Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Firmas BLOGS Por ERNESTO EKAIZER

MR: ¿De precandidato a candidato?

MR: ¿De precandidato a candidato?

Estas caminatas por Sanxenxo, ¿habrán terminado por ayudar a convertir mañana, en la reunión del Comité Ejecutivo del Partido Popular, al precandidato Mariano Rajoy en el candidato Mariano Rajoy? En otros términos: ¿propondrá a Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados, la fecha para la investidura? Esa, habida cuenta de su carácter inédito, parecería ser la señal de que la precandidatura de facto, aceptada ante la propuesta del rey Felipe sin compromiso, se transformará en candidatura de iure.

Esta pregunta no obtiene respuesta en el círculo más próximo al presidente en funciones y presidente del PP. La explicación es obvia: es él quien tiene el encargo del Rey. Es él, pues, quién propondrá a Pastor la fecha.

Pero, más allá de su derecho, la cuestión es que Rajoy ha dicho hasta ahora que "a la investidura se va para ser investido". De lo que se deduce que si no tiene posibilidades de serlo, no irá. Vaya, él no irá.

Sabemos que el Comité Ejecutivo Nacional va a darle la confianza para que negocie la propuesta de Ciudadanos, las seis condiciones, y no solo eso. Fuentes consultadas estiman que la ejecutiva no se limitará a darle ese mandato para que él lo administre a su saber leal y entender, sino que le encomendará negociar también con el Partido Socialista Obrero Español para lograr su colaboración-abstención a fin de ser investido y formar gobierno.

 Es la línea que Rajoy ya ha explicado desde el 20-D: los socialistas siguen con la llave. Y la conservarán después de que el pacto Rajoy-Rivera se haga realidad.

Préambulo  

Este pacto no se formaliza automáticamente con la aceptación de las seis condiciones. Lo que podríamos llamar, a falta de una mejor definición, el preámbulo. Este, según la explicación de Albert Rivera, conduce a la mesa de negociación. Es en esta mesa en la que se articulará, previsiblemente, el futuro pacto, que incluirá el preámbulo de los seis puntos.

Bien.

¿Y la fecha y hora, Rivera dixit?

Esta condición previa es lo que, a la sazón, algunos políticos más han subrayado de la oferta del líder de Ciudadanos, a saber, poner un límite a Rajoy y obligarle a decir que, en efecto, está dispuesto a acudir a la investidura.

Pero Rajoy, primero, no tendrá mañana pacto alguno, y, segundo, cuando lo formalice con Rivera, quedará a expensas de otro término en la fórmula o ecuación que podríamos llamar "a la investidura se va para ser investido".

Por tanto, a menos que en Sanxenxo haya logrado, como Aladino, acceder a la lámpara maravillosa y obtener la inestimable ayuda de los genios, la ecuación descrita en Barcelona el pasado 21 de junio sigue sin despejarse. Rajoy no puede asegurar que al acudir a la investidura saldrá consagrado.

Entonces, ¿qué? Sin la lámpara maravillosa y sin los genios, Rajoy, ¿cambiará de opinión para salir trasquilado pasando por las horcas caudinas de una investidura cuya derrota conoce de antemano?

No parece haber optado por esa "larga caminata" para cambiar ahora, a mitad del río, de criterio. Lo más probable es que siga jugando con los tiempos. Ello no le impide, por cierto, hablar de posibles fechas.

Pero una cosa es "barajar fechas" y otra citar la sesión de investidura. Lo que Rivera definió como "fecha y hora".

 Y sin esa fecha y hora, ¿qué dirá Rivera? ¿Retirará su oferta?

En el Palacio de la Moncloa, por supuesto, se han anotado fechas posibles. A Rajoy le gustaría ser investido en segunda votación el 1 de septiembre y acudir el 4 a China, a la cumbre del G-20. Seria su puesta de largo ante la comunidad internacional.

Pero, ¿está el horno para este bollo?

 Por lo que se refiere a la disposición del PSOE, la respuesta es no.

 Ahora, Rajoy iniciará la negociación con Rivera y hará de ella una gran representación con equipos negociadores de ambos partidos. Pero si se arriesga a naufragar en el Congreso, ¿no será lo que él mismo llamó el bluf de Pedro Sánchez?

