Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de Podemos en Baleares tensa la cuerda del pacto de Armengol

Las dos diputadas suspendidas amenazan con ir a los tribunales y votan diferente de su partido

La presidenta de Baleares, Francina Armengol. Ampliar foto
La presidenta de Baleares, Francina Armengol. EFE

La crisis abierta en Podemos Baleares tras la suspensión cautelar de militancia de la actual presidenta del Parlamento autonómico, Xelo Huertas, y de la diputada Montserrat Seijas ha abierto la caja de los truenos y ha trasladado parte de la tormenta al pacto de Gobierno que la socialista Francina Armengol mantiene con los econacionalistas de Més y que siempre ha sido apoyado desde fuera por los 10 diputados de la formación de Pablo Iglesias. La comisión de garantías de Podemos anunció el lunes la suspensión cautelar de militancia de Huertas y Seijas ante indicios de que podrían haber favorecido los intereses de un compañero de partido, el investigador Daniel Bachiller, que también ha sido suspendido.

A pesar de la crisis institucional abierta, los partidos del pacto se han apresurado a explicar que los problemas internos de Podemos no afectan a los acuerdos del cambio firmados entre las tres formaciones y que reflejan las políticas comunes que quieren llevar a cabo durante la legislatura. "Los acuerdos están blindados", ha dicho el portavoz de Més, David Abril, quien ha recordado que hace unas semanas culminó la negociación para aprobar las cuentas de la comunidad para el año que viene. Un acuerdo que quedaría blindado por la mayoría que continuarían manteniendo en el hemiciclo PSOE, Més y Podemos aunque no contasen con el apoyo de Huertas y Seijas. Abril ha sido sin embargo crítico al considerar que este asunto "tenía que haberse resuelto de una forma más interna" mientras que el portavoz socialista Andreu Alcover ha insistido en que lo ocurrido en Podemos no afecta al pacto de Gobierno "solo al Parlament".

Precisamente sobre la presidencia del Parlamento están dispuestos a hablar de nuevo los socios en caso de que el expediente abierto por Podemos culmine con la expulsión de Huertas del partido. El secretario general de la formación de Iglesias en las islas reconoce que si eso ocurre tendrán que volver a hablar con Més y PSOE para evaluar la situación "aunque todo son futuribles". Alberto Jarabo ha insistido en que el partido mantendrá "una relación de normalidad" con ambas diputadas, a las que ha pedido "prudencia y responsabilidad" para no "ensuciar" el proceso con ciertas declaraciones. "Lo que no se puede pensar es que todo el expediente está resuelto", ha dicho Jarabo, que ha pedido primar la presunción de inocencia y ha invitado a las dos diputadas a que se defiendan.

Una crisis institucional y de partido que el PP ha utilizado para azotar al Gobierno de Armengol que, según la portavoz parlamentaria popular, Marga Prohens, "está más preocupado por apagar sus fuegos internos que por el resto de cosas". "Armengol no se puede lavar las manos. Tiene que salir a dar explicaciones porque la segunda autoridad de las islas ha sido puesta en entredicho", ha recalcado Prohens. Una petición de explicaciones que Armengol no ha colmado. La presidenta, que se enteró de la crisis de Podemos mientras asistía a la feria World Travel Market de Londres, se ha limitado a desear que la crisis en el Parlamento "se resuelva de la mejor manera posible" y respetando las decisiones de los partidos "que a veces son dolorosas".

Este martes se ha celebrado el pleno ordinario de la Cámara autonómica que ha sido presidido por Huertas, que ha dirigido el turno de preguntas de control al Gobierno con total normalidad y con la diputada Seijas haciendo también uso de su escaño. La calma dentro del hemiciclo contrasta con las contundentes declaraciones efectuadas por las dos involucradas a las puertas del Parlamento, donde han anunciado que recurrirán a los tribunales. "Voy a presentar demandas y alguna querella. Hoy votaré en conciencia, que parece que cuando lo hacen algunos gusta en el partido y cuando lo hacen otros, no tanto", ha anunciado Huertas antes del inicio del pleno, insistiendo en que acudirá a los tribunales porque "tiene que ser la justicia la que dirima el tema".

"Este asunto se ha manejado de una forma sorprendente", ha dicho Seijas, que cree que todo se debe a una cuestión interna del partido porque se considera una "persona crítica" que siempre ha manifestado su "descontento" por la política que Podemos ha desarrollado en Baleares. "Siendo Podemos hay cosas a las que hemos dado apoyo que no deberían haber sido así", ha dicho aprovechando la ocasión para defender a su compañero Bachiller, que trabaja en un laboratorio de investigación gracias a un convenio que el Centro Superior de Investigaciones Científicas mantenía con el Govern y que el Ejecutivo de Armengol decidió no renovar. Las críticas a la no renovación del acuerdo y la amenaza de Huertas y Seijas de votar en contra de los presupuestos si no se resolvía la situación de su compañero les ha conllevado la apertura del expediente. "Que no se renovase el convenio con el éxito que tiene me pareció una incongruencia y una caza de brujas", ha dicho la diputada.

Ambas han explicado que no abandonarán su escaño, al menos hasta que se resuelva el proceso, aunque sí han deslizado que podrían dejar el grupo parlamentario de Podemos y pasarse al mixto. "Voy a votar en conciencia", ha dicho Huertas, que lo ha escenificado minutos después en un debate posterior sumando su voto y el de Seijas a los del PP para apoyar tres puntos de una moción que no ha salido adelante sobre bajada de impuestos, mientras el resto del grupo de Podemos ha votado en contra.

Más información