Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa de la Iglesia Palmariana acusa a su predecesor de robar joyas y un papamóvil

Pedro III imputa a Gregorio XVIII el hurto antes fugarse de la secta para vivir con su novia

El papa Gregorio XVIII de la Iglesia Palmariana, junto a su novia.
El papa Gregorio XVIII de la Iglesia Palmariana, junto a su novia.

El culebrón de pasión carnal, fe y dinero, mucho dinero, continúa en la Iglesia Palmariana. El papa Pedro III ha acusado a su antecesor, Gregorio XVIII, de haber robado joyas y el papamóvil antes de huir a Sierra Nevada con su novia tras una crisis de fe. El líder de esta secta, Joseph Odermatt, ha cargado con una dureza inusitada contra su predecesor, Ginés Jesús Hernández, al que ha tildado de "vicioso, sucio y mentiroso ladrón" por sustraer supuestamente joyas de distintas imágenes religiosas y el papamóvil —un modelo BMW X6— antes de su fuga. Además, sugiere que ha robado dos millones de las arcas de la iglesia.

La diatriba de Odermatt, de origen suizo, está incluida en su primera encíclica difundida tras tomar el mando de la Iglesia de manera inesperada hace dos meses ante el vacío en la cúpula de la secta: "Cuando el 24 de abril examinamos los ornamentos para el culto divino, nos percatamos de que faltaban muchas joyas del Señor, de la Virgen, de San José y de Santa Teresa. Tras el sacrilegio maldijimos al vicioso, sucio y mentiroso ladrón Gregorio XVIII". Antes de dejar a sus fieles boquiabiertos, Hernández reveló el engaño de esta institución financiada desde hace 40 años con donaciones millonarias de miles de fieles desde países como Estados Unidos o Suiza, y con sede en El Palmar de Troya (Sevilla). Su presupuesto ronda los dos millones al año.

Ante las graves acusaciones, que se suman a las sospechas de evasión fiscal y lavado de dinero mediante las donaciones opacas, está por ver si la resolución estará en los tribunales. De momento no constan denuncias interpuestas por la secta en los juzgados de Utrera, localidad cercana a la sede de la secta. La Fiscalía de Sevilla no prevé abrir de oficio diligencias de investigación.

El espíritu de 'Juego de Tronos'

Uno de los ganchos de la Iglesia Palmariana para captar fieles parece guionizada en paralelo a la serie Juego de Tronos. La pregunta se repite siempre que se destripa una secta ¿Cómo es posible que los adultos crean mentiras descabelladas solo por su fe ciega en un líder? "Porque te ofrecen formar parte de un mundo único,  con súperpoderes, y vas a salvar al mundo con tu obra. Si tuvieras que matar por el Papa, lo harías", ilustra un exfiel que solicita el anonimato.

En paralelo al universo de la novela de George R. R. Martin, el credo de esta secta establece que el mundo debería estar gobernado por reyes y reinas en los países, y todos los monarcas bajo el mandato del Papa. Es decir, el líder de la Iglesia tendría poder sobre los Gobiernos tras escindirse de la religión católica y acaparar todos sus fieles gracias a su expansión. Los frailes y monjas palmarianos —hoy apenas quedan 60—- están convencidos de ser superhéroes con poderes cuya misión es salvar el mundo. Seres elegidos para acceder a Dios de manera directa. Nadie en el mundo exterior, repleto de infieles, tiene tanta suerte. 

Al margen de la Tierra donde Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera han sido canonizados, según la Iglesia Palmariana existen dos planetas más, de María y de Satanás. En el planeta de María están todos los santos de la Biblia que ayudarán al Papa a luchar contra el Anticristo. El lavado de cerebro es una táctica muy eficaz entre los fieles de esta secta, según coinciden varios expertos, dado que muchos jóvenes pertenecen a familias numerosas y ultraconservadoras que ingresaron en los años 70 y 80 y nunca han vivido fuera de esta comunidad cerrada al mundo exterior.

El Papa acusa a Hernández de haberle engañado, al decirle que si la Iglesia ponía a su nombre el lujoso papamóvil ante notario, la secta pagaría menos impuestos. "Mediante este engaño robó también el coche", relata la encíclica, redactada en alemán y difundida entre sus cientos de fieles el pasado 2 de mayo. Además, Pedro III insinúa que Hernández, después de tres décadas en la orden, se llevó dos millones de las arcas de la secta, aunque no lo acusa directamente y menciona: "Internet dice que Gregorio XVIII tiene una fortuna de dos millones de euros". Sin embargo, otras invectivas son muy directas: "Gregorio XVIII era insufrible. No pensó en nadie excepto él mismo. Disfrutó del lujo y fue extremadamente egoísta. Para otros fijó normas innecesariamente duras. Y el Papa debería ser un padre, no un tirano".

Hernández ha rechazado ofrecer su opinión desde su retiro en Monachil (Granada), donde reside con su novia y las hijas de esta. Su pareja alega en su nombre que "si algo tiene que hacer [el Papa], hay tribunales". "Ginés tiene todas las cosas bien arregladas y todo documentado, ya lo ha explicado en otros medios de comunicación. También se reserva su derecho de actuar por acusación falsa", añade. Odermatt ha rechazado dar su versión sobre los hechos.

El Papa ha anunciado que su coronación será el próximo 16 de julio en la enorme basílica del Palmar de Troya y por ello pide a sus fieles que acudan a la localidad sevillana esa fecha, que coincide con la festividad de la Virgen del Palmar. El nuevo Papa ha abolido la anterior guardia roja, compuesta por una veintena de hombres que, vestidos con boinas rojas y uniformes militares, acompañaban en cada salida a Hernández y a sus antecesores Manuel Alonso y Clemente Domínguez.

Entrada de la nueva capilla de la Iglesia Palmariana a las afueras de Dublín.
Entrada de la nueva capilla de la Iglesia Palmariana a las afueras de Dublín.

Mientras, la secta intenta recuperar su senda de "paz, hermandad y amor", según el nuevo Papa, que admite en su encíclica: "Hay una gran necesidad de curas y monjas". A pesar de la falta de fieles, las arcas de la Iglesia no se resienten y Pedro III prevé inaugurar una lujosa capilla para sus fieles en Irlanda, situada en la localidad de Lusk, a las afueras de Dublín. Pedro III quiere dar por cerrada la etapa de Gregorio XVIII y ha censurado la relajación de ciertas normas como abolir el celibato y la permisividad con el hábito de fumar dentro de su comunidad.

Más información