Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández evita el consejo territorial y se reunirá con cada líder regional

El presidente de la gestora quiere impedir que se reproduzca la tensión del comité federal que terminó con la dimisión de Pedro Sánchez

La profunda división en el PSOE induce a la gestora de este partido a no convocar de inmediato al consejo territorial, que reúne a los líderes regionales, en el que están partidarios y detractores de Pedro Sánchez. El presidente de este órgano de dirección, Javier Fernández, se reunirá con cada uno de los secretarios generales para conocer de primera mano y por separado cuál es la realidad de cada federación en su intento de “reconstruir” el partido y empezar a restañar las heridas. El comité federal que debe decidir la abstención ante una nueva investidura de Mariano Rajoy se celebrará el domingo 23 de octubre.

Reunion del comité federal del PSOE el pasado 7 de septiembre.
Reunion del comité federal del PSOE el pasado 7 de septiembre.

En la segunda reunión que este lunes celebrará la comisión gestora del PSOE no se aprobará la convocatoria del consejo territorial del partido porque políticamente les parece inconveniente. Los ánimos están muy alterados en algunos casos y, en otros, muy bajos de tono, por lo que la reunión de los líderes regionales, todos juntos, no le parece a la gestora lo más apropiado para empezar a “enfriar” el fuego en el que ardió el partido el primer sábado de octubre.

Más que rescoldos quedan en la organización después del traumático comité federal, que culminó con la dimisión del secretario general, Pedro Sánchez, y la creación de una gestora que debe reconducir la posición del partido ante la investidura de Mariano Rajoy. Si se convocara al consejo territorial, como en principio estaba previsto, los contrarios y afines a Sánchez se tendrían que ver las caras con las heridas todavía abiertas ocho días después de esa dramática jornada.

Para evitarlo y eludir nuevas confrontaciones, el presidente de la gestora, Javier Fernández, se reunirá con cada uno de los líderes territoriales por separado: con los que estuvieron, como él mismo, a favor de impedir que Sánchez convocara de inmediato un congreso extraordinario para dirimir el liderazgo del partido y con quienes le apoyaron.

Grado de apoyo

La gestora quiere tener la información acerca de cómo está cada federación, de qué grado de división registra y cuál es el estado de opinión de cada una de ellas respecto a la decisión que en menos de tres semanas el PSOE debe adoptar: si apoya la investidura de Rajoy o si se celebran nuevas elecciones. Con ella, Fernández quiere actuar sobre la organización y conocer qué grado de apoyo puede tener la decisión de abstenerse ante el representante del PP para, con ello, evitar unas nuevas elecciones que tanto perjudicarían a “España y al PSOE”, según la concepción de quienes salieron triunfadores en el comité federal que derrotó a Sánchez. No es lo mismo una reunión con más de 20 personas que la conversación a solas del presidente de la gestora y cada secretario general, consideran en fuentes de ese órgano que debe conducir al PSOE hasta su próximo congreso.

La unidad de criterio existe entre seis secretarios generales, que, además, son presidentes autonómicos, entre los que está el propio Fernández. Pero no es así en el resto, aunque de los gobernantes solo la presidenta de Baleares, Francina Armengol, estaba al lado de Sánchez. En fuentes de la gestora recalcan la estima política y personal del presidente de Asturias y de la gestora hacia la presidenta de Baleares, algo que puede facilitar la comunicación, aunque ella siempre defendió que se intentara formar un Gobierno alternativo al PP.

Pero esto no es posible, señalan entre quienes tienen mayoría en los órganos de dirección, por lo que ese asunto trascendente está zanjado y cerrado en el PSOE. Los secretarios generales del resto de las federaciones estaban casi en su totalidad al lado de Sánchez, pero tanto en sus casos como en los contrarios, las opiniones no son unánimes en sus federaciones. La división en el partido es un hecho aunque en el comité federal ganara el sector contrario al exsecretario general.

Todos los esfuerzos estarán ahora en que la decisión de abstenerse para que Rajoy sea presidente se acoja en el partido como un mal menor y que se compruebe de inmediato “la utilidad del PSOE desde la oposición”, como señaló Fernández en la entrevista que publicó EL PAÍS ayer. Esa decisión se tomará en un comité federal que no podrá reunirse hasta el domingo 23 de octubre, ya que el próximo fin de semana el PSC celebrará primarias para elegir a su secretario general.

La agenda se complica por la imprescindible presencia de Fernández como presidente del Principado y vicepresidente de la Fundación Princesa de Asturias en los actos de los premios de esta entidad, que culminan el próximo 22. “Es una etiqueta falsa decir que abstenerse [ ANTE RAJOY ]es de derechas”, señaló Fernández en la entrevista. Este cree que la decisión la debe tomar el comité federal, “teniendo en cuenta a los militantes”, pero sin consulta. Entre tanto, los partidarios de la postura de Sánchez de convocar un congreso extraordinario de inmediato continúan reuniendo firmas por todas las federaciones.

Más información