Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los límites de la libertad de expresión

El juez rechaza retirar el pasaporte a Pablo Hasél por sus tuits contra la Corona

Es la segunda causa del rapero en la Audiencia Nacional, que le condenó en 2014 a dos años de prisión, por lo que esta vez la sentencia puede conducirle a prisión

El rapero Pablo Hasel a su llegada a la Audiencia Nacional junto a su abogado.
El rapero Pablo Hasel a su llegada a la Audiencia Nacional junto a su abogado.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha rechazado retirar el pasaporte al rapero Pablo Hasél, como le había pedido la fiscalía, tras haber declarado este durante una hora como investigado por una serie de tuits contra la monarquía y a favor del GRAPO. El ministerio público había pedido además al magistrado que prohibiera al cantante salir de España y que le impusiera comparencias semanales para controlar que no elude la acción de la justicia. El juez considera que no existe riesgo de que Hasél se fugue.

Hasél está imputado en esta causa por delitos de enaltecimiento del terrorismo y calumnias e injurias contra las instituciones del Estado, en el contenido de estos tuits. La Audiencia Nacional, en una sentencia ratificada por el Tribunal Supremo en marzo de 2015, ya le condenó a dos años de cárcel por una serie de canciones enaltecedoras del terrorismo colgadas en la plataforma Youtube, por lo que en caso de volver a ser condenado puede ingresar en prisión.

"Los parásitos de los Borbones siguen de trapis con los decapitadores de los homosexuales", "Los amigos del reino español bombardeando hospitales mientras Juan Carlos se va de putas con ellos", "Guardia Civil torturando o disparando a emigrantes" o "Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos", son algunos de los 15 tuits supuestamente delictivos que ha recogido la Fiscalía en su denuncia. 

La Audiencia Nacional consideró en su primer juicio, celebrado en 2014, que en sus canciones el rapero enaltecía el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda. La posibilidad de que esta vez entre en prisión la planteó la Fiscalía en su denuncia. Reclama que se le pregunte a la Sección Tercera de lo Penal, el tribunal que le condenó, si tras estos nuevos hechos debe ingresar en prisión a cumplir la pena que se le dejó en suspenso al no tener antecedentes penales.

La Fiscalía destaca que el perfil en Twitter de Pablo Hasél tiene más de 54.500 seguidores, lo que lleva a que cualquier "idea, noticia o publicación en este perfil puede extenderse, sin límite alguno". De hecho, considera que el rapero "se aprovecha del tirón mediático para desbordar las redes sociales", llegando a publicar "una media de 200 tuits diarios" con comentarios "calumniantes e injuriosos hacia las instituciones, autoridades o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

El nombre de Hasél volvió a los medios por su comentario en las redes sociales tras la muerte del torero Víctor Barrio, el 9 de julio tras una cornada en Teruel. "Si todas las corridas de toros acabaran como la de Víctor Barrio más de uno íbamos a verlas", decía un comentario en su perfil de Twitter.

Hasél se defendió apoyándose en la "libertad de expresión y de creación como artista", pero el juez consideró que en los mensajes de esas canciones "late de una manera patente el discurso del odio".

"No es admisible en el ámbito de la libertad de expresión incitar a la violencia, o realizar un discurso de odio", como es la alabanza o justificación de acciones terroristas y "el deseo de nuevas actuaciones de los grupos terroristas", concluyó la sentencia de la sección tercera, que el pasado marzo confirmó el Supremo.

Más información