Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector crítico del PSOE apremia a Sánchez a decidir si aspirará al liderazgo

Dirigentes que apostaron por el ex secretario general piden que no se demore y aclare su futuro

Diputados socialistas del sector crítico. De izquierda a derecha, Rocío de Frutos (Ourense), Susana Sumelzo (Zaragoza), Luz Seijo (Palencia), Margarita Robles (Madrid), Sofía Hernanz (Baleares), Odón Elorza (Gipuzkoa), José Luis Ábalos (Valencia) y Adriana Lastra (Asturias). Ampliar foto
Diputados socialistas del sector crítico. De izquierda a derecha, Rocío de Frutos (Ourense), Susana Sumelzo (Zaragoza), Luz Seijo (Palencia), Margarita Robles (Madrid), Sofía Hernanz (Baleares), Odón Elorza (Gipuzkoa), José Luis Ábalos (Valencia) y Adriana Lastra (Asturias).

Los dirigentes socialistas que apostaron por Pedro Sánchez le pedirán que no demore su decisión sobre si aspirará a presentarse a la secretaría general en el próximo congreso del PSOE. La preocupación aumenta ante la desazón de una parte de la militancia socialista. En el sector crítico hay diferentes posturas. Algunos piensan que debe dar el paso. Otros, entre ellos algunos muy cercanos a Sánchez, creen que ya no es el mejor candidato, aunque saben que tiene el apoyo de muchos afiliados y creen que debe ayudar a su sucesor en el sector crítico.

La opinión de algunos dirigentes del PSOE leales a Sánchez de que su caudal de apoyo debe reconducirlo hacia otra persona choca con el sentir de los afiliados que le respaldan. Antes de que termine el año, o como mucho antes del comité federal del PSOE del próximo 14 de enero, el exlíder socialista debería manifestar qué es lo que quiere hacer. Así opinan los secretarios generales y los cuadros medios afines, con diferencias entre ellos.

Para algunos, Sánchez no debe ser el candidato a las primarias para dirigir el PSOE en representación del sector crítico, pero debe formar parte de la solución. Otros, sin embargo, consideran que hay que tratar de convencerle de que dé el paso, ya que es a él al que quieren los militantes. Los primeros no albergan la menor duda respecto al apoyo de la militancia, pero consideran que ya no es el mejor candidato por el desgaste sufrido en este proceso, a pesar de que le exoneran de toda culpa.

Esta reflexión, que fue puesta en común hace diez días entre varios dirigentes del PSOE, ha disgustado a Sánchez, según los interlocutores consultados. El exlíder del partido se ha sentido decepcionado porque personas muy cercanas a él le piden que se retire y no le permiten que maneje sus tiempos. En los últimos días, había barajado meditar sobre su futuro hasta la convocatoria del congreso del partido que no será en el comité federal del 14 de enero, sino en otro posterior a partir del cual empezará a correr el plazo de 60 días para que se celebre el cónclave. Por tanto, ese comité federal no será antes de finales de marzo o primeros de abril si, como la gestora quiere, el congreso es a principios de verano. En la reunión celebrada entre los afines a Sánchez se quedó en que en los próximos días hablarían con él para conocer su posición y le trasladarían la suya.

Proyecto compartido

A esa reunión asistieron los secretarios generales del País Vasco, Idoia Mendia; de Navarra, María Chivite; de la gestora de Galicia, Pilar Cancela; de Murcia, Rafael González Tovar, y de La Rioja, César Luena. También asistieron Juan Ramón Ferreira de la ejecutiva de Extremadura; Enrique Rico, secretario de Organización de Madrid; y la diputada asturiana, Adriana Lastra. Estos dos últimos no compartieron la tesis general de que Sánchez debe facilitar el camino a otra persona e, incluso, Lastra mostró un enfado considerable ante esa hipótesis.

Hasta ahora, el exlíder socialista habla, en círculos muy reducidos, de impulsar “un proyecto compartido”, pero no dice si él lo liderará. Compartido o no, la mayoría de los militantes que le siguen abogan por que él se ponga al frente del mismo. Esta es la opinión de la mayoría de los militantes, que se han reunido en plataformas con el objetivo genérico de que se celebre pronto un congreso, pero que están sirviendo para que continúe la movilización y la organización del sector crítico. Ese movimiento muestra una notable disconformidad con la gestora y los presidentes autonómicos, con la excepción de la balear Francina Armengol.

La crispación se percibe en la mayoría de estas reuniones: esa es la experiencia de los diputados Odón Elorza, Zaida Cantera y Mariluz Seijo, que han asistido a muchas de ellas y han tenido que llamar al respeto entre militantes y dirigentes del partido, sea cuales sean sus posiciones. Hoy participarán en una asamblea en Mérida y la próxima semana, en Navarra. 

Más información