El PP descarta que Aznar vaya a formar otro partido: “Esta es su casa”

El entorno del expresidente también lo niega aunque avisa de que es vigilante con Cataluña

El vicesecretario de Comunicacion del PP, Pablo Casado.
El vicesecretario de Comunicacion del PP, Pablo Casado.Claudio Álvarez
Más información
Rajoy evitará tramitar leyes sin buscar un acuerdo previo con el PSOE
El PP intenta desactivar la comisión de investigación sobre financiación ilegal

El PP asegura que no les preocupa que José María Aznar les haga la competencia y cree otra fuerza política después de renunciar a la presidencia de honor del partido tras lanzar duras críticas a la formación, especialmente, por la gestión del desafío soberanista. "La historia del PP no se entiende sin su aportación. Va a seguir siendo una referencia importantísima. Sigue siendo miembro del PP, espero que siga aportando en el debate de las ideas. No me imagino a Aznar fuera del PP, que es su casa", ha declarado el vicesecretario de comunicación, Pablo Casado. Fuentes del entorno del expresidente del Gobierno insisten en que no pretende formar otro partido, pero sí estar activo en el debate político, especialmente en todo lo que afecta a Cataluña.

Aznar persigue aún a Mariano Rajoy. Con el PSOE sin líder, abriendo sedes paralelas en la calle Ferraz y Podemos enfrascado en su guerra interna, el PP se preparaba, tras la costosa investidura de su líder, para un periodo tranquilo hasta su congreso nacional de febrero, donde quería vender la imagen de una formación renovada y sobre todo, unida. “Hemos tenido problemas y hemos superado muchas dificultades, pero estamos aquí y somos el partido más importante de España y de Europa”, proclamaba Mariano Rajoy triunfal en una copa de navidad del partido. "Si algo tenemos que destacar es que este partido está unido en torno a su líder y en torno a un proyecto ganador. Dejamos a otros partidos que discutan entre ellos", ha añadido este lunes Casado. Pero los fantasmas del pasado vuelven a Génova en forma de una pesada herencia que aplaca los intentos del PP por llevar la iniciativa y celebrar su paz interna frente a las broncas del rival.

El día que el vicesecretario de organización, Fernando Martínez-Maillo, presentaba la ponencia de estatutos para el futuro congreso del PP, el buscado titular sobre el nuevo modelo de elección del presidente —el partido no adopta el sistema de primarias pero amplía la participación de la militancia— fue aplastado por el sonoro portazo de Aznar, que apenas unas horas después de la concurrida rueda de prensa de Maillo en Génova, informaba de su renuncia a seguir siendo presidente de honor del partido. Y la semana en la que el PP completaba la exposición del resto de ponencias para el congreso, el dictamen del Consejo de Estado que responsabiliza al ministerio que dirigía Federico Trillo del accidente del Yak-42, adelantado por este periódico, ha vuelto a hacer saltar la agenda del PP por los aires.

Casado ha asegurado que la renuncia de Aznar no se había tratado en el comité de dirección del partido. El PP dejará vacante en su congreso el puesto de presidente de honor que ocupaba. En privado, los dirigentes populares también descartan que el expresidente se lance a formar otra fuerza política, pero sí temen que en las próximas semanas suba el tono de sus críticas ahora que ha reducido su relación con el PP a la de militante raso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS