Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis interna en Podemos

En Comú Podem será neutral en la disputa entre Iglesias y Errejón

Xavier Domènech les pide que sean capaces de madurar e “integrar la diversidad” en el partido

En Comú Podem, el partido hermano de Podemos en Cataluña, inmerso en el proceso de creación de una nueva formación independiente, no tomará partido por Pablo Iglesias o Íñigo Errejón en el debate interno de sus socios. El líder de En Comú, Xavier Domènech, uno de los barones más relevantes de las alianzas de Podemos, asegura que comparte visiones con ambos y les pide que sean capaces de madurar y consolidar la formación e “integrar la diversidad” en el partido. Domènech apuesta por un Podemos “propositivo” que haga un buen trabajo institucional pero también apoye las protestas sociales.

Francesc Domènech, a la derecha, y Ricardo Sixto, de Esquerra Unida. Ampliar foto
Francesc Domènech, a la derecha, y Ricardo Sixto, de Esquerra Unida. EFE

En Comú Podem observa desde la barrera el debate interno abierto en sus socios de Podemos. No hay intención de momento en sus principales líderes –el portavoz de la formación, Xavier Domènech, y su principal referente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau-, de implicarse en la disputa entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en el próximo congreso de Vistalegre 2. Ahora bien, En Comú, en tanto en que aliado de Podemos, estará “atento” a los términos de ese debate, que también le afectan. Domènech esboza un propuesta para Podemos que bebe de los planteamientos tanto de Iglesias como de Errejón, sin decantarse por ninguno, y les pide que “maduren” un partido que sea “propositivo” y capaz de hacer un buen trabajo en las instituciones y protestar en la calle.

El dirigente de la alianza catalana de Podemos rechaza inclinarse por uno de los dos principales líderes de Podemos, que mantienen un pulso de cara al segundo congreso del partido, previsto para el segundo fin de semana de febrero. En primer lugar, porque aún no se conocen las propuestas de uno y otro, alega, pero también porque comparte ideas con ambos. “En lo que propone Pablo [Iglesias], de que construyamos un partido que no quede atrapado en lo institucional, estamos de acuerdo, y en lo que dice Íñigo [Errejón], sobre que hagamos una oposición eficaz en lo institucional, también estamos de acuerdo”, razona Domènech en conversación con EL PAÍS. “No creo que haya una gran diferencia estratégica entre las dos posiciones”, apunta.

El líder de En Comú afirma que su intención y la de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es por tanto mantenerse al margen de la disputa. “Estaremos atentos a los diálogos en Podemos porque nos interesa e implica, pero en la medida en que no somos Podemos no creo que nos corresponda implicarnos”. “Como somos partidos hermanos, máximo respeto a los debates de nuestros compañeros, pero como proyecto propio, no queremos practicar la injerencia en los debates internos”, plantea Domènech. No habrá, por tanto, propuestas políticas de En Comú en Vistalegre 2, tampoco sobre el debate organizativo que tendrá Podemos –que discute si organizarse como una formación federal- porque la relación con En Comú con el partido de Pablo Iglesias no va a variar y no depende de cómo resuelvan ese debate. “Nosotros estamos construyendo un espacio político propio que está aliado con Podemos, pero que no es Podemos”, insiste el dirigente catalán.

Ahora bien, el congreso de Podemos coincidirá en los mismos meses con la creación del nuevo partido de En Comú. “El debate que nosotros estamos teniendo está relacionado y va en paralelo al debate de Podemos”, reconoce Domènech. El dirigente catalán cree que ambas formaciones afrontan un “cambio de ciclo” y un “triple debate: estratégico y global, de cómo construimos los mecanismos del cambio del futuro; sobre la estrategia institucional y parlamentaria; y un debate organizativo, porque la construcción de Podemos y de En Comú Podem estaban pensadas para un calendario electoral”, reflexiona.

¿Qué pide En Comú a su partido hermano, Podemos? “Que sea una fuerza capaz de ser propositiva para la sociedad, que sea capaz de integrar en su seno a la diversidad, y un debate potente sobre el papel organizativo”, plantea Domènech. El portavoz de En Comú hace hincapié en las propuestas políticas, como Errejón, que defiende que Podemos no puede reducirse a una “minoría ruidosa” que solo sea percibida por la protesta. Y también enfatiza en su mensaje la diversidad, como consejo a sus socios para que lleguen a un entendimiento entre sectores. El manifiesto difundido este viernes por Errejón y sus afines reclama precisamente que la discusión no termine con el “sometimiento de uno a otro”.

Para Domènech, tanto Podemos como En Comú tienen que “trabajar en lo institucional para construir alternativas de futuro”, pero también constituirse como “partidos- sociedad”. Esto es, “ayudar y apoyar las protestas sociales”. “Podemos tiene que afrontar una nueva fase y madurar como organización. Lo que queremos es que madure, que se refuerce, se consolide, y que sea capaz de proyectarse en este nuevo ciclo”, concluye el portavoz de En Comú.

Más información