Obtendrá, pues, la complicidad del líder de Ciudadanos para mostrar en su momento que el Gobierno está en la punta de los dedos, que se avanza en la elaboración del techo de gasto y en el proyecto de presupuesto, y en este proceso hará una envolvente hacia el PSOE, con el criterio que fije el Comité Ejecutivo Nacional del PP. Que en realidad va a desarrollar el plan que él ha diseñado, como corresponde a un partido altamente jerarquizado, donde el presidente es ejecutivo, es decir, posee todos los poderes formales y reales. 

Y el PSOE, ¿qué?

Pedro Sánchez ha convocado para mañana en el Congreso a una reunión conjunta de su comisión permanente y la dirección del grupo parlamentario. Fuentes consultadas señalan que el líder socialista quiere refutar la idea de que el PSOE es una fuerza irrelevante frente a las negociaciones entre el PP y Ciudadanos.

Pero, al mismo tiempo, pretende subrayar que la relevancia pasa precisamente por defender la posición que atacan aquellos que le acusan de ser irrelevante: la reafirmación de su oposición a la investidura de Rajoy. Incluso aquellos dirigentes que habían expresado en voz alta las dificultades que tendría el PSOE ante un pacto de 169 escaños PP-Ciudadanos, como ha sido el caso del presidente de la Comunidad Autónoma de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, estiman que el PSOE debe mantenerse firme en el no.

Comentarios

No se han preguntado ustedes, señores lectores, lo felices que seríamos en España sin el PP. En Europa Occidental no hay ningún caso parecido y les va mucho mejor que en España.
Nos iría mucho mejor sin duda, solo se pide honestidad y buen hacer, pero en España eso parece que hoy por hoy es opositor, se necesita una regeneración en profundidad en todos los aspectos.
Me llena de asombro, y me genera cierto grado de admiración la habilidad retórica y dialéctica con la que Rajoy y el PP han conseguido "invertir la carga de la prueba". En vez de presentar en las Cortes su candidatura y su programa de gobierno, y A CONTINUACIÓN pedir el voto de confianza al PSOE y al resto de diputados elegidos, actúan AL REVÉS. Primero piden al PSOE y a Ciudadanos que digan cual será su voto, y DESPUÉS presentarán, si la presentan, su candidatura y su programa de gobierno! Yo creo que Pedro Sánchez y el PSOE actúan con toda corrección democrática al negarse a manifestar, y mucho menos a cambiar de "NO" a una hipotética "abstención", antes de que Rajoy presente su candidatura y programa de gobierno. Lo contrario, es pedir "cheques en blanco" que ni Rajoy ni el PP merecen....
Me llena de asombro, y me genera cierto grado de admiración la habilidad retórica y dialéctica con la que Rajoy y el PP han conseguido "invertir la carga de la prueba". En vez de presentar en las Cortes su candidatura y su programa de gobierno, y A CONTINUACIÓN pedir el voto de confianza al PSOE y al resto de diputados elegidos, actúan AL REVÉS. Primero piden al PSOE y a Ciudadanos que digan cual será su voto, y DESPUÉS presentarán, si la presentan, su candidatura y su programa de gobierno! Yo creo que Pedro Sánchez y el PSOE actúan con toda corrección democrática al negarse a manifestar, y mucho menos a cambiar de "NO" a una hipotética "abstención", antes de que Rajoy presente su candidatura y programa de gobierno. Lo contrario, es pedir "cheques en blanco" que ni Rajoy ni el PP merecen....
Hola, amigos. En política, lo que no se menciona es muchas veces lo más importante. Yo insisto en que si la gente quiere votar al PARTIDO POPULAR, que le vote, por eso no me asustan unas nuevas elecciones. Pero que se den cuenta al menos de que deben cambiar al señor RAJOY, a quien nadie quiere aunque no se atrevan a decirlo los del PARTIDO POPULAR. Busquen gente nueva, savia joven, políticos que no se hayan dejado todavía corromper más allá de lo humanamente inevitable. Pero no tipos como RAJOY, a quien, conforme a la inmarcesible lista de BÁRCENAS, se le pagaban corbatas y trajes en negro, además de sobres con dinero extra. Esta es la patata caliente que nadie se atreve a tocar. El inefable MIGUEL ÁNGEL REVILLA lo dijo bien claro en TV: se elige un partido, no un candidato. ¿Por qué la terquedad de imponer a RAJOY cuando nadie lo quiere? Él es el verdadero obstáculo para que haya un gobierno, para que el PSOE no colabore. Es preferible ser el hazmarreír de Europa y no el hazmellorar de España. Vayamos a nuevas elecciones, pero con candidato nuevo en el PARTIDO POPULAR.