Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bloqueo político frena la renovación de cargos institucionales en el PP

Rajoy insistirá con Jesús Posada y Rafael Hernando si no avanza el acuerdo con PSOE y Ciudadanos

Cospedal y Floriano en el Congreso la semana apsada. ULY MARTIN ATLAS

El PP cree que Mariano Rajoy será continuista hoy en la primera propuesta de renovación de cargos institucionales que hará a su junta directiva y que será indicativa del estado de bloqueo de la negociación con los demás partidos para la constitución de la Mesa y la presidencia de las Cortes. Si en la reunión in extremis que se celebrará esta mañana no hay acuerdo, Rajoy evitará hacer gestos que considera innecesarios, como la renovación de sus candidatos.

Cospedal no puede y Margallo no quiere

En las quinielas para ser el nuevo presidente de las Cortes el PP aceptará lo que decida Rajoy. Dirigentes del partido, que anhelan una renovación de sus estructuras en el próximo congreso nacional, lanzaron el nombre de Dolores de Cospedal para ese puesto. Pero la mayoría de los consultados concluyen que el tono “muy partidista” y las maneras de trabajar de Cospedal la inhabilitan para ese cargo de árbitro. A la dirección del PSOE llegó desde el PP un sondeo sobre José Manuel García Margallo, que gustó mucho más, pero el ministro de Exteriores se apresuró a autodescartarse.

Tampoco hay acuerdo entre los principales partidos para la formación de la Mesa que rige el funcionamiento de las Cortes, especialmente del Congreso, y para la designación de la figura del presidente de esa institución, la tercera en importancia del Estado. El PP no renuncia en esta ocasión a presentar a su candidato (por el resultado electoral) y baraja ya distintos nombres, según el grado de interés real o de provocación que quiera implantar en las discretas negociaciones en marcha. Ayer domingo no hubo cita y se espera un último intento esta mañana.

Rajoy tiene convocada a su junta directiva nacional para la tarde de hoy con el objetivo de que el máximo órgano entre congresos del partido apruebe su propuesta de candidatos para esos cargos institucionales. Cuando los periodistas o incluso algunos de sus colaboradores le preguntaron la semana pasada por sus propuestas sobre esta, siempre peliaguda, cuestión de los nombramientos (que lleva directamente y con muy pocas consultas) respondió que todavía había tiempo. El plazo ha expirado y Rajoy ha dado pocas pistas. En el PP especulan. “Ya sabéis, en el PP no hay información, hay opinión”, resumía esta pasada semana uno de los principales dirigentes populares.

Lo único que se atreven a aventurar media docena de dirigentes nacionales del PP, miembros todos del comité de dirección, es que Rajoy no arriesgará a proponer ahora nombres nuevos o aplicar una gran renovación en la portavocía del grupo parlamentario si no tiene asegurado algún acuerdo antes con Ciudadanos o con el PSOE para la figura del presidente. Ese acuerdo aún no existe. El argumento para evitar ahora los cambios es que no tiene sentido quemar nuevos perfiles, más flexibles y proclives al diálogo con los demás grupos, si el plazo temporal que se presume de la legislatura es otra vez corto, como sucedió tras las elecciones del 20-D. En ese panorama Rajoy optaría por defender, por ejemplo, la candidatura de Jesús Posada —que ha mostrado públicamente su disposición a repetir como presidente del Congreso y es bien visto por sus rivales políticos— y la de Rafael Hernando como portavoz.

Patxi López o Prendes

Si Ciudadanos o el PSOE se prestan a incluir el cargo de presidente del Congreso en la negociación posterior para un jefe de Gobierno, Rajoy sí estaría dispuesto a aceptar un candidato socialista (incluso Patxi López, pese a que no gusta entre los diputados populares) y hasta de Ciudadanos. En este último caso se valora el tono y estilo del diputado centrista Ignacio Prendes.

En una negociación discreta para sondear el ambiente, el popular Rafael Hernando llegó a sugerir a Antonio Hernando, portavoz del PSOE en la Cámara, el nombre del ministro del Interior, Jorge Fernández, para ese puesto. El PSOE lo vetó por múltiples razones. El PP tampoco lo defendió con entusiasmo.