Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido por insultar en Facebook a los guardias civiles de Alsasua

La policía arresta a un hombre que expresó su deseo de que ETA siga "matando a esta gentuza"

Detenido por insultar en Facebook a los guardias civiles de Alsasua

La policía ha detenido en Getxo (Vizcaya) a un hombre de 45 años por publicar en su cuenta de Facebook comentarios ofensivos hacia los dos guardias civiles agredidos el pasado sábado en un bar de la localidad navarra de Alsasua, situada a 50 kilómetros de Pamplona.

El Cuerpo Nacional de Policía ha informado en su cuenta de Facebook que el detenido había expresado su deseo en esta red social de que ETA siguiera "matando a esta gentuza", lo que podría suponer un delito de apología del terrorismo y una pena de tres años de prisión.

El arrestado recibió comentarios críticos y retiró el mensaje un día después de publicarlo. A pesar de que ya no se podía consultar, la policía recibió varios enlaces de los comentarios que permitieron dar con él. Los agentes de la Brigada Provincial de Bilbao le arrestaron en los alrededores de su domicilio.

En un mensaje de Facebook, la policía agradece la colaboración ciudadana y los mensajes de solidaridad dirigidos hacia los agentes de la Guardia Civil agredidos. "La Policía Nacional ha luchado, lucha y luchará siempre contra el terror, en cualquiera de sus manifestaciones. En Facebook, como en la vida real, no todo vale", escriben.

Los dos arrestados por agredir a los guardias civiles fuera de servicio en Alsasua (Navarra) quedaron este lunes en libertad, aunque imputados por atentado contra la autoridad y lesiones. Ambos declararon ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona que decidió dejarles en la calle, aunque con obligación de comparecer los viernes ante un juzgado.

La agresión se produjo en la madrugada del viernes al sábado en las inmediaciones del bar Koska, donde los agentes —un teniente y un sargento— se encontraban con sus novias. Primero fueron increpados tras ser reconocidos como miembros del instituto armado. Después, ya en la calle, un grupo de unas 50 personas les propinó una paliza. Como consecuencia de la agresión, uno de los agentes fue intervenido quirúrgicamente por una fractura en el tobillo. Tanto él como las dos mujeres quedaron hospitalizados.

Más información