el pasado. ¿Se ha conseguido o no ya esa igualdad entre hombres y mujeres?

Evidentemente no. No hace falta más que analizar las brechas de género en cualquier asunto que queramos. Somos la generación más preparada de mujeres y seguimos teniendo los mismos obstáculos que tenían nuestras madres. El éxito del país pasa por incorporar en el modelo económico las políticas de igualdad. 

5. ¿Está España preparada para una presidenta?

El país está incluso un poco harto de comportamientos testoterónicos. Incluso creo que hay una demanda. Hay un ambiente de deseabilidad hacia que ocurra. 

6. ¿Y los partidos para proponer a esa candidata?

Los partidos son reflejo de la sociedad. Hay una barrera psicológica con relación a esto que ya está rota. Ahora necesitamos reforzar los liderazgos femeninos y reforzar los liderazgos feministas: no nos vale solo con tener mujeres que nos representen, necesitamos mujeres que representen los derechos de las mujeres. 

SOFÍA CASTAÑÓN | UNIDOS PODEMOS

“Franco hizo por dejarnos sin memoria política de las pioneras"

Las pioneras de la política española siguen luchando por la igualdad

1. ¿Por qué es necesario reivindicar en el siglo XXI el papel político que jugaron en la historia mujeres como Clara Campoamor?

Porque en la construcción de la memoria democrática como país no podemos apartar a la responsable de la radical igualdad de derechos entre mujeres y hombres expresada en el voto femenino. Campoamor fue una pionera no sólo de la defensa de los derechos de las mujeres sino de una comprensión del Estado radicalmente justa y garante de derechos. Hoy más que nunca la necesitamos.

2. Los partidos van a negociar un pacto nacional por la educación. ¿Debería incluirse en los programas lectivos la reivindicación del papel político de las mujeres en España?

Del papel político, cultural, científico... La presencia de mujeres en el currículo académico sigue siendo una anécdota intolerable que distorsiona la historia y enseña a nuestras niñas y niños un mundo desigual, injusto y sobre todo, falso. En esa minusvaloración de la contribución femenina al común humano empieza la violencia simbólica que acabo después en el desprecio y la violencia física.

3. ¿Por qué los países anglosajones honran a las mujeres sufragistas que lucharon por el voto femenino y en España apenas se las recuerda?

Porque la dictadura se empeñó con ahínco en borrar la historia y el modelo de las llamadas "modernas" y de las militantes de la izquierda que desde finales del XIX están dando la cara por los derechos de las españolas y las clases desprotegidas. No conocemos esa historia de lucha y tendemos a pensar que aquí no hubo un movimiento así. Y eso es falso. Franco quiso un modelo de mujer sumisa e hizo por dejarnos sin memoria política de las pioneras en todos los campos.

4. La propuesta explicita que para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres es preciso conocer y recordar el pasado. ¿Se ha conseguido o no ya esa igualdad entre hombres y mujeres?

No, aunque sobre el papel nuestras leyes digan lo contrario. Mientras un hombre asesine a una mujer, demos por normal que las mujeres cobren menos que los varones por el mismo trabajo, en la escuela se enseñe un mundo sesgado o las mujeres sigan soportando la carga de los cuidados por costumbre, no.

5. ¿Está España preparada para una presidenta?

Me gustaría pensar que sí. Pero no simplemente una presidenta, sino una presidenta feminista que crea en la igualdad de las personas, en la justicia social, en la ecología y el respeto al medio ambiente, en los derechos fundamentales o en evitar la pobreza energética. Una Merkel a la española, aunque fuera mujer, no significaría un cambio cualitativo.

6. ¿Y los partidos para proponer a esa candidata?

Si la mujer propuesta está alineada con la ideología dominante del capitalismo, el patriarcado y los recortes seguro que no tenían inconveniente y se apuntaban al feminismo como moda. La tarea es ver a las mujeres como sujetos políticos plenos y no como excentricidades.

MARTA MARTÍN | CIUDADANOS

“Hay que cambiar las visiones sobre el papel público y privado de los varones y de las mujeres"

Marta Martín, en una imagen de archivo
Marta Martín, en una imagen de archivo

1. ¿Por qué es necesario reivindicar en el siglo XXI el papel político que jugaron en la historia mujeres como Clara Campoamor?

Por justicia y por fidelidad a la verdad. Visibilizar el papel de las mujeres a lo largo de la historia es importante porque muchas veces se desconoce, y no se reconoce todo lo que algunas de ellas han hecho no solo por el avance de las mujeres, sino de toda la sociedad.

2. Los partidos van a negociar un pacto nacional por la educación. ¿Debería incluirse en los programas lectivos la reivindicación del papel político de las mujeres en España?

En los contenidos lectivos se deben reivindicar cuestiones veraces, verdaderas, relevantes e históricas. Lo cierto es que las mujeres, en la misma medida que los hombres, hemos contribuido a construir este país y por tanto debemos estar presentes de manera transversal en el imaginario colectivo.

3. ¿Por qué los países anglosajones honran a las mujeres sufragistas que lucharon por el voto femenino y en España apenas se las recuerda?

Tal vez porque aprecian colectivamente de manera diferente lo que supone la democracia. En este país tenemos una memoria muy lábil no sólo para las cuestiones de género sino también para otros temas que son importantes.

4. La propuesta explicita que para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres es preciso conocer y recordar el pasado. ¿Se ha conseguido o no ya esa igualdad entre hombres y mujeres?

En algunas cosas sí y en otras todavía nos queda mucho camino por recorrer. La igualdad no es solamente una igualdad formal: tiene que ser una igualdad real en muchas cuestiones y eso implica cambiar visiones sobre el papel público y privado de los varones y de las mujeres

5. ¿Está España preparada para una presidenta?

¿Por qué no iba a estarlo? Creo que un país no tiene que prepararse para tener buenos políticos sean del sexo que sean, faltaría más.

6. ¿Y los partidos para proponer a esa candidata?

Espero sinceramente que sí. Porque creo que hay muy buenas mujeres en política. No me preocupa tanto el tema puntual como que cambien las estructuras para que sea más fácil que las mujeres, y los hombres, que tengan que aportar y que apuesten por la política como servicio público, puedan dedicarse a esta tarea sin tener que perder el sentido de la realidad.