Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Fernández llama a la unidad para que la agenda del PSOE “vuelva a ser la de España”

Los socialistas aprueban la fecha de las primarias y el congreso con cinco votos en contra

FOTO: Fernández y Jiménez, este sábado. / VÍDEO: Discurso de Fernández.

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha pedido unidad a sus compañeros y no ha puesto paños calientes sobre la "profunda herida" que divide a los socialistas y que la sociedad quiere "que se sanen". El comité federal del PSOE ha comenzado este sábado con la intervención del presidente de la dirección provisional, que ha hecho un explícito reproche a todo el comportamiento del sector que apoyó a Pedro Sánchez y la conducta de este desde las elecciones tanto del 20 de diciembre como del 26 de junio. La reunión del máximo órgano de decisión entre congresos ha  terminado con la aprobación de las fechas para la celebración del congreso del partido los días 17 y 18 de junio. Antes, sin fecha fija pero en el mes de mayo, los militantes votarán al secretario general. No ha habido una votación propiamente dicha. En sentido estricto solo se han formulado los votos en contra, que han sido cinco. El comité federal cuenta con casi 300 miembros.

"Lo único que pido a los candidatos es respeto entre ellos, los procedimientos y al partido", ha reclamado Fernández en su discurso de apertura. La otra preocupación del máximo dirigente provisional del PSOE es que la agenda del partido "vuelva a ser la de España". Ahora no lo es, dado el duro enfrentamiento por el liderazgo que vive esta formación desde el resultado del 20-D. Desde entonces, a su juicio, no ha habido "lealtad" entre los socialistas y ha definido qué significa para él ese concepto. "Ser leal al partido es aceptar las decisiones que se toman en los órganos de representación", ha sentenciado. "Ser leal es escuchar a los ciudadanos; lo que quiere la gente es que sanemos nuestras heridas y respondamos a las preguntas de nuestro tiempo", ha incidido Fernández. Sin unidad, el PSOE no llegará a ninguna parte. Esta ha sido una de las ideas del relato del presidente de la gestora. "Si hacemos unidos la oposición, mañana gobernaremos unidos", ha recalcado.

La herida se ahondó por la división entre los partidarios de abstenerse o no en la investidura de Mariano Rajoy el pasado 23 de octubre. "El tiempo dirá si nos equivocamos [con la abstención], pero nunca que no fuimos leales con España", ha afirmado Fernández, que atribuye la pérdida de credibilidad entre la ciudadaníaa la "endogamia" y "ombliguismo" del PSOE, y al "fuego interno" que le "bloquea". El presidente de la gestora ha puesto como ejemplo la reacción compartida tras las generales del 26-J, en la que el PSOE batió su peor resultado. “Al día siguiente de las elecciones de junio la inmensa mayoría de los dirigentes de este partido sabíamos lo que había que hacer, lo que no sabíamos era cómo ganar el congreso después de hacerlo. Y eso quiero decirlo porque callar sería insultar a la verdad”, ha afirmado.

La justificación de la abstención para que hubiera Gobierno y no se celebraran las terceras elecciones generales en un año ha sido uno de los grandes motores de la intervención de Fernández. "Unas terceras elecciones sin esperanza, sin expectativa, supuso una de esas condiciones excepcionales en las que debe haber acuerdo", ha sentenciado. "La incapacidad para el Gobierno hace pagar un precio muy alto". Aun así, el PSOE llegará a pactos cuando sea necesario para el país, pero también "estará en la calle con los sindicatos". De ahí que reiterase que la agenda del partido "vuelva a caminar" con la agenda de España. El presidente de la gestora ha hecho hincapié en que los futuros tres meses el PSOE se preocupe de que los campos de debate de los socialistas sean "las preocupaciones de los ciudadanos".

El liderazgo divide a los socialistas tanto como, según Fernández, la discusión sobre el modelo territorial. La Declaración de Granada de julio de 2013, en la que se adoptó avanzar hacia un modelo federal, es aceptada por todos, pero a Fernández le alarma que después se apostille. "Sigo escuchando hablar de nación de naciones, plurinacionalidades y acuerdos con los nacionalistas". Y ha advertido: "No se puede cerrar el debate en falso".

Más información