Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se divide sobre qué debe hacer si el PP fracasa

Un sector del partido es partidario de buscar una alternativa a un Gobierno de Rajoy

Pablo Iglesias y Pedro Sanchez, en el Congreso.
Pablo Iglesias y Pedro Sanchez, en el Congreso.

Es el tiempo de Mariano Rajoy, candidato del PP a la presidencia del Gobierno, pero si su investidura no saliera adelante se abrirá el debate en el PSOE sobre si es posible formar una mayoría alternativa. Un sector del PSOE quiere dialogar con Podemos, pero esa opción es combatida por los líderes de las federaciones de más peso. El expresidente Felipe González, en cambio, pide a su partido y a las demás fuerzas que se abstengan “incluso si Rajoy no se lo merece

Esta semana comenzará con los mismos interrogantes que terminó la anterior y probablemente finalizará sin que se haya despejado el panorama político. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, comunicará mañana a Mariano Rajoy que los 85 diputados socialistas votarán en contra de su investidura. Nadie en el PSOE dice lo contrario. El silencio es absoluto, tanto entre los que defienden el “no es no definitivo”, como quienes albergan la esperanza de que Ciudadanos pase de la abstención al sí. Ya con 170 escaños, con el voto quizá de Coalición Canaria, quedaría plantearse otro esquema. Al candidato del PP solo le faltarían seis escaños para conseguir la investidura.

Los partidarios de tratar de formar una mayoría alternativa si fracasa Rajoy, en cambio, lo dicen en alto. Aparentemente son minoría, porque no están entre ellos los líderes territoriales de las federaciones más fuertes, pero creen que a su lado están “mayoritariamente militantes y votantes”.

Francina Armengol: “La mayoría de los militantes votarían no a abstenerse con Rajoy”

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, gobierna en su comunidad con Podemos y partidos nacionalistas por lo que esa opción para España “si fracasa Rajoy” no le resulta imposible. Ante el comité federal del PSOE del 9 de julio lo defendió y fue consciente de que no sentó bien a presidentes de otras comunidades. No habla por boca de Pedro Sánchez, sostiene firmemente, ya que él no muestra ninguna inclinación a un pacto así por su mala experiencia pasada.

 Una eventual pregunta a los militantes sobre si el PSOE podría facilitar la investidura de Mariano Rajoy, a su juicio, tendría un no como respuesta. “Los militantes socialistas votarían mayoritariamente no a un gobierno del PP por la vía de abstenernos; nosotros somos la alternativa al PP”, señala Armengol. La llamada a declarar como testigos a altos dirigentes del PP, por la primera época del caso Gürtel, decidido la pasada semana, es citado por Armengol como un nuevo dato que cierra más si cabe una abstención del PSOE. “Los socialistas no podemos contribuir a que gobierne Rajoy”, concluye. José Antonio Pérez Tapias, de Izquierda Socialista, remacha: “el no ha calado tanto en el partido que no podemos salirnos por la tangente  última hora con una abstención”-

Este es el criterio de la presidenta de Baleares, Francina Armengol, de la corriente Izquierda Socialista; del primer secretario del PSC, Miquel Iceta; del secretario general de Castilla y León, Luis Tudanca; y de algunos dirigentes relevantes del partido. Entre ellos hay matices diferenciales pero les une no descartar de antemano una mayoría alternativa al PP si esta no sale adelante. Aunque no trasciende a nivel nacional, las ejecutivas regionales del PSOE y sus consejos, equivalentes al comité federal, van aprobando una tras otra el voto negativo a Rajoy en una eventual sesión de investidura. El pasado jueves se aprobó en el comité político del PSIB, el PSOE de Baleares, “por unanimidad”, recalca su secretaria general, Francina Armengol. “Mariano Rajoy tiene ahora la iniciativa, pero si no resulta investido, lo tiene que intentar Pedro Sánchez”, señala Armengol. En sus órganos de dirección solo se respira “el no definitivo”, declara a EL PAÍS.

González pide abstención

Una negativa que aboque a la repetición de las elecciones no se encuentra, en cambio, entre las opciones contempladas por el expresidente socialista Felipe González. “Si no es posible formar Gobierno, hay que dejar formar Gobierno, y eso lleva a la abstención”, razona el antiguo líder del PSOE en una entrevista con el diario argentino Clarín. Los partidos que suman para alcanzar una mayoría alternativa, deberían, por tanto, “votar en contra en la primera votación” y abstenerse en la segunda.

En su opinión, “no se puede ir a terceras elecciones sin decirle a los responsables de los partidos ‘son ustedes los que tienen que ir, no pueden decirle a la gente que se ha vuelto a equivocar a la hora de votar', señala. Para González, las formaciones de la oposición deberían hacer ese esfuerzo “incluso si Rajoy no se lo merece, porque realmente no lo merece”.