Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patxi López: “Me siento con fuerzas para reconstruir el PSOE, recuperar el liderazgo y derrotar a la derecha”

El exlehendakari anuncia su candidatura a las primarias e insiste en que "no es contra nadie"

Patxi López, este domingo, durante la rueda de prensa.

Patxi López ha apelado a la socialdemocracia “sin matices y con claridad” como uno de los principios fundamentales de su candidatura a la secretaría general del PSOE. El diputado vasco ha asumido “todo el legado del PSOE, tanto los acuerdos como errores”, en su presentación formal para liderar el partido. El exlehendakari y expresidente del Parlamento cree prioritario que el congreso del 17 y 18 de junio “sea el de la unidad interna”. “Pero unidad no significa uniformidad”, ha distinguido.

“Volvamos al socialismo”, el lema escogido por el primer aspirante al liderar el PSOE en dar el paso, encarna el ideario con el que López concurrirá a las primarias. Lo hará con los principios clásicos del socialismo: la defensa de las libertades personales y el sistema democrático y la lucha contra la desigualdad. “No entiendo las terceras vías como excusas para hacer políticas de derechas. Mi proyecto es la socialdemocracia”, ha insistido. López ha reivindicado el papel del PSOE como el partido “que ha liderado la modernización de España y la construcción del Estado de Bienestar” como uno de los ejes de su campaña. Su primer acto será en Portugalete (Bizkaia) el próximo fin de semana. La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, realizará una gira en esas fechas por Castilla y León.

Ese papel “transformador” es el que el candidato considera que el PSOE debe recuperar para recobrar los seis millones de votantes perdidos desde las elecciones generales de 2008. Los socialistas establecieron entonces su mejor marca, con el respaldo de 11,3 millones de electores. Para ello el PSOE no debe ser “un analgésico de las políticas de la derecha”. “Necesitamos hacer una reflexión profunda sobre lo que nos está pasando. La culpa de que hayamos perdido tanto apoyo popular no es de las nuevas fuerzas que nos quieren sustituir, debilitar o destruir. La responsabilidad es nuestra”, ha subrayado López frente a la competencia reciente de Unidos Podemos y su crecimiento a costa de las debilidades del PSOE.

“Quien se dice la nueva izquierda solo trae nuevas ambiciones”, fue una de las enseñanzas de los diez meses de incertidumbre que rodearon a la formación de Gobierno, posible gracias a la abstención de los socialistas. Otra, según López, es que “la vieja derecha solo aporta recortes e injusticias”. “Hemos aprendido que no solo basta con esgrimir las siglas de nuestra historia”, ha apuntado como lección principal para su partido.

“No me presento para que otro no se presente”, ha reiterado ante el razonamiento de que su candidatura obstaculiza la concurrencia a las primarias de Pedro Sánchez, de cuya dirección formó parte. Sobre la posibilidad de sumarle a su proyecto, manifestó que en el partido “no sobra nadie”. López ha insistido en que su candidatura “no es contra nadie” y ha rechazado “etiquetas en el PSOE” como “el sanchismo o el susanismo”. “No sé si hay patxismo”, ha bromeado, antes de sentenciar: “Todos somos socialistas”.

El candidato es consciente de que la tarea que le aguarda, con un partido fracturado y en su peor crisis en tiempos recientes, será ardua. “Me siento con fuerzas para reconstruir el partido, para unir de nuevo a todos en el mismo proyecto y proyectarnos con nitidez a la sociedad”, ha sido su tarjeta de presentación. De ahí sus continuas referencias a un partido “activo” con un liderazgo “colectivo”. “Con un equipo en el que todas y todos cuenten, desde el cargo más importante, hasta el militante recién llegado”, ha compartido como aspiración.

López cree que su partido “necesita una militancia más activa”. “No somos un movimiento asambleario, pero tampoco un sistema presidencialista”, ha distinguido. Al hilo de esta reflexión, considera que la gestora que preside Javier Fernández debe contar con el “conjunto del partido” para las decisiones importantes que tome hasta la celebración del congreso. La aprobación de los presupuestos, que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no tiene garantizados, pueden poner de nuevo a prueba al PSOE.

El exlehendakari considera que el PSOE no debió facilitar la presidencia del Gobierno al PP. “Creo que fue un error abstenerse para dar el Gobierno a Rajoy. No compartí esa decisión pero la respeté tras su aprobación en los órganos del partido”, ha afirmado. La conclusión que López saca de los diez meses de incertidumbre que rodearon a la formación de un Ejecutivo es que sirvieron para que los españoles aprendieran que “la vieja derecha solo aporta recortes e injusticias”. “Y quien se dice la nueva izquierda solo trae nuevas ambiciones”, ha añadido en una referencia implícita a Unidos Podemos. “Los socialistas hemos aprendido que no solo basta con esgrimir las siglas de nuestra historia”, ha razonado.

La sobriedad ha marcado la puesta en escena de López, en Madrid, con la sintonía del PSOE de fondo y la rosa con el tallo verde símbolo del PSE en las autonómicas de septiembre. “Me presento con humildad y sin dramatismos”, ha recalcado en su comparecencia en solitario, sin un retén de cuadros orgánicos. Así ha buscado la sintonía con la militancia. “Empiezo solo, pero pretendo llegar al final con miles y miles de compañeros. Estoy convencido de poder hacerlo”.

Resolver en el congreso la crisis con el PSC

La resolución a la crisis entre el PSOE y el PSC, entiende Patxi López, no entra dentro de las competencias de la gestora. “El modelo de relación debiera abordarse en el congreso”, recalca el candidato, que no entendería “un PSOE sin el PSC ni un PSC sin el PSOE”. Tampoco concibe que el secretario general del PSOE pueda ser elegido sin la participación de los socialistas catalanes. “Sería la peor de las imágenes y de los mensajes que podríamos enviar. ¿Qué esto de que no podemos convivir, participar, implicar a los socialistas catalanes en el conjunto del socialismo español? Sería un error mayúsculo y tremendo”. El PSOE y el PSC se encuentran en plena revisión del protocolo que les une desde 1978.

“El PSOE es el partido de la centralidad en la cuestión territorial. Solo el PSOE, junto con el PSC, puede aportar una solución razonable a los problemas de Cataluña. No vamos a jugar nunca a enfrentar identidades o territorios sino a sumarlos. Es algo que ya he practicado gobernando Euskadi”, ha aseverado, poniendo en valor su etapa como lehendakari. 

Más información