Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP refuerza su liderazgo en Castilla y León

Los populares ganan un diputado en la comunidad a costa de Ciudadanos

VOTACIÓN DE JUAN VICENTE HERRERA
El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en el Colegio Público Venerables de Burgos. EFE

El PP ha conseguido este domingo reforzar su liderazgo en Castilla y León, uno de sus grandes bastiones. Con el 100% del voto escrutado, los populares han logrado el 44% del apoyo ciudadano, que se ha traducido en un total de 18 escaños, frente a los 17 que consiguieron en las pasadas elecciones del 20 de diciembre. Este avance del partido conservador, cinco puntos en términos porcentuales en apenas seis meses, se ha producido a costa de Ciudadanos. Esta fuerza ha perdido dos representantes: uno que ha ganado el PP y otro que ha desaparecido, ya que en esta ocasión había 31 diputados en disputa y el 20-D hubo 32. PSOE y Podemos, por su parte, han aguantado el tirón de la derecha y han mantenido el mismo número de parlamentarios.

Eso sí, el PSOE ha quedado este domingo como segunda fuerza en esta región. Los socialistas han conseguido un 23,1% del total de votos emitidos —medio punto más que en la anterior cita con las urnas— y han logrado nueve sillones del Congreso, los mismos que los obtenidos el 20-D.

Unidos Podemos ha sido la tercera fuerza y ha logrado este domingo repetir en Castilla y León el resultado de los anteriores comicios. Aunque, la confluencia con Izquierda Unida no se ha traducido en un avance en número de diputados. La coalición encabezada por Pablo Iglesias y Alberto Garzón ha tenido el 15,5% del respaldo de los ciudadanos, cuatro puntos menos que la suma de Podemos (15%) e IU (4,5%) obtuvo el 20-D. La confluencia de izquierdas ha conseguido un represenante público en León, Valladolid y Burgos.

La caída ha resultado mucho más perniciosa para Ciudadanos, que no ha rentabilizado sus votos y ha quedado en cuarta posición. Tras ser la tercera fuerza política en los anteriores comicios con el 15,3% de los votos y lograr tres escaños en aquella cita, el partido de Albert Rivera se ha desplomado apenas un punto este domingo, hasta el 14,1%. Pero solo ha obtenido un parlamentario en esta comunidad: en la provincia de Valladolid.

Bastión bipartidista

Estos resultados suponen un avance del bipartidismo en esta región, que pasa del 61,5% de los votos al 67,5% en medio año. Y se produce después de que el 20-D resquebrajase a las dos principales formaciones de Castilla y León tras años de dominio. De hecho, la hegemonía del PP y del PSOE —en 2011, por ejemplo, ambas fuerzas se repartieron todos los escaños: 21 para los populares y 11 para el PSOE— se rompió a finales de 2015 con la irrupción de Ciudadanos y Podemos. Las fuerzas lideradas por Albert Rivera y Pablo Iglesias consiguieron, entonces, tres escaños cada una; frente a los 17 de los populares y los 9 de los socialistas. Además, el partido de Rivera se situó en tercera posición, con más de 231.000 papeletas, por delante de Podemos, que se quedó en 227.000. Eso sí, ambos partidos quedaron a bastante distancia del PP y del PSOE: con 590.000 y 339.000 votos, respectivamente.

En Castilla y León se encontraban cinco de las 10 únicas provincias de toda España donde el bipartidismo mantuvo su hegemonía en las elecciones del 20 de diciembre. Entonces, el PP y el PSOE se repartieron todos los escaños en Ávila, Palencia, Segovia, Soria y Zamora. Podemos solo logró un escaño en Burgos, en León y en Valladolid. Y Ciudadanos consiguió, por su parte, colarse en el Congreso a través de León, Salamanca y Valladolid. Este domingo, con el 100% escrutado, Podemos y Ciudadanos solo entran ahora en tres provincias.

Más información