Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia absuelve a Roca en el caso de la parcela de Sean Connery

Julián Muñoz es condenado a un año de cárcel por un delito contra la ordenación del territorio

Muñoz, este martes en la Audiencia. Ampliar foto
Muñoz, este martes en la Audiencia.

Juan Antonio Roca, cerebro del caso Malaya, ha sido absuelto por la Audiencia Provincial de Málaga de los delitos de los que estaba acusado en el caso Goldfinger, que ha juzgado la recalificación urbanística de la parcela en la que estaba la casa de Sean Connery en Marbella y un supuesto fraude fiscal en la venta de los 72 apartamentos de lujo que se construyeron después en ese suelo. El exalcalde de Marbella Julián Muñoz ha sido condenado a un año de prisión por un delito continuado contra la ordenación del territorio.

Roca se enfrentaba en este procedimientos a una petición fiscal de ocho años de cárcel y a una multa de 3,8 millones de euros por fraude, delito urbanístico y cohecho. La Sección Octava de la Audiencia de Málaga ha absuelto a Muñoz de fraude y malversación de caudales públicos.

El tribunal ha penado a otros seis exediles de Marbella (se mostraron conformes con los hechos al inicio de la vista oral) y a otros cinco acusados. Las mayores penas han sido por delito fiscal para los abogados del bufete que representaban los intereses del matrimonio Connery en Marbella. El caso se juzgó durante cinco meses a principios de 2016. Roca y Muñoz han recibido la noticia sentados en el banquillo de los acusados por otro procedimiento por irregularidades urbanísticas.

La mayor pena ha sido para el abogado Luis Juega, que suma nueve años y tres meses de cárcel por cuatro delitos contra la Hacienda Pública. Héctor Díaz-Bastién ha sido condenado a siete años y nueve meses de prisión por tres delitos contra la Hacienda Pública. El tribunal ha establecido una indemnización a la Agencia Tributaria para cinco condenados de 16,2 millones de euros.

Además de los posibles recursos que se presenten contra esta sentencia, el caso Goldfinger está pendiente de que Micheline Connery, esposa del actor escocés que encarnó al mítico 007, sea juzgada por un supuesto delito contra la Hacienda Pública. Se enfrenta a una petición fiscal de dos años y medio de cárcel.

Las supuestas irregularidades giran alrededor de las sociedades By the Sea y Malibú, propietarias de los suelos donde se construyeron los apartamentos de lujo. Estas dos mercantiles firmaron tres convenios con el Ayuntamiento de Marbella (enero de 2000, marzo de 2001 y mayo de 2003) para cambiar los parámetros urbanísticos de las fincas. Fue Julián Muñoz quien rubricó los acuerdos como alcalde accidental y el resto de exediles condenados participaron en las comisiones de gobierno que aprobaron la licencia de obras y la del proyecto básico. El planeamiento vigente permitía dos viviendas.

El tribunal ha descartado, en cambio, que existiera fraude en torno a estos convenios. También ha rechazado, aunque con dudas, que Roca recibiera uno de los inmuebles como soborno por los favores prestados (según las acusaciones, el número 61). "Aun cuando existan serias y fundadas sospechas de que se pactó el abono de una dádiva en favor del sr. Roca en forma de apartamento en la urbanización Malibú, tal extremo no ha quedado acreditado con la necesaria nitidez y contundencia que exige una condena penal", subraya la sentencia, que se puede recurrir en casación ante el Supremo.

Más información