Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los críticos de Rivera lucharán en la Asamblea por mantener la socialdemocracia en el ideario

El partido hace una primera selección de 900 enmiendas para su asamblea de febrero

Albert Rivera, este miércoles en el Congreso. Ampliar foto
Albert Rivera, este miércoles en el Congreso. EFE

El ala socialdemócrata de Ciudadanos presentará batalla en la Asamblea Nacional que el partido celebrará el primer fin de semana de febrero para evitar que se imponga la propuesta de la actual dirección, que quiere eliminar la referencia al socialismo democrático como una de las raíces ideológicas del partido y borrar del ideario su ambición de ocupar un espacio “vacío” en el centro izquierda. El equipo de Albert Rivera apuesta porque la formación se defina ahora por el liberalismo progresista.

Los críticos de TranC'sparencia han logrado que unas 50 agrupaciones de toda España aprueben su enmienda a la totalidad del ideario o a los estatutos, o ambas (para un total de 80 enmiendas). Además, al menos una veintena de las agrupaciones catalanas han suscrito otra enmienda a la totalidad del ideario. Así, entre las casi 900 enmiendas que fueron aceptadas el miércoles abundan las que se centran en cambiar las ponencias de estatutos —reescribiendo la propuesta de expulsar a quienes creen corrientes internas o la de limitar las primarias— y valores, según la secretaría de organización.

Como informó este diario, la propuesta de la dirección provocó un encendido debate desde el primer día. No todos los intelectuales que fundaron el partido están de acuerdo con esos nuevos matices, que refuerzan el acento liberal de Ciudadanos tras su integración en el grupo ALDE del Europarlamento (Alianza de liberales y demócratas para Europa). Así, Félix Ovejero lo calificó de "error estratégico", mientras que a Félix de Azúa le pareció "sensato", y hasta otros tres fundadores declinaron dar su opinion sobre el cambio. Además, la polémica sobre el punto de los estatutos que permite expulsar a las corrientes internas ha sido tan amplia que hasta el propio Rivera se ha mostrado a favor de reescribir ese punto para aclarar que no persigue la discrepancia interna, sino luchar contra los grupos de afiliados organizados por otros partidos que su secretaría de organización dice haber detectado.

Tres grupos de trabajo (uno para cada una de esas dos ponencias y otro para la de estrategia) seleccionarán ahora un total de 60 enmiendas de las 900 aceptadas para su votación en el primer Congreso de Ciudadanos como partido de implantación nacional (4 y 5 de febrero). A estas se añadirán otras 15 enmiendas elegidas por los afiliados de entre las que queden fuera de la selección de los miembros de esos grupos, para un total de 75. Los encargados de que esas modificaciones de las propuestas de la dirección actual salgan adelante o no serán más de 200 compromisarios elegidos en una votación telemática a la que se convocará a los más de 30.000 afiliados de la formación entre el 21 y 22 de enero.

La distribución de esos compromisarios que representarán a los afiliados en la Asamblea Nacional de febrero dependerá del peso de la afiliación en cada Comunidad Autónoma. Así, según la secretaría de organización del partido a Madrid le corresponden 92 compromisarios, a Andalucía 77, a Valencia 69, y a Cataluña 53.

Sin embargo, el partido llegará a esa cita sabiendo ya quién lo liderará durante los próximos cuatro años. El último fin de semana de enero los afiliados elegirán a su nueva dirección en primarias con listas cerradas. Por ahora, solo Albert Rivera ha presentado su candidatura, centrada en la propuesta estratégica de que Ciudadanos entre en gobiernos que no presida a partir de 2019.