Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP renuncia a las primarias que propugnan dirigentes territoriales

El partido frena la voluntad de dirigentes territoriales para cambiar el sistema de elección

Si de la dirección actual depende, el PP renunciará a las primarias en los estatutos que salgan de su próximo congreso nacional, en febrero. Desde que se convocó oficialmente el cónclave, dirigentes del partido defienden el actual sistema —son compromisarios los que votan y no directamente los militantes— y critican a quienes “venden primarias”, pero luego deponen a los elegidos. Mientras, la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, y la líder del PP valenciano, Isabel Bonig, son partidarias de implantar “un militante, un voto” y llevarán el debate al congreso. Esperanza Aguirre declaró que sentía “envidia sana” de las primarias francesas.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con la nueva Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Ampliar foto
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con la nueva Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

“Todos los populares tenemos que ser protagonistas del futuro del PP y participar de forma directa en la elección de nuestros presidentes provinciales, regionales y nacional y, con esta última elección, decidir simultáneamente que esa persona elegida sea también candidato a la presidencia del Gobierno”, declaró la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en la inauguración de la conferencia política, en julio de 2015. En aquel cónclave, otros jóvenes dirigentes del partido, como Juan Manuel Moreno o Pablo Casado, abogaron por implantar la votación directa de los militantes. La número dos de los populares emplazó a tratar en el asunto en el futuro congreso nacional de la formación. Pero cuanto más se aproxima la fecha (10, 11 y 12 de febrero de 2017) más enfrían los dirigentes populares el debate.

“No vamos a copiar lo que otros hacen mal”, afirma el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, coordinador de la ponencia sobre Política y Estatutos del congreso. En los últimos días, varios dirigentes del partido han atacado el sistema de primarias de sus rivales utilizando términos casi idénticos. Tanto Maillo como Casado, vicesecretario de Comunicación, se han referido al “cambio de cerradura” del despacho de Tomás Gómez —fue destituido por Pedro Sánchez tras haber sido respaldado por casi la mitad de los militantes del PSM—, para devaluar su proceso. Y ambos han repetido también que el sistema de compromisarios es “tan democrático como la elección directa” y que en el PP “hay urnas”. En una reciente entrevista a Efe también la presidenta del comité organizador del congreso, Luisa Fernanda Rudi, opinaba que se habían “mitificado” las primarias.

Además de las problemáticas experiencias de sus adversarios políticos, el PP apoya sus argumentos en contra de ese sistema en su abultado número de afiliados. Sobre el papel, cuentan con más de 860.000, pero el propio partido admite que no todos pagan las cuotas —para poder votar sí tienen que poner las cuentas al día— y que hay casos de fallecidos que siguen figurando en el censo.

El PP ya rechazó comprometerse este verano, durante su negociación con Ciudadanos, a adoptar el sistema de primarias. El documento final del pacto promete, genéricamente, “impulsar una mayor democracia interna, la participación efectiva de los afiliados en la toma de decisiones y la mejora de los procedimientos electorales internos respetando la autonomía organizativa de cada formación”.

Pero un gran número de dirigentes territoriales del PP no renuncian a las primarias. La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, ya ha anunciado que durante el congreso nacional pedirá abrir el partido a la militancia (como reclama Esperanza Aguirre y hace tiempo su portavoz en el Ayuntamiento, Íñigo Henríquez de Luna) y se someterá a primarias 45 días después .

También Valencia

También la líder de los populares valencianos, Isabel Bonig, es partidaria de esa fórmula: “Un militante que paga su cuota, un voto. De la misma forma que al presidente del Real Madrid lo eligen los socios y no los simpatizantes del equipo”. Bonig asegura que los populares valencianos  plantearán ese debate en el congreso, junto a la limitación de cargos y mandatos: “Algunas cosas saldrán adelante y otras no”.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, defiende que la actual fórmula “ha funcionado”, pero también le parece “bien” que se discuta sobre primarias. En Galicia ya se probó que todos los militantes (más de 100.000) votasen directamente a los compromisarios que luego van al cónclave y no como ahora que acuden los delegados seleccionados en la lista oficial. Los estatutos del PP establecen que los compromisarios electos son distribuidos entre las organizaciones territoriales que participan en el congreso "atendiendo a niveles de militancia, al menos en un 75%, y al porcentaje de votos obtenido en las elecciones inmediatas anteriores, como máximo un 25%". Pero la junta directiva convocante puede distribuir "un numero fijo e igual de compromisarios para cada una de las organizaciones territoriales y hasta un máximo del 20% del numero total de compromisarios fijado para participar en el congreso".  

El sistema adoptado por los conservadores franceses y por el que Nicolas Sarkozy acaba de ser expulsado de la carrera al Elíseo,  permite participar en las votaciones a todos los nacionales con derecho a voto que paguen dos euros y firmen una carta en la que suscriben “los valores de la derecha republicana y del centro”.

Preguntado por la "envidia" de Esperanza Aguirre sobre el sistema en Francia, el portavoz del PP, Pablo Casado, contestó este lunes que los estatutos ya permiten que haya tantos compromisarios como afiliados, que así ha ocurrido ya en algún congreso regional y de Nuevas Generaciones y que “el PP es el partido con más libertad para presentar candidatos porque solo se requieren 100 firmas”. Casado rechaza el sistema adoptado por la derecha francesa porque cree que al ser primarias abiertas podrían participar simpatizantes de otras formaciones políticas para elegir al mejor candidato para sus intereses.

Uno de los dirigentes del PP que abanderó la defensa de primarias, también enfría ahora esas expectativas: “Hace un año sí había más voluntad de hacer ese gesto, pero el suflé se ha desinflado”. En la conferencia política de 2015, Rajoy tampoco mostró excesivo entusiasmo: “Aquí todo el mundo presume de primarias. No aceptamos lecciones de todos ellos. Haremos las cosas con orden y eficacia, como lo hace el PP”.

Calendario del congreso del PP

Mariano Rajoy comunicó este lunes a la dirección del PP que se presentará candidato al congreso del 10, 11 y 12 de febrero para seguir siendo el líder del partido. Aunque no es probable que suceda, los militantes tienen hasta este jueves, día 24, para presentar una candidatura alternativa a Rajoy.

Para ser precandidato basta con reunir 100 avales. En el caso de que hubiera dos aspirantes, el sábado comenzaría una campaña de 18 días durante la cual ambos necesitarían lograr el apoyo de, al menos, el 20% de los compromisarios para llegar como candidatos al congreso de febrero.

En el PP no votan directamente los militantes, sino los compromisarios: serán ellos, en el congreso, los que elijan entre los candidatos si hay más de uno. Este congreso cuenta con 3.128 compromisarios: 513 natos, 2.565 electivos, 10 de la comisión organizadora y 40 del PP en el exterior. Hay seis, como mínimo, por provincia (tres en el caso de las islas y Ceuta y Melilla). La elección de compromisarios por la militancia se celebra en toda España del 16 al 19 de diciembre. El PP dice tener más de 860.000 afiliados, pero admite que ese censo puede ser inexacto.

Durante el congreso, el nuevo líder presentará una lista de 30 personas que quiere en la dirección. Esos nombramientos se ratifican en un comité posterior.

Más información