Los socialistas no debatirán su abstención tras el último paso de Rivera

López: "El PSOE no está torpedeando la investidura. Eso sí, tiene una posición definida, que es votar no"

Pedro Sánchez, tras su última reunión con Rajoy.
Pedro Sánchez, tras su última reunión con Rajoy. CLAUDIO ÁLVAREZ

La dirección del PSOE insistió ayer en que no hay margen para reconsiderar la negativa “clara y definida” a Mariano Rajoy en una sesión de investidura, que todavía no está convocada. La disponibilidad de Ciudadanos a negociar su apoyo al presidente del Gobierno en funciones a partir de seis condiciones de regeneración no ha cambiado la postura del PSOE. Óscar López, portavoz en el Senado, incidió en que “el PSOE tiene una posición y es votar no”.

El líder de los socialistas, Pedro Sánchez, lleva sin valorar públicamente la situación de bloqueo institucional desde principios de agosto, tras su última reunión con el líder del PP. No obstante, López, cuyas declaraciones fueron retuiteadas ayer por el propio Sánchez, fue el encargado de trasladar el mensaje del secretario general. Es decir, el PSOE no se moverá del noa Rajoy a pesar de la presión que, asumen en la cúpula, recaerá sobre su grupo parlamentario para que al menos una parte de sus 85 diputados se abstengan o se ausenten de la votación.

Más información
El PSOE no prevé convocar un comité federal para reconsiderar su voto
Felipe González: “La decisión de Rivera es el primer acto de responsabilidad política desde las elecciones”

La ejecutiva del PSOE descarta además, al menos por el momento, convocar un comité federal para debatir su voto. “El PSOE no quiere que haya repetición de elecciones, no está torpedeando la investidura de Rajoy. Eso sí, tiene una posición fija y definida, que es votar no a Mariano Rajoy”, señaló López a EL PAÍS. La formación defiende que el comité federal, máximo órgano de decisión del partido, ya decidió el pasado 9 de julio su rechazo a que Rajoy siga en La Moncloa.

Aunque los expresidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero defienden que la prioridad es evitar la convocatoria de terceras elecciones, la dirección ni contempla la posibilidad de un cambio de postura. Las fuentes consultadas aseguran que Sánchez no quiere interferir en las negociaciones entre otros partidos y que, pese a mostrar respeto por ese proceso, no le corresponde al PSOE valorar los términos de ese diálogo. La dirección reclama, en definitiva, la misma autonomía y recuerda que “es un partido responsable” que toma sus decisiones de forma colegiada. Lo afirmó López, en referencia a las declaraciones de Felipe González, quien consideró que la oferta de Rivera “es el primer acto de responsabilidad política que ha habido desde las elecciones”. Este dirigente destaca, además, que la negativa del PSOE se debe a que su partido “es la alternativa al PP” y tiene una explicación ideológica.

Desviar la presión al PP

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pese a mantener su negativa, los socialistas tienen interés en que se celebre cuanto antes un pleno de investidura e intentan trasladar la presión a Rajoy para que lo convoque ya y confirme que finalmente se somete al examen del Parlamento.

Los portavoces del PSOE aseguran que quieren que se forme Gobierno. ¿Cómo? Instan al líder del PP a buscar el apoyo de las fuerzas nacionalistas catalanas y vascas, recordando que en la votación de la Mesa del Congreso hubo coincidencia entre los votos de los populares y de la antigua Convergència.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS