Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos prioriza a las comunidades afectadas por la corrupción del PP

Madrid, Comunidad Valenciana y Murcia concentran las mejores expectativas del partido de Albert Rivera junto a Andalucía y Cataluña

José Manuel Villegas y Albert Rivera, en una imagen de archivo. Ampliar foto
José Manuel Villegas y Albert Rivera, en una imagen de archivo. EFE

Las Comunidades afectadas por los casos de corrupción del PP son un objetivo prioritario para Ciudadanos en la campaña del 26-J. Madrid, la Comunidad Valenciana, y Murcia, que fueron tres bastiones del partido de Mariano Rajoy, son las tres Autonomías en las que mejor expectativas electorales tiene la formación, con Cataluña y Andalucía.

“En esas tres Comunidades los casos de corrupción están castigando especialmente al PP. También hay otro factor, la desaparición del PSOE, que no ha sabido hacer oposición”, argumenta José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, que también afronta en esas tres circunscripciones problemas internos que pueden dificultar su objetivo. En Madrid, una diputada autonómica dimitió en marzo por su amistad con el muñidor de la trama Púnica, aunque no está imputada. En Murcia, sus cuatro representantes han sido amonestados por cargar gastos electorales del partido a la Asamblea. Y en Valencia hay críticas internas por los cambios en las listas sin pasar por primarias (Toni Cantó, procedente de UPyD, ha pasado a ser número uno; y Patricia Galiana ha sustituido como número cuatro a Nuria Galvany).

Ciudadanos estudia nuevas medidas de lucha contra los paraísos fiscales

El nuevo programa electoral de Ciudadanos incluirá nuevas medidas de lucha contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales, entre los que la formación emergente quiere alistar a Andorra y Panamá.

El partido, según fuentes de su Ejecutiva, estudia proponer nuevas obligaciones para los bancos con sucursales en paraísos fiscales. Estos tendrían que proporcionar los nombres de sus clientes en estos países, y firmar acuerdos de transparencia, para poder seguir operando en España. La medida aún no ha sido aprobada por la Ejecutiva ni el Consejo General.

Podemos ya propuso en su programa electoral de las últimas elecciones generales la eliminación del secreto bancario privilegiado de los paraísos fiscales. Esta fue la formulación: "Exigiremos en los acuerdos internacionales la eliminación del secreto bancario privilegiado de los paraísos fiscales, para favorecer la desaparición de la extraterritorialidad y la deslocalización del capital financiero".

“La gente sabe diferenciar entre pagar una factura de 150 euros con la cuenta del grupo parlamentario y hacer una concesión de una obra pública de una forma ilícita”, opina Villegas para distinguir entre los problemas de Ciudadanos y los casos de corrupción que afectan al PP. “La gran corrupción que se ha visto en España, donde algunos han estado robando a paladas, no queda enmascarada o disimulada por cosas que sería mejor que no pasaran, como discusiones internas o temas administrativos en los que nadie ha metido la mano en la caja”.

En Madrid, el partido de Rajoy se enfrenta a las consecuencias de la trama Púnica. En Valencia, a los casos Brugal, Imelsa, Emarsa, Cooperación y Taula, que ha supuesto la investigación (antigua imputación) de nueve concejales elegidos bajo sus siglas para el Ayuntamiento de la capital. En Murcia, la justicia investiga los casos Auditorio, Tótem o Escombreras. Además, los tentáculos de las tramas de Gurtel y Noos también llegaron hasta estas Comunidades.

Los estrategas de Ciudadanos creen que todos esos casos carcomen la base electoral del partido de Rajoy, con el que comparte una importante bolsa de votantes potenciales, según los estudios sociológicos. En la formación emergente aseguran que el año transcurrido entre las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015 les ha permitido demostrar su utilidad ante los ciudadanos. El 20-D, Ciudadanos logró siete diputados en Madrid, cinco en la Comunidad Valenciana, y dos en Murcia. Los sondeos le permiten pensar en mejorar globalmente esos resultados para el 26-J. En Murcia pasaría del 17,7% de los votos al 20%, según Metroscopia. En la provincia de Valencia, saltaría del 15,1% al 16,4% que le daría un diputado más (para un total de tres). Y en Madrid pelea por mantener sus siete representantes, aunque perdería un 0,3% de los votos.