Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias y Echenique plantean un sistema de votación que les da ventaja, según los errejonistas

Las normas para el congreso de Vistalegre 2 enfrentan a los dos sectores de Podemos

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en el Congreso.
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en el Congreso. EL PAÍS

Las normas del segundo congreso de Podemos se han convertido en caballo de batalla entre los diferentes sectores del partido. Cómo se votarán las propuestas políticas, organizativas y las listas de candidatos ya es objeto de controversia —el líder, Pablo Iglesias, defiende una votación conjunta de todo mientras su número dos, Íñigo Errejón, pretende una votación por separado— y ahora también lo es el método para computar los votos de las listas que conformará los futuros órganos de dirección de Podemos. La decisión la tomarán las bases, en una consulta a partir del próximo día 18, pero el conflicto es intenso porque la propuesta del secretario general cuenta, en principio, con más probabilidades de ganar, así que su planteamiento es el más fiscalizado. La propuesta de sistema de votación de Iglesias, que ha presentado este martes el secretario de Organización, Pablo Echenique, ya ha soliviantado al sector errejonista, que cree que le perjudica. Lo ha expresado la diputada Tania Sánchez, del equipo de Errejón: "Es jugar con ventaja", se ha quejado.

¿Cómo funciona el sistema que plantea Iglesias? Echenique lo ha bautizado como sistema "Desborda", porque parte del sistema Borda, ideado por el matemático francés Jean-Charles de Borda, con dos correcciones que ha desarrollado el dirigente de Podemos. La propuesta ideada por Echenique —por encargo de Iglesias— plantea que el próximo consejo ciudadano de Podemos (el máximo órgano de dirección) esté conformado por 62 miembros. Así, las distintas listas a la dirección deberían presentarse ordenadas y abiertas (esto es, que se pueda votar a candidatos de una u otra lista a la vez) con una longitud mínima 20 candidatos y máxima de 62.

"Cada persona con derecho a voto puede marcar hasta 62 candidatos de forma ordenada y preferencial", explica el documento de Echenique. Pero la puntuación no va desde 62 hasta 1 —que sería lo estándar en un recuento Borda—, sino empezando en 80. El primer seleccionado por un votante obtiene 80 puntos, el segundo 79, el tercero 78... y así sucesivamente hasta el último de los 62, que recibiría 18 puntos. Los candidatos que conformarán el Consejo Ciudadano Estatal serán aquellos que hayan obtenido más puntos. Además, para garantizar la representación de las minorías, cualquier lista con más de un 5% de los puntos agregados tendrá derecho a al menos dos escaños en el consejo.

Según ha indicado el secretario de Organización en rueda de prensa, su sistema está pensado para premiar a las candidaturas que lleguen a acuerdos y se coaliguen. No está claro cómo el sistema consigue eso. Pero si es así, los errejonistas se verían perjudicados, porque es muy probable que Iglesias logre un acuerdo con la tercera familia del partido, los Anticapitalistas.

Pero, en todo caso, ¿por qué el sistema que ha ideado Echenique puede perjudicar a los errejonistas, se alíe Iglesias con los Anticapitalistas o no? Porque, en principio, introduce un sesgo en favor de la lista mayoritaria. Se explica así: Echenique establece que el primero de los candidatos votados sea puntuado con 80 puntos, en lugar de 62. Así, el primero de la lista solo recibe cuatro veces más puntos que el último (80 contra 18), mientras que con un recuento Borda normal el primero recibiría 62 veces más (62 contra 1). Con la fórmula Echenique, los últimos de las listas recibirán más puntos, si como es previsible reciben votos "en plancha", así que entrarían con más facilidad a formar parte del consejo. Los perjudicados serían los candidatos que no están en listas mayoritarias.

Errejón quiere restar poder a Iglesias

Errejón y su equipo bautizado como "Recuperar la ilusión" han presentado, por su parte, su propuesta, en la que el consejo tendría 107 miembros (45 más que el modelo de Iglesias), y que compone el órgano con un sistema proporcional puro, sin correcciones como el de Iglesias y Echenique.

El número dos plantea, además, que el secretario general, esto es, Pablo Iglesias, deje de tener la competencia de elegir y cesar a los miembros de su ejecutiva. Los miembros del Consejo de Coordinación, dice su propuesta, serán elegidos y cesados por el Consejo Ciudadano estatal (el máximo órgano de dirección). De esta forma, Iglesias no podría haber destituido como hizo al exsecretario de Organización, Sergio Pascual.

Los errejonistas quieren también asegurar la independencia de la Comisión de Garantías, el órgano que vela por la democracia interna del partido, que ha sido objeto de críticas por su parcialidad y opacidad. Según su modelo, para la Comisión de Garantías se presentarán candidaturas individuales, no vinculadas a equipos que presenten sus candidaturas a ningún otro órgano, al contrario de como es hasta ahora.