Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP denuncia una “cacería” contra Fernández Díaz

El partido cierra filas con el exministro, reprobado por toda la oposición

Jorge Fernández Díaz y José Manuel Margallo, el martes, en el Congreso.
Jorge Fernández Díaz y José Manuel Margallo, el martes, en el Congreso.

Aunque no le ha mantenido en el Gobierno y no ha explicado por qué decidió que no siguiera como ministro del Interior, Mariano Rajoy ha defendido siempre a su amigo Jorge Fernández Díaz, y, pese a haber sido reprobado por toda la oposición en el Congreso, el PP ha cerrado filas con el exministro. En este caso no han surgido voces discrepantes en el partido y el Gobierno como sí ocurrió ante el polémico nombramiento de José Manuel Soria como representante de España ante el Banco Mundial o la decisión de Rita Barberá de aferrarse al escaño en el Senado tras darse de baja en el PP después de abrirle el Tribunal Supremo una causa por presunto blanqueo.

El portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, resumió este miércoles la polémica por la elección de Fernández Díaz para presidir la comisión de Exteriores como “una cacería” y defendió al exministro como “un servidor público”. “Estigmatizar a un diputado”, añadió, “es antidemocrático”. En su defensa, el portavoz en la comisión, José Ramón García, llegó a decir que la figura del exministro contribuiría a “embellecer” el trabajo parlamentario. Finalmente, el partido ha impuesto a Fernández Díaz como presidente de la comisión de peticiones, que no requiere votación previa.

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, destacó la “amplísima trayectoria de servicio público” de Fernández Díaz y criticó las “motivaciones sectarias” de quienes se oponían a que presidiera la comisión. “¿O preferimos a Gabriel Rufián (el portavoz adjunto de ERC en el Congreso)? ¿Está más cualificado?”, declaró en RNE.

Fuentes de la dirección del partido admiten, no obstante, que Fernández Díaz sí estaba “quemado” para seguir en el Gobierno tras las grabaciones en las que habla con el director de la oficina antifraude catalana sobre posibles casos de corrupción de dirigentes independentistas, pero creen que eso no le inhabilita para presidir una comisión. “Esto no es como lo de Soria. Aquí ha sido clave el ataque de los independentistas y luego se han sumado todos”.

Más información