Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa critica el voto rogado y la Junta Electoral pide al Gobierno que sea por Internet

El Parlamento europeo envía una carta al Gobierno expresando su "preocupación"

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo envió el lunes al Congreso una carta en la que advierte del “menoscabo” que supone el voto rogado para los derechos de los españoles residentes en el extranjero, transmite su “preocupación” y anima a legislar “para mejorar el procedimiento”. El Gobierno es destinatario de una misiva similar, según fuentes europeas. La Junta electoral acaba de enviar un informe al Ejecutivo y las Cortes en el que propone que se permita votar por internet para combatir el descenso de participación causado por la norma de 2011.

Colas para votar en el Consulado General de España en Lima (Perú) para las elecciones del 26-J.
Colas para votar en el Consulado General de España en Lima (Perú) para las elecciones del 26-J.

El voto rogado obliga a declarar su deseo de votar con antelación a los casi dos millones de españoles residentes en el extranjero y con derecho a sufragio. Los efectos en la participación electoral han sido dramáticos. En las elecciones generales de 2008, últimas antes de la aprobación de la nueva normativa, fueron escrutados el 31,88% de los votos de los expatriados. En los comicios de 2011, 2015 y 2016 fueron el 4,95%, el 4,73% y el 6,30%, respectivamente. Eso demuestra la “falta de efectividad” del sistema, según la Junta electoral central, que ha elevado un informe al Congreso y al Gobierno “a los efectos de que consideren la posibilidad de establecer para los inscritos en el Censo de Electores Residentes Ausentes y para los electores residentes temporalmente ausentes un procedimiento de voto telemático”.

¿Ha llegado el momento de que los expatriados voten por Internet? Los cuatro principales partidos se presentaron a las últimas elecciones generales con propuestas que prometían un cambio en el polémico sistema. La más difusa de todas fue la del PP, que apenas concretó su deseo de “favorecer la participación electoral de los españoles residentes en el exterior (voto CERA) mejorando el procedimiento actual”.

Sin embargo, este partido ha firmado dos documentos con Ciudadanos que le obligan a mover ficha rápidamente. Así, el acuerdo anticorrupción que firmaron Mariano Rajoy y Albert Rivera en agosto especifica que la “desaparición del voto rogado” debe ponerse en marcha en los tres primeros meses de legislatura. Además, el pacto de investidura que rubricaron después los dos partidos subraya que se hará dentro de una reforma de la ley electoral. “Y creemos que implantar el voto por internet para los residentes en el extranjero es una vía adecuada”, resume José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos.

Esa es la apuesta de la Junta Electoral Central, que hace menos de un mes elaboró un informe proponiendo un cambio legal y el diseño de una aplicación informática.

Caida del voto desde el exterior

  • Elecciones generales de 2008. Fueron las últimas antes de la reforma. Había 1.205.149 españoles residentes en el extranjero con derecho a voto. El 31,8% lo ejerció.
  • Elecciones generales de 2011. Primera cita nacional con el sistema de voto rogado. 1.482.786 españoles expatriados podían votar. El 4,95% lo hizo.
  • Elecciones generales de 2015. 1.880.064 nacionales residentes en el extranjero cumplían los requisitos para participar en la cita. Lo hizo el 4,73%.
  • Elecciones generales de 2016. Casi dos millones de votantes —1.924.021— residían fuera del país. Votó el 6,30%.

“El voto encriptado viajaría a la urna electrónica para ser contado en el momento adecuado, tras su desencriptación, junto con los otros votos emitidos”, razona el informe del organismo. “Sería además indispensable que se separase el voto de la identidad de la persona votante para asegurar su carácter secreto. Por lo demás, todo el procedimiento telemático debe permitir su verificación de forma independiente para prevenir y, en su caso, detectar cualquier manipulación”. Y advierte: “Sería una medida excepcional, únicamente para este tipo de electores y alternativa a otras vías convencionales, que, mejoradas, deberían mantenerse a disposición del elector. (...) No cabe desconocer la complejidad que la introducción del voto por internet entraña, debido a las dificultades de controlar el medio. Los principales problemas pueden ser los ataques informáticos y el intento de manipulación del sistema para favorecer a una de las fuerzas que concurren a las elecciones”.

La mayoría de votantes españoles expatriados residen en Argentina (392.943), Francia (194.937), Venezuela (159.014), Cuba (116.626), Brasil (108.400), Alemania (107.970) o México (102.514), según los datos de la junta electoral. No obstante, Finlandia es el país en el que vive el español que reclamó ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que se estudie el agravio comparativo que a su juicio causa este sistema. Ahora, este organismo conmina a las autoridades españolas a “garantizar efectivamente el ejercicio de derecho al voto a todos los españoles residentes en el extranjero” en una misiva a la que ha accedido EL PAÍS.

Menos votantes

“La reforma de la ley de 2010 no solo no ha logrado corregir las disfuncionalidades del sistema, sino que las ha agravado”, opina Beatriz Becerra, eurodiputada e integrante de la Comisión. “Ha convertido el voto desde el extranjero en una carrera de obstáculos, que, en el caso de superarlos, ni siquiera garantizan que tu voto sea válido”, razona. “Que haya cuatro veces menos votantes que antes de la reforma demuestra su irrefutable fracaso”, argumenta. “Se está vulnerando de manera evidente el derecho al voto de los ciudadanos que residen en otro Estado miembro, y la UE debería presionar para que, al menos, se garantice el voto de los españoles residentes en otros países de la Unión”. Y subraya: “Si los europeos no tenemos fronteras para desplazarnos por la Unión, tampoco deberían existir para un derecho esencial como es el voto”.

Suiza y Estonia, pioneros en elecciones ‘online’

Suiza y Estonia son los dos países europeos que han implantado con más éxito el voto telemático, según el informe que la Junta Electoral Central ha enviado al Gobierno y a las Cortes españolas.

La república báltica probó por primera vez este sistema en las elecciones al Parlamento Europeo de 2005 y solo el 2% de los votantes lo empleó.

Sin embargo, casi el 20% de los estonios votaron por Internet en las elecciones generales que celebró este país en 2015.

En Suiza también se puede votar telemáticamente, incluidos los residentes en el extranjero, que pueden incluso comprobar que su voto ha recaído en la opción deseada.

Menos exitosas han sido las experiencias de Noruega, Holanda y Francia. En Reino Unido, según el informe, ya se ha probado y desechado el voto por Internet tras detectarse problemas de seguridad.

Más información