Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aumento de los muertos en accidente marca el peor julio del último lustro

124 personas se han dejado la vida en las carreteras españolas en el primer mes del verano

Los bomberos intervienen en un accidente ocurrido en Órbigo (Léon), la pasada semana.
Los bomberos intervienen en un accidente ocurrido en Órbigo (Léon), la pasada semana. EFE

El intento de reactivar la lucha contra la siniestralidad vial en España continúa sin surtir efecto. Este julio volvió a registrarse un incremento de los fallecidos en accidente, tras confirmarse el pasado año el frenazo del descenso del número de muertos. 124 personas se dejaron la vida en las carreteras el pasado mes, 11 más que en julio de 2015. Es el peor dato registrado en el último lustro y marca el arranque de un verano con más de 84 millones de desplazamientos de largo recorrido: un 3,5% más que el pasado año, la cifra más alta desde 2011.

Ante este contexto, la DGT ha anunciado una batería de medidas con el objetivo de contrarrestar el alza de la accidentabilidad: restringirá en agosto la circulación de vehículos con mercancías peligrosas, instalará carriles adicionales y pondrá en marcha una campaña especial de control de la velocidad entre los días 22 y 28. Además, Tráfico ya comenzó a principios de verano la identificación con señales verticales de los 300 tramos más peligrosos de las carreteras secundarias y adquirió 60 radares nuevos que pueden llevar los guardias civiles en sus motocicletas.

Pero, pese a ello, estas iniciativas no han logrado reducir en julio el número de muertos. Ni, tampoco, frenar el alza que se registra en este mes desde hace tres años: 107 personas fallecieron en un siniestro en 2014; 113, en 2015; y 124 en 2016. Eso sí, lejos quedan todavía las más de 170 víctimas que se contabilizaban antes de 2012.

Número de muertos en accidente en julio

  • 2016: 124
  • 2015: 113
  • 2014: 107
  • 2013: 113
  • 2012: 119
  • 2011: 172
  • 2010: 174
  • 2009: 178

Datos provisionales de la DGT, que contabiliza el número de personas fallecidas durante las 24 horas posteriores al accidente.

"La siniestralidad se está disparando, se le está yendo de las manos a Tráfico", insiste Francisco Canes, presidente de la asociación DÍA. Los colectivos de víctimas llevan meses denunciando una parálisis de las políticas de seguridad vial impulsadas desde la DGT. A esto se suma una reducción de las inversiones en carreteras. El gasto en la red viaria ha caído a niveles de los años ochenta y la Asociación Española de la Carretera (AEC) ha cifrado en 6.600 millones de euros su deterioro.

Factores a los que la DGT añade otras dos claves. La primera: el parque móvil español ha envejecido. Los vehículos que circulan por España han pasado de tener una edad media de 8 años en 2007 (antes de la crisis) a 11,2 en 2014, según los datos la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Y, la segunda: ha aumentado la circulación. En 2015 se registraron 373 millones de desplazamientos de largo recorrido, frente a los 354 millones de 2013; según las estimaciones de Tráfico.

En estas ideas incide un estudio publicado recientemente por la Fundación Mapfre, donde se afirma que el 60% de los turismos que circulan actualmente por las carreteras españolas presenta algún defecto. Un tercio de los coches tiene defectos en los neumáticos y en las ruedas; un tercio en el motor; y un cuarto en los sistemas de iluminación. "El parque automovilístico continúa registrando un deterioro notable", concluye el informe, elaborado en base a la inspección de casi 77.000 vehículos.

El aumento de los muertos en accidente marca el peor julio del último lustro

Julio se ha convertido también en el sexto mes del año que acaba con un aumento de los muertos. En 2016, solo mayo ha terminado con menos fallecidos que en 2015, según los datos provisionales de la DGT. Un total de 667 personas han perdido la vida ya en un accidente de tráfico este ejercicio: 51 más que en el mismo periodo del año pasado. Esta diferencia supone una subida del 8%.

Una DGT en 'funciones'

España afronta el alza de la siniestralidad en 2016 con un Gobierno en funciones que, antes de las elecciones de diciembre, ya dejó en un cajón y nunca aprobó el nuevo reglamento de circulación elaborado por Tráfico el pasado año. Pero, además, la DGT se encuentra descabezada desde hace dos semanas, cuando María Seguí, presentó su dimisión como directora general del organismo, después de que Interior abriese una investigación por la adjudicación de tres proyectos al grupo universitario donde trabajaba su marido. Desde ese momento, Cristóbal Cremades, secretario general de la institución, ha asumido sus funciones. Un cambio que, según la DGT, “no influye” en la operación especial de tráfico del verano, puesto que de su gestión se encarga el subdirector general de movilidad, Jaime Moreno.

Esta situación acentúa las dificultades que atraviesa actualmente el país para reactivar la lucha contra los accidentes de tráfico, que experimentó en 2014 el primer alza tras 11 años consecutivos de descensos. El sector coincide en que el carné por puntos, implantado hace justo una década, dejó de tener efecto. “A nuestro modo de ver, en los últimos meses y años se ha bajado la guardia y eso ha llevado a, primero, un parón y luego un incremento del nivel de víctimas”, ha recalcado Ana Novella, directora de Stop Accidentes. A su vez, la seguridad vial ha salido de la primera línea del debate político. De hecho, los partidos apenas tocaban el tema en los programas con los que se presentaron a los comicios de 2015 y 2016.

Más